Esta es una sección de opinión, el contenido de los artículos es propiedad de los autores individuales. Letras al Mango no se responsabiliza por las opiniones o comentarios expresados aquí.

Continúo con la tercera parte del artículo de MIRAR/ADENTRO sobre el debate de candidatos para la Mesa Directiva de la Fepuc. En las entregas anteriores se analizó a los ponentes de cada lista, las propuestas sobre la Agenda LGTBI y las propuestas sobre la coyuntura de elección rectoral en el 2014. En esta ocasión se analizará el tema que, el autor, considera el más importante del debate y de la campaña del máximo Órgano Ejecutivo del gremio: la inclusión de los trabajadores desde la Fepuc.

4. Representación de la Federación de Estudiantes: la búsqueda de la segunda inclusión y los trabajadores-compañeros

Considero que la representación estudiantil y la búsqueda de la inclusión de los trabajadores fue el punto más importante de todo el debate y será, quizá, uno de los más importantes del futuro del gremio. Es así que, aunque parezca contradictorio, la inclusión de los trabajadores a la idea de comunidad fue la intersección entre todas las listas. Analicemos las propuestas sobre esta nueva inclusión:

UNES PUCP propone, según su Plan de Trabajo, “Reconocer al trabajador Pucp como parte importante de la comunidad universitaria y brindarles espacios de desarrollo para su bienestar. En primer lugar, un apoyo en la enseñanza de inglés brindada por los propios alumnos de la Universidad para que los trabajadores desarrollen el idioma y además el alumno adquiera la capacidad de enseñanza y una mejora del idioma.  Adherido a esta propuesta, también entrelazar la responsabilidad social con el deporte y la cultura, organizando un día deportivo para los trabajadores y realizando un concurso artísticos donde podrán demostrar sus talentos” (pág. 7-10)

Coherencia PUCP propone, también según su Plan, “(…) Días donde estudiantes, profesores y trabajadores compartamos como comunidad, ya pueden ser mediante almuerzos organizados por la Federación, show de talentos, o conversatorios vivenciales acerca de nuestra experiencia como parte de la comunidad (…) Campeonatos deportivos en conjunto (…) Defensa de los derechos de los trabajadores tanto de la PUCP como los trabajadores tercerizados en conjunto con el sindicato (…) Búsqueda de que los trabajadores sean reconocidos como parte de la comunidad universitaria (…) Ceremonia de reconocimiento a la labor de los trabajadores (…) Celebración del aniversario del sindicato (…) Talleres de capacitación a los trabajadores en distintas habilidades y conocimientos” (pág. 8-10)

Por último, Súmate PUCP, en su Plan, propone “(…) desde la FEPUC debemos incentivar el respeto hacia todos los miembros de nuestra comunidad, desde estudiantes, docentes, administrativos y trabajadores tercerizados. Pero no podemos dejar que este discurso sólo remita a reconocimientos o reivindicaciones, sino que debemos concretarlo a través de propuestas específicas, puesto que es necesario construir desde la diversidad, sin permitir que se vulneren los derechos de las personas (…) Promover la capacitación a toda la comunidad PUCP, sobre todo al personal administrativo, en temas de género, incentivando el respeto hacia todos y todas, evitando actos discriminatorios y abusivos (…) En nuestra universidad no existe un reglamento o un protocolo establecido al cual acudir en caso de sufrir algún tipo de discriminación, violencia física, abuso y acosos sexual. Proponemos que la FEPUC en coordinación con la Defensoría Universitaria, establezca explícitamente estos mecanismos para que los miembros de la comunidad puedan denunciar algún caso (…) Concientizar y revelar los problemas que mantienen los trabajadores tercerizados, a través de campañas informativas. Así mismo, velaremos para que la PUCP asuma un rol preponderante en la solución de las problemáticas y abusos laborales que vienen sobrellevando los trabajadores por parte de las empresas contratantes”. (pág. 10-11).

Como se observa, el tema ha sido de peso en cada Plan de Trabajo. En el caso de UNES, estas propuestas en pro de los trabajadores se encuentran en la Secretaría de Bienestar Estudiantil. En el caso de Coherencia, se encuentra en su eje de “Construir comunidad”. Por último, en el caso de Súmate PUCP, se encuentra en su eje de “PUCP para todxs”. En el primer caso, no queda clara la ubicación de la propuesta en dicha secretaría. Probablemente porque la Federación no posee una secretaría para este objetivo de incluir al trabajador. Quizá por ello, en los dos últimos casos, no hay secretarías específicas señaladas y sí un proyecto presentado como grupo. Sin embargo, no por esto debe existir necesariamente buen augurio sobre el tema.

Este año, yo fui una de las personas que puso el tema en agenda en Asamblea de Delegados Fepuc hace unos meses. Denuncié que una de las trabajadoras tercerizadas, del área de limpieza, que se encontraba embarazada tuvo que trabajar horas adicionales por directiva de la empresa, puesto que si no lo hacía no le pagarían mientras esté ausente dando a luz. Con esto quisiera señalar que el tema me interesa muchísimo. Con la denuncia hecha en la Asamblea esperaba que se hiciera algo desde la Mesa Directiva; sin embargo, jamás se me llamó para brindar una declaración o a trabajar en algún proyecto para los trabajadores. Recalcaré que hice la denuncia una vez en Asamblea y dos veces en privado a integrantes de la MD actual.

Menciono este hecho, porque temo un aprovechamiento general y electoral de las agrupaciones respecto a los trabajadores. La Fepuc es incapaz de juntar en un salón a doscientos alumnos-ciudadanos para una Asamblea de Delegados. El promedio de asistencia no llega, incluso, a cincuenta asistentes (sin contar a los delegados). En el caso de los delegados, existen Asambleas de Delegados que no se cumplen, puesto que no hay quórum. Es decir, la Federación de Estudiantes de la Nuestra-PUCP no ha logrado crear un vínculo con su estudiante. Sin embargo, esta vez, como un tema crucial para todas las listas, se encuentra la búsqueda de la inclusión de los trabajadores, la búsqueda del vínculo.

Creo que es fundamental que esta inclusión se dé, pero cuánto de realidad existe en esta búsqueda de inclusión. Por años las agrupaciones de política universitaria han prometido la inclusión del estudiante. Los resultados de esta primera búsqueda funcionan de argumento para mostrar la nula legitimidad de las decisiones ambiciosas de la Asamblea. Por ejemplo, la Reforma Estatutaria impulsada por Coherencia desde la MD, señaló que conversó con dos mil alumnos-ciudadanos (entre bajadas a salones, frente a frente, con volantes, etc.), también señaló que no todos estuvieron informados y que no podían mostrar postura. Esta MD fue elegida con una votación menor a 2400 votos de una población de 18650 alumnos-ciudadanos. Sin embargo, con una votación de 20  personas (entre cercanos a Coherencia y a UNES) se aprobó una Reforma al Estatuto que institucionalizará una “repartija” en el gremio, pero con el nombre de democratización. Las agrupaciones han propuesto, pues, la primera búsqueda de inclusión por años: la inclusión del alumno-ciudadano al gremio. El resultado es un gran déficit.

Ahora, este año, se ha planteado la segunda búsqueda de inclusión: la de los trabajadores. Se está proponiendo desde incluirlos por medio de la capacitación hasta incluirlos por medio de la responsabilidad social; se está proponiendo para nuestros trabajadores-compañeros (porque son y deben ser indudablemente parte de la nuestra comunidad-universitaria) la inclusión en todos los planes, con diferente nivel de intensidad, pero en todos. Entiéndase entonces que, siguiendo la lógica, gane la lista que gane, la inclusión se iniciará desde la MD y que en caso no se dé desde la MD, se hará desde la oposición, puesto que, se entiende, todos están de acuerdo con esto que podría ser una gran obra. Sin embargo, permítanme dudar de la realidad de esto.

Las agrupaciones de nuestra Lucha política-universitaria no son agrupaciones políticas, son agrupaciones electorales. En algunos casos, inclusos, con candidatos electoreros. Por años se propuso la primera inclusión de un y mil maneras y propuestas, el resultado es nulo y ha resultado en la institucionalización de repartijas. Este es, quizá, el tema más sensible de la campaña, en cuanto a propuestas. Las agrupaciones electorales ya no estarían jugando con los intereses de los alumnos-ciudadanos que dicen ser de importancia para aquellas, ahora, estas agrupaciones estarían iniciando una etapa que, de ser mentira y electorera, estaría jugando con trabajadores-compañeros que tienen familia, deudas e ilusiones en un gremio que podría traicionarlos.

Las agrupaciones no han logrado mostrar su grandeza con sus supuestos representados. Espero que este supuesto interés general por los trabajadores-compañeros haga relucir aquella grandeza que aún es pequeña para verse. Por el bien de familias y por la tranquilidad de la historia del gremio (en el cual aún algunos creemos), no sea esta vez otra ilusión electoral, porque nadie lo merece.

Aproximaciones a una conclusión para el #21N:

Se ha realizado un análisis descriptivo de lo ocurrido tanto en el debate como en lo planteado en cada plan de trabajo de cada lista – a su vez, de cada agrupación –. Es así que – desde una perspectiva sobre los ponentes en el debate; la Agenda LGTBI; la elección del equipo rectoral en 2014; y la que hemos denominado la segunda inclusión, la de más peligro y responsabilidad – planteamos la posibilidad de una visión sobre parte de lo que es una campaña en Nuestra-PUCP. No obstante la intención de brindar una perspectiva de los hechos (entiéndase como una parte de la verdad), no es nuestra intención influir sobre la victoria o derrota de una u otra lista. En contraste, nuestra intención es acercar,  desde MIRAR/ADENTRO,  nuestra Lucha política-universitaria a los propios alumnos-ciudadanos por la cual, en teoría, se realiza aquella. Para esta sección, dicha Lucha debe ser un choque de fuerzas en pro de los representados. La política debe entenderse como servicio responsable y con visión de futuro.

Existen semejanzas y antípodas en las propuestas y en las listas, son estas las que deben valorarse. El amiguismo en nuestras elecciones se ha hecho viral y es un síntoma de debilidad democrática que debe ser combatido. Es así que debe presentarse una ecuación para esta batalla: información brindada por las instituciones y las agrupaciones combinada con el interés de cada alumno que tiene el derecho de ejercer su ciudadanía; es decir el interés de todos los alumnos. Este 21N es una nueva oportunidad para acercarnos a dejar actitudes antidemocráticas y elitistas que aún se dan en nuestro gremio. Todo voto es respetado y celebrado – incluso los blancos/viciados –, excepto los votos por lo no democrático.