Ya a casi un mes de finalizadas las elecciones presidenciales y con un resultado reñido entre los votos de los dos candidatos, Pedro Pablo Kuczynsky tendrá un complicado camino para liderar al país en las vías del desarrollo; y con más razón si la mayoría absoluta del Parlamento, 73 congresistas para ser específicos, le pertenecen a otra agrupación política.

Por eso ni bien empezada esta semana, y a casi dos semanas de que PPK asuma su cargo presidencial, los congresistas electos de Fuerza Popular ya han elegido y determinado que la congresistas seis veces reelecta, Luz Salgado, será la presidenta del Congreso de la República.

¿Pero quién es Luz Salgado? Congresista fiel y leal dando el apoyo al fujimorismo desde sus inicios con el partido, Cambio 90, impulsado por Alberto Fujimori y que para sorpresa de todos, ha podido superar el proceso de renovación del fujimorismo iniciada en estas elecciones por parte Keiko Fujimori, en el cual partidarias históricas como Martha Chávez o Luisa Cuculiza han sido dejadas de lado para ocupar cargos electorales.

Aunque si bien es obvio que será la actual presidenta del Parlamento, por estar respaldada al partido que tiene 73 curules en el legislativo, es necesario rebobinar toda nuestra limpia y honesta historia política para recordar todos los hechos tan conmemorables de la vida de Luz Salgado.

Esta mujer ha tenido una dilatada carrera política en la que ha postulado siete veces al Congreso de la República y solo ha perdido una vez en 1990, ha sido secretaria nacional de organizaciones de su partido. También desempeñó algunos cargos como presidenta de las comisiones de la mujer, derechos humanos y salud; hasta logró tener el cargo de Presidenta del Congreso cuando Alberto Fujimori renunció por fax en el 2000, Martha Hildebrant (presidenta del Parlamento en ese entonces) fue destiuida de su cargo y Valentín Paniagua fue elegido como el nuevo Presidente del Perú.

La persona encargada de entregarla la banda presidencial a Paniagua, al año siguiente fue destituida y vacada de su cargo por infracción a la Constitución y políticamente inhabilitada por seis años.

¿Alguien dijo “Tio Vladi”? Luz Salgado en su época no tuvo ningún problema con vincularse y someterse al corrupto ex asesor presidencial, Vladimiro Montesinos, por lo que tiene hasta su propio Vladivideo, el 080A, en la famosa salita del SIN (Servicio de Inteligencia Nacional), donde aparece Montesinos y también el actual condenado Alex Kouri, donde se formalizaba la candidatura a la alcaldesa de este último para las elecciones de 1998.

Además fue acusada por la mismísima Matilde Pinchi Pinchi y Montesinos en su interrogatorio realizado en el 2000, donde a consecuencia de esto fue denunciada por receptación de dinero. Ya que el ex asesor declara cómo Salgado o hasta Martha Chávez eran personas tan cercanas a él, con relaciones permanentes y fluidas, que siempre a él lo buscaban para conversar y plantear los temas de la agenda en el Congreso y que le pedían todo el apoyo necesario para poder ser reelectas. Tanto así que el mismo Montesinos declara que es en la salita del SIN donde les da 20 mil dólares más regalías para que se abastezcan en su propaganda electoral, y obviamente todo era subvencionado por los fondos del SIN que provienen del dinero dirigido por el Ministerio de Defensa.

En otras palabras, todos nuestro impuestos cobrados y supuestamente utilizados para defender la seguridad integral del país, llegaron a terminar en compras de pelotas y calendarios con las fotos de Luz Salgado, que eran regalados en las zonas más pobres del país.

El hecho de que el partido fujimorista esté optando por algo contradictorio a toda su campaña renovadora realizada para estas elecciones, mandando a su única congresista que persiste a través del autogolpe de Estado del 1992, al cargo más importante del Congreso, deja mucho que decir sobre las decisiones de Fuerza Popular.

Llamada “el mal menor fujimorista”, la joyita de Luz Salgado será electa para este cargo presidencial del Congreso y se espera que no solo sea una cara bonita que represente al partido sino que esta sea una nueva oportunidad de demostrar que los lineamientos de su partido serán en relación a preservar la estructura democrática del país así como en la decisiones que se tomen puedan complementarse con la opinión de las bancadas de las otras agrupaciones políticas.

En estos 5 años que se vienen para la población peruana esperemos de que todo siga en marcha del desarrollo y no cometamos los mismos errores ya vividos.