Marcelo Castilla Baez es estudiante de Derecho y actual Representante Estudiantil ante la Asamblea (REA). 

Carlos Valverde: ¿Qué se discutió en la Asamblea Extraordinaria? ¿Qué estaba en controversia? 

Marcelo Castilla: En realidad, muchos profesores, autoridades y alumnos intervinieron. Como se sabe, ha sido una negociación ardua entre la PUCP, los representantes de la Santa Sede y la Congregación para la Educación Católica.

Los puntos centrales de la discusión en la Asamblea fueron los juicios contra el Arzobispado, la personalidad jurídica de la PUCP frente al Derecho Canónico, las iniciativas estudiantiles sobre género y diversidad sexual, entre otros.

Respecto a los juicios, el nuevo estatuto no hace ninguna referencia, ni pretende ninguna solución.

Sobre el segundo punto, sabemos que existe la persona jurídica pública y privada. La primera somete sus bienes al Vaticano, quien lo administra. Y la otra, es la misma persona que administra sus bienes. Entonces, el proyecto de reforma no establecía qué tipo de persona jurídica seríamos. El documento de Reforma solamente decía que seríamos persona jurídica de Derecho Canónico.

Varios asambleístas, como los profesores De Belaunde y Ruda, mostraron su preocupación. Finalmente, el Rector concluyó que, aún cuando seamos declarados como persona jurídica pública, no es la Iglesia que va a definir la administración de bienes, sino la propia universidad. En los cánones 1257° y el 1279° del Código de Derecho Canónico, definen que, aunque sea una persona jurídica pública, es la misma persona que decide sobre el destino de los bienes en base a su Estatuto.

Desde la REA, planteamos nuestra preocupación sobre la población LGBTI, la Reforma Trans, la maestría de género y los temas que no están ligados con el pensamiento de la Iglesia.

Tanto el equipo vicerrectoral, como los representantes de la Iglesia, nos han garantizado que los temas propuestos no se verán afectados por la decisión tomada de cambiar el Estatuto.

Por parte de la Iglesia, los Obispos toman bastante en cuenta que su labor en la universidad no será impositiva, sino propositiva, porque quien decide los temas, en última instancia, es la propia universidad, a través de sus organismos internos. En esa línea de ideas, no se va a romper con la Reforma Trans, la maestría de género y las actividades que realiza la comunidad LGBTI.

Lo que sí debe quedar claro es que la Iglesia buscará promover los temas que les interesa, porque, en esencia, somos una universidad católica. No solo es el formalismo del nombre, sino que, con la reforma, se apunta a introducir valores católicos. No obstante, estos no van imponerse en absoluto, ya que no todos comparten la fe católica en la universidad, y no por eso serán excluidos.

La iglesia se compromete a respetar, a través de sus obispos, las iniciativas estudiantiles que se llevan a cabo en este momento, además la Dra. Pepi Patrón, vicerrectora de investigación, quien está detrás de la maestría de género, tampoco piensa dar su brazo a torcer.

CV: Entonces ha habido un compromiso de respetar las iniciativas sobre género que pueden chocar con la doctrina de la iglesia. Pero, ¿cómo se ha materializado estos compromisos? ¿Han sido solo verbales? ¿Están escritos?

MC: El Estatuto no trata específicamente estos temas, porque el documento debe regir en el tiempo, no tiene precisiones concretas sobre estos.

Es preciso señalar que los puntos señalados han estado sujeto a negociación, en la que ambas partes, es decir, la Iglesia y la universidad, han cedido en ciertos aspectos, como la elección del rector, la decisión de ser Católica y el posicionamiento de ciertos obispos en algunas comisiones estratégicas. Pero la Iglesia también cedió: por ejemplo, que la administración de los bienes de la Pucp esté regida por la misma universidad.

CV: ¿Cómo queda, con todo estos cambios, la Reforma Trans? ¿Será promovida?

MC: No ha sido clara la situación antes ni después de la reforma. A lo que el Rector y los Vicerrectores se han comprometido es a no generar un conflicto con las iniciativas estudiantiles de género o con grupos como GPUC. El Rector ha sido enfático en mencionar que si hubo daños, se procuró repararlos. Lo dice luego de que, hace unas semanas, el equipo de seguridad prohibió la realización de un evento sobre la comunidad LGBTI.

CV: Sobre la administración de los bienes, ¿qué es la PUCP frente al derecho canónico? ¿Finalmente, somos una persona jurídica de derecho público o de derecho privado, a la luz de esta regulación eclesial?

