Hoy, estoy decidido a hablar sobre mi guilty pleasure, sobre una banda que me encanta por las estructuras, por las melodías, por lo creativo de la orquestación. Hoy, voy a dedicarle esta columna a todos los Musers allá afuera. Voy a empezar diciendo que me fue casi imposible escoger un disco del cual hablar: todos sus discos tienen lo suyo. Descarté la posibilidad de hablar del ‘’The 2nd Law’’ porque -aunque es el disco más creativo y de más complejidad- no muestra la esencia de la banda; Muse tiene una clara tendencia espacial, entre arreglos, efectos y armonías que siempre le dan una sensación de ligereza a sus canciones, pero con pasión y potencia. Quise hablar de un disco que reuniera todo eso, por lo que finalmente decidí hablar del “Absolution”. ¡Les presento el track listing  de lo que me gustaría llamar el soundtrack del fin de los tiempos!

Intro0:22
Apocalypse Please4:12
Time Is Running Out3:56
Sing For Absolution4:54
Stockholm Syndrome4:58
Falling Away With You4:40
Interlude0:37
Hysteria3:47
Blackout4:22
Butterflies & Hurricanes5:01
The Small Print3:28
Endlessly3:49
Thoughts Of A Dying Atheist3:11
Ruled By Secrecy

 

El álbum abre con Apocalypse Please que trata de seguir la secuencia de la marcha presente en Intro, canción  suave. Sin embargo, el highlight no es su fuerza, son sus melodías conjuntas; la voz de Matt Bellamy es la de un punk que creció escuchando clásico, con un falsete sofisticado, refinado y seductor.  Christopher Wolstenholme entra con un ritmo en el bajo impresionante en Time is running out, sin duda una canción de excelente beat, un headshaker total.  En Sing for absolution, Matt nos presenta una melodía muy tétrica, siguiendo la línea apocalíptica del álbum. La cuestión se pone brava con Stockholm Syndrome –la versión que tocaron en el Wembley Stadium es increíble- con un riff de la mano con los platillazos de Dominic Howard. Esta canción es mi favorita no solo por la potencia del riff y el juego de descenso progresivo de los acordes -truco musical un poco difícil para muchos músicos-, sino porque esta banda del 94 inspiró con esta canción al grupo de metal progresivo del 85 Dream Theater para su canción Never Enough. ¡Lo que le pueden enseñar los jóvenes a los viejos!

Quiero saltarme a mi otra favorita del disco, Hysteria, una canción que transmite unas increíbles ganas de saltar al ritmo de ella. Con una perfecta ejecución de los silencios, Howard nuevamente se luce con los platillos y el beat, un bajo galopante a lo largo de la canción. Iré directo al caos de Butterflies & Hurricanes -el juego instrumental deja a cualquiera boquiabierto-, como todas las canciones de Muse, siempre bien acompañada con la secuencia de teclados de Bellamy. Digo caos Van_Halen_-_Balancepor los cambios de tono caóticos del piano, esta es la canción del disco en la cual orden y desorden encuentran su punto medio.

Lo increíble de esta banda es su genio, su poco temor a experimentar con los sonidos y los efectos. Este disco hace un viaje entre el delay, el reverb, los acústicos y las distorsiones, las voces reales y los falsetes.  Si hay una moraleja de parte del trio inglés es que a veces poco es mucho, y mucho sigue siendo magnífico; pero, sin duda, la verdadera lección que nos muestra esta banda es que no tienes que ser un sell out para hacer un sold out.

Stay tuned :)!