En una época en donde los remakes, secuelas y reebots están a la orden del día, llega la secuela de “Halloween” (1978) la cinta del genial John Carpenter. Hay que resaltar que los productores de la cinta proponen esta nueva secuela como continuación directa de la cinta original por lo que no considerarían las numerosas películas que siguieron a la primera. En esta oportunidad, dirige David Gordon Green conocido por haber dirigido la disparatada “Pineapple Express” y ser un director que se desenvuelve en el género de la comedia.

Para esta nueva película de terror, vuelve Jamie Lee Curtis con el personaje de Laurie Strode, al cual ya ha dado vida en 4 oportunidades. Esta nueva cinta carece de los aportes argumentales de las secuelas de Halloween tales como la explicación de la invulnerabilidad de Michael o el hecho que tanto Laurie como Michael son hermanos. En esta oportunidad, Michael ha estado encerrado 40 años en un centro de salud mental mientras Laurie ha desarrollado una paranoia que la ha llevado a vivir aislada preparándose para un eventual enfrentamiento con este asesino.

Imagen relacionada

Es inevitable una comparación entre esta cinta y la original de 1978. En esta oportunidad indicaré algunas de estas diferencias sólo haciendo referencia a las principales características que la cinta de Carpenter presentó y la convirtió en una de las mejores cintas de terror de década de los años 70. Una de estas variaciones recae en el personaje de Michael, se nutre de las secuelas que de la cinta original ya que en esta oportunidad es literalmente una máquina de matar que aniquila todo lo que se topa en su camino. En cambio, el Michael Myers de la cinta clásica es compuesto como un personaje cuyo detonante es la figura de su hermana y los actos sexuales entre jóvenes (característica del slasher). Por otra parte, en lo que respecta a la puesta en escena, la cinta recién lanzada no consigue superar al planteamiento de Carpenter que se caracterizó por la constante ansiedad que causaba no saber de dónde saldrá Michael, la creativa de este al momento de asesinar y los encuadres como la escena en donde Laurie descubre los cadáveres de sus compañeros.

 

Resultado de imagen para Halloween 2018Finalizando esta breve comparación, sobre el guión, la cinta se presenta como una película del subgénero slasher (asesino serial difícil de neutralizar) con dosis de comedia y gore. A pesar de la promesa de un último conflicto entre Michael y Laurie, la cinta toma tiempo en la historia de la nieta de la protagonista y sus amigos. En este sentido, la cinta pierde los momentos de suspenso al tratar de desviar el foco de atención de la presencia del asesino con un drama más relajado. Sin embargo, la cinta no pierde el impacto al momento de mostrar el asesinato de un personaje. La cinta no utiliza mucho a Myers, por lo que su presencia termina siendo muy secundaria dejando de ser en muchos momentos una cinta sobre el asesino para convertirse en una película de adolescentes. El personaje de Laurie no termina por ser bien explotado, tiene sólo un par de momentos en los que se puede apreciar la carga emocional que el personaje carga a partir de su experiencia en el Halloween de 1978.

En el campo técnico no destaca la puesta en escena del director salvo en momentos claves de la cinta por lo que pierde la Resultado de imagen para Halloween 2018oportunidad de trabajar mejor el ambiente durante los lapsos de suspenso. Tanto la fotografía como el trabajo de diseño de producción son verdaderamente básicos; sólo resaltan escenas donde se juega con la niebla. A pesar de ello, se nota mucho los ánimos del director por homenajear la cinta de Carpenter repitiendo detalles como la sábana como disfraz de fantasma, el cadáver colgado de la pared solo con un cuchillo, la función de las niñeras y la aparición de Michael en el asiento trasero de un carro para ahorcar al piloto.

Puntos como los mencionados anteriormente hacen de “Halloween” del 2018 más que nada un homenaje decente a la saga. La cinta no propone nada nuevo y se resume en un festín de asesinatos violentos que marcan el retorno de Michael Myers al cine con la finalidad de volver a revivir la franquicia para seguir explotando al personaje. En conclusión, es una película sangrienta que no proponen nada que no se haya visto antes, pero sin ser un producto defectuoso.