MC: Esta es una laguna legal que se discutió bastante en la asamblea de Reforma. el Estatuto no determina si somos una persona jurídica de derecho público o de derecho privado.

Justamente esta indecisión lleva a pensar que la Iglesia iba a determinar si somos una persona jurídica de derecho público o de derecho privado. No obstante, como señalé, bajo cualquier supuesto, la universidad se rige por su estatuto, y es este documento el que tiene validez en virtud de los cánones antes señalados.

CV: ¿Entonces, el Vaticano no tendrá ninguna injerencia en la administración de bienes de la PUCP?

MC: Podríamos decir que tiene cierta influencia, debido a que vamos a tener un obispo en la Comisión de Presupuesto. Pero en esta comisión también tenemos representantes estudiantiles, representantes de los profesores y está el vicerrector administrativo.

Entonces, el obispo tiene voz y una cuota de voto, dentro del marco de la representación en esta comisión. Pero, cómo pueden darse cuenta, quienes deciden finalmente son los representantes de la misma universidad, en los aspectos económicos y administrativos, en todo sentido. Esto quiere decir que el Papa no puede decidir si se vende o no se vende un bien de la universidad.

CV: Ahora, Cipriani…

MC: Tal vez fue uno de los puntos más controversiales. Desde mi percepción, la Iglesia se siente avergonzada. Digo esto porque un Obispo se ha disculpado por la postura que tomó la Iglesia en los últimos tiempos, respecto al manejo que han tenido de los problemas con la PUCP. Son conscientes que se han abierto heridas, y básicamente la reforma deja fuera a Cipriani, porque le quita el título de Gran Canciller de la universidad. De hecho, este cargo se le ha otorgado, bajo el nuevo estatuto, al presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, monseñor Salvador Piñeiro. El nuevo Estatuto también le da discrecionalidad al Vaticano para nombrar al que le parezca correcto en este puesto.

Luego de la Asamblea, tuve la oportunidad de conversar personalmente con el monseñor Piñeiro. Él me comenta que le ha sugerido al cardenal Versaldi, quién es la cabeza de la Congregación para la Educación Católica en el Mundo, es como el ministro educación del Vaticano, decida elegir a un cardenal como Gran Canciller, porque sería políticamente malo para la Iglesia tener a un cardenal- Cipriani- que ha perdido y a un Monseñor que ha ganado- Piñeiro-, porque se generaría un conflicto dentro de la Iglesia. El cardenal Versaldi, al parecer, ha recogido esa idea y la va a elevar al Papa, y él será quién finalmente decida quién es el Gran Canciller dentro de los próximos días.

Este Estatuto se va a presentar al Papa. Él finalmente va a ratificar el documento, y es con ello que ya se lo puede inscribir en los Registros Públicos.

CV: ¿Se necesita la ratificación papal antes de inscribir el Estatuto en los Registros Públicos?

MC: Es un asunto formal, acordado en las negociaciones. Pero la Asamblea ya ha votado por el Estatuto, dentro del marco de la ley peruana, Por ello, aunque el Papa no lo ratifique, el documento va a tener que ser inscrito en Registros Públicos porque es una decisión tomada en Asamblea, bajo la ley peruana. La ratificación del papa es para la validez del estatuto en el Derecho Canónico.

CV: ¿Esto no generaría algún problema con el Vaticano?

MC: Es uno de los puntos que se ha tomado también cuenta en la Asamblea, y la pregunta es qué pasa si colisionan el derecho peruano y el derecho canónico. En este caso, se prefiere la legislación peruana, porque estamos dentro de su ámbito y porque no dejamos de ser un sujeto de derecho peruano. El Estatuto también señala esta prelación.

CV: También mencionaste que el Rector que se elija tendrá que ser católico. ¿Cómo se piensa certificar esto? ¿Qué criterios se van a usar?

MC: En el fondo, es una cuestión más subjetiva e interpretativa del Estatuto. En este caso, será el Comité Electoral que decida quién es y quién no es católico o  católica, y tendrá que fundamentarse en base a los derechos reconocidos para toda persona, evitando discriminar o faltar a la igualdad, por razones inválidas.

CV: ¿Se espera algún cambio para el 2017-1? 

MC: Así es. Podemos anunciar el regreso de los cursos de Teología en el siguiente ciclo. Las autoridades se han manifestado a favor de esta medida, sobre todo el Decano de Letras, porque es allí donde se enseñan, principalmente, estos cursos.