En épocas que se politizan, donde las personas tenemos opiniones sobre las “verdades” del mundo y el sistema establecido, volvemos a Katharine Hamnett. Como vimos en un artículo anterior, la ropa nos permite comunicarnos y, también, transmitir un mensaje. Katharine Hamnett permitió que ese mensaje sea explícito dándonos así una voz que grita aunque estemos en silencio. ¿Cómo? Hamnett es nada más y nada menos que la diseñadora pionera de las camisetas con eslóganes, o las “camisetas de protesta”.

Katharine se convirtió en una de las pioneras en la moda ética y los mensajes políticos transmitidos explícitamente en la moda cuando en 1984 se presentó ante la mismísima Margaret Thatcher en una gala benéfica. Ella vestía una camiseta que gritaba “58% DON’T WANT PERSHING”, como protesta contra la coyuntura armamentