Sé que les prometí la segunda parte de “Crónica de un viernes por la noche”, pero, dado que estamos celebrando nuestros 2000 likes en el fan page de Letras al Mango, su cronista de cada viernes tomará la columna de Vida Sana por asalto.

Podría decir que llevo, más o menos, una vida sana. Me ejercito 4 o 5 veces por semana y trato de llevar una alimentación nutritiva y saludable. Por supuesto, me tomo mis traguitos los fines de semana, pero en general me cuido bastante.

Les cuento que mi familia y yo somos un poco aficionados a los suplementos naturales. Con esto me refiero a que añadimos a nuestra dieta ingredientes que aportan determinados minerales, vitaminas, antioxidantes, etc. que son escasos en los productos cotidianos. En lugar de consumir pastillas, cápsulas o cosas procesadas, incorporamos determinados insumos directamente extraídos de la naturaleza.

images (1)

Por ejemplo, agregamos semillas de chía al yogur, o como topping en ensaladas de frutas, etc. La chía es una excelente fuente de omega 3, fibra y proteínas, razones por las cuales las consumo regularmente. Además, reduce el colesterol y aporta calcio, por lo que mis abuelitos también lo aprovechan.

Adicional a lo anterior, endulzamos nuestros jugos y otras bebidas con miel de abeja o con algarrobina. La miel de abeja tiene menos calorías que el azúcar, y previene las enfermedades respiratorias. Así también, la algarrobina contiene varias vitaminas y posee un alto contenido proteico. Yo trato de endulzar todas mis preparaciones solo con miel en reemplazo de azúcar refinada.

Otro producto elaborado por las lindas abejitas que puedes usar en tu dieta es el polen. Esto se añade en media cucharadita a los jugos de frutas o sobre fruta picada. Aporta diversas vitaminas y minerales y (nota especial para las chicas) tiene efectos positivos en las hormonas femeninas, regulando ciclos menstruales o los síntomas de la menopausia.

Y para añadir un poco de energía a mis días, le agrego a mi leche de todos los días una cucharadita de lo que mi abuelita llama “Mashqa”. Es una harina hecha de 7 semillas andinas: maca, quinua, kiwicha, kañihua, cebada, avena y maíz. Contiene altas cantidades de proteína y fibra. Aporta energía y complementa las defensas. Se recomienda a los niños en crecimiento, personas con rutinas intensas y, en mi caso, actividad física constante. Tiene un sabor muy suave y puedes incorporarlo a casi cualquier preparación. Por ejemplo, cuando preparo panqueques, reemplazo 1/3 de la harina con “Mashqa”, así estos tienen mayor contenido de proteínas que de carbohidratos, siendo así más energéticos y nutritivos que los panqueques regulares.

¿Se imaginan comer panqueques y otros manjares sin sentirse culpables de engordar? Sí es posible, siempre que te asegures de incluir los ingredientes adecuados. Comer saludable, al contrario de lo que muchos piensan, no tiene que ser un martirio. No es dieta, es un estilo de vida. Tomar atención y cuidado en lo que consumes no es una cuestión tan solo de superficialidad y físico. Es una decisión que requiere constancia, pero que otorga grandes beneficios. No solo te ves bien por fuera sino que te sientes mucho mejor por dentro. Tu apariencia es solo un reflejo de tu salud, y la base de una buena salud es una buena alimentación.

Pueden encontrar los productos que les he presentado aquí en cualquier supermercado o tienda naturista; sin embargo, les recomiendo comprarlas en ferias donde las obtienen más frescas, directamente de los productores de la sierra y la selva. Por ejemplo, yo las adquiero en la Feria de Productores que se arma todos los domingos en el cruce de la Av. Brasil con la Av. Javier Prado. Atienden de 8:00 a 2:00, hay muchos stands y variedad de donde elegir a precios muy cómodos.

Espero que encuentren la columna de hoy interesante. Me despido hasta el siguiente viernes y de parte del equipo de Letras al Mango les agradecemos sus likes, visitas y comentarios.