Bojack Horseman es un caballo antropomorfo que protagoniza la serie que lleva su nombre. Es un personaje de mediana edad, sin rumbo ni aspiraciones y con un problema con el alcohol. Vive triste recordando sus mejores años cuando protagonizaba una sitcom de gran éxito y era una estrella conocida en todo Estados Unidos. Sin embargo, ya han pasado veinte vueltas al sol desde su cancelación y no es que haya hecho mucho desde esos días más que sentarse a beber mientras ve los capítulos de su serie o tener diversas relaciones amorosas que tergiversan su estado emocional constantemente. El universo de Bojack es muy interesante: es un mundo en el cual los animales son iguales a los humanos; un perro y un humano pueden ser esposos y un caballo y un gato también. La historia transcurre un lugar llamado “Hollywoo” donde todo se define según la fama y el prestigio que puedas alcanzar y hay que estar a todo dar para no quedar en el olvido.

El argumento inicia con una nueva etapa dentro de la vida del protagonista:  escribir su autobiografía. Este reto es muy complicado para él; sin embargo, su agente y ex novia Princess Caroline —caracterizada como un gato de color rosa, adicta al trabajo, con 40 años recién cumplidos y una vida personal irrealizada— lo obliga a hacerlo para repotenciar su carrera con urgencia. No obstante, Bojack se ve incapacitado y tras un largo proceso de convencimiento, accede a que le contraten una escritora llamada Diane —mujer de grandes sueños y convicciones así como una gran sensibilidad. Ella tiene una relación con Mr. Peanutbutter, un perro labrador que triunfó con un programa de televisión muy parecido al de Bojack y representa el positivismo encarnado. En medio de estos animales, en la mansión de Bojack vive Todd Chávez, un joven adulto sin oficio ni beneficio que lleva 5 años durmiendo en el sofá de la sala y no planea irse. Aunque tenga todas estas malas características, tiene la cualidad de ser muy entusiasta con los sucesos del día a día y le hace el contrapeso a Bojack quien linda con el suicidio a cada segundo. Es la mayor y casi única compañía de Horseman, aunque eso no le permita contrarrestar el mal trato que recibe por parte del caballo.

En general, es una serie con distintos niveles de susceptibilidad por lo que hay diversos enfoques que le podríamos dar. El primero, para mí, sería el de una comedia ya que cuenta con numerosos chistes en torno a la humanización de los animales, el de los adictos y las estrellas de Hollywood; en resumen, una versión de crítica social a los EEUU. El segundo y para mí, el más interesante, es su relato tragicómico de la depresión, la fama, las adicciones y el amor como vía de escape a todos estos males. Profundizando en los cinco personajes principales que han sido mencionados, cada uno tiene una historia las cuales son una metáfora propia del ser que son.  

En mi opinión, BoJack Horseman es la versión hollywoodense, sólo que sin la gran referencia histórica, de Rebelión en la granja de George Orwell. Lo rico de esta serie es ir descubriendo por qué BoJack es un caballo, por qué Princess Caroline es un gato, o por qué los humanos siguen siendo humanos en una sociedad en donde sólo son una especie más y claramente no son la mayoría. Raphael Bob-Waksberg se luce al crear esta serie tan compleja y sencilla a la vez, profunda y superficial al mismo tiempo. Una joya que Netflix ya nos trajo 5 temporadas con únicas animaciones y actores que vitalizan a través de las voces de los personajes, actores del peso de Will Arnet (Bojack) o Aaron Paul (Todd). En este universo, nuestra estrella Bojack tiene los problemas de cualquier ser humano. Es un caballo de carreras que corre  alrededor de su hipódromo de adicciones, depresión y fama, del cual le cuesta muchísimo salir, si es que puede llegar a hacerlo.

Como cierre les invito a escuchar el soundtrack del opening y a ver la serie si es que aún no lo han hecho, les dejo el link: