Una de las polémicas más grandes del fútbol español puede traer consecuencias graves para su selección nacional. Julen Lopetegui fue despedido del cargo de entrenador del equipo castellano luego de haberse revelado el contrato que celebró con el Real Madrid para la próxima temporada. Esto habría generado un cambio de planes en Rusia a la excampeona del mundo. Su reemplazo, el exjugador Fernando Hierro, se encargará del equipo a dos días de su primer gran duelo ante Portugal.

 

La pregunta actualmente es si Lopetegui hizo lo correcto. La respuesta claramente es que no. Julen tenía un contrato renovado hace ya unas semanashasta el 2020 con “La Roja” donde se había dispuesto que ganaría el sueldo más alto que puede recibir un entrenador en esta selección: 3 millones de euros. El récord de 20 partidos ganados fue uno de los factores por el cual el Real Madrid se interesó por él. No obstante, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) [Podrías escribir el nombre completo para los desentendidos, y ya luego utilizas el acrónimo] no estaba enterada de los intentos de negociación realizados en el mismo campamento de España en Krasnodar durante el fin de semana.

 

Si bien este acuerdo bajo la mesa fue el inicio del fin de Lopetegui en el banquillo español, la hecatombe fue la búsqueda de la presentación pública. El exentrenador tuvo la oportunidad de ser presentado luego del mundial, empero, decidió que la noticia se publicara a la prensa lo más antes posible, en una acción más individualista que en reserva al equipo que estaba entrenando. Muchos de los jugadores, decepcionados por la acción de su entonces entrenador, mencionaron este incidente al presidente de la RFEF, Luis Rubiales.

 

Rubiales intentó echar al entrenador de inmediato, pues consideró que lo hecho por Lopetegui era una traición completa al equipo y a la nación que estaba representando. Aunque el capitán Sergio Ramos logró apaciguar a Rubiales, ya estaba rota la convivencia del equipo: por un lado, los madridistas que buscaban mantener a Lopetegui hasta el final, y , por otro lado, los que se sentían decepcionados y no deseaban seguir entrenando con quien habría traicionado los valores del grupo.

 

Finalmente, Rubiales realizó una conferencia de prensa donde anunció la destitución de Lopetegui. El exentrenador fue devuelto a Madrid, donde será presentado con su nuevo cargo. Lamentablemente, 19 horas desde la noticia en Madrid hasta la destitución un equipo estuvo a punto de dividirse debido a una mala decisión de su antiguo entrenador. Su nuevo reemplazo, exjugador y ahora director deportivo de la Federación, tal como ya mencionamos, es Fernando Hierro. La misión más importante que este tendrá en menos de dos días es buscar mantener a un equipo unido y afrontar un torneo, que de por sí, ya se ve complicado con esta situación.