Por Luis Gavidia

Es martes  y son las 6:59 con 50 segundos, una cuenta regresiva que te altera el corazón de tal manera que solo es comparable a ese domingo feliz  (o infeliz, depende del caso), día en el cual el sobrecargado sistema de la PUCP actualiza su página web para mostrar la lista de ingresantes. Muchos estudiantes afirman que nuestro proceso de matrícula es malo, basado en el CRAEst ( Coeficiente de Rendimiento Académico Estandarizado), que, si bien refleja claramente la competencia estudiantil que genera un mayor esfuerzo en cada alumno, no reconoce un índice general para todos. Puedes ser último del salón con 14 de nota, esforzándote mucho, y la media del salón 14.5 ( ello implica que tu CRAEst disminuirá) .  Claro, también se cuenta la desviación estándar, los créditos, y otras variables en la matriz que arroja el sistema.  El CRAEst, no obstante, me parece un sistema muy bueno para clasificar a los estudiantes, pese a las ventajas y desventajas. La manera de sacar el turno, con su sofisticación, también me parece una buena iniciativa.

Entonces, si el CRAEst y el turno de matrícula están bien, ¿cuál es el defecto aquí? El defecto está básicamente en la incertidumbre que el sistema genera en el alumnado  al inscribir a todos durante un mismo período de tiempo. Esto último conlleva a modificaciones e inscripciones a última hora  y basta que alguien de un curso ”muy pedido” se mueva para que se cree un efecto en cadena para todos y termine arruinando el horario  a estudiantes con un menor turno de matrícula. Aplicar un cambio en tipo como poseen la Universidad de Lima, la URP o la UPC, que hacen que este proceso sea menos complicado, pienso que sería poco aplicable a la facultad de EEGGLL por no poseer una malla curricular. Para otras unidades académicas, creo que sería muy bueno este sistema. No digo que creemos una malla para letras, pero sí se pueden establecer orientaciones y sugerencias a cargo de los coordinadores académicos de las facultades de destino para tratar de ordenar al estudiante en pro de su desarrollo para la carrera que va a llevar.

Vamos a otro punto: LA PREMATRÍCULA. ¿De verdad sirve? Sirve saber qué cursos quieres llevar el siguiente ciclo, sin saber si vas a aprobar este. Claro, lo ideal sería que aprobaras todo, pero a veces, por cosas del destino, uno falla en un examen final  o  el profesor se puede ”mandar” con un examen demasiado difícil (los estudiantes que llevaron  Matemática para Economistas 3 en el ciclo 2012-2 me entenderán) y hace que jale a la mitad del salón. Cuando llegas al siguiente proceso de inscripción, tienes a más de 100 personas para un solo salón y la pregunta es la siguiente: ¿ Para esto sirvió la prematrícula? ¿No sería más útil, y hasta se tendría un mejor sondeo, si la prematrícula fuese al final del ciclo?. Créanme que el caso de Mate 3 se seguirá dando si no se hace esos cambios.

Finalmente, y como cereza al pastel, está el caso de Teología. ¡Por Dios! Si claramente las reglas decían que no podías convalidar Teología  con los otros cursos que te dieron a no ser que estés en ultimo ciclo, no se pensó que un problema así iba a pasar cuando se abran los cursos. Esto genera una superpoblación, pues muchos tienen que egresar este ciclo; además, están  las personas que quieren llevar ese curso y aún no egresan. ¡Un despelote de aquellos!

Espero, sinceramente, que el proceso de matrícula de letras  mejore con el tiempo. Ya no pertenezco a esa facultad, pero no quiero que más personas sigan pasando apuros.

  • Dan P.

    Sabes, siempre creí que el sistema de matrícula basado en CRAEst era excelente, ya que marcaba la brecha entre los valores extremos y la media. Sin embargo, en facultad, es un completo desastre. No importa si tu CRAEst es mayor a 70, si alguien con más créditos aprobados aparece, te puede desplazar sin problemas. Such is life.

    • Luis Gavidia

      Míralo de este lado, tu craest destaca en base a los cursos que vas a llevar. Me explico, puedes tener un turno relativamente bajo a nivel de facultad; sin embargo, respecto a tu promoción puede ser que sea alto y ese es la función del Craest en sí. En realidad no te afecta estar dentro de un todo, sino dentro del grupo que sigue la misma estructura curricular que sigues 🙂