El 28 de Agosto del año 2003, la Comisión de la Verdad y Reconciliación presentó uno de los textos más importantes de nuestra historia, y que hasta nuestros días es materia de estudio para todos aquellos que buscan a detalle lo ocurrido en uno de los episodios más sangrientos del país. El Informe Final de esta comisión cumple diez años de su publicación, pero ¿qué se ha realizado con este trabajo en la última década?

Los 9 tomos que comprende el informe muestran un extenso trabajo que inició en junio del 2001, durante el gobierno transitorio de Valentín Paniagua. Dos años y medio después, en una ceremonia solemne, el trabajo vio la luz. Junto al análisis de las causas, el proceso, las consecuencias, el número de victimas y los principales protagonistas, la comisión brindó una serie de recomendaciones que hasta el momento el Estado no reconoce o no pone en práctica.

Los cientos de testimonios que formaron parte de  la investigación no han recibido el respeto necesario por parte de las autoridades, y la necesidad de generar una memoria colectiva se ve más complicada. La compensación para todos aquellos que sufrieron una pérdida causada por el terror en manos de grupos subversivos y de las fuerzas armadas, más que económica, es una  que busca la reconciliación e iniciar el proceso de una reconstrucción de paz que el Perú tanto necesita.

Para poder iniciar la Reconciliación, necesitamos de la Verdad.

 

a

 

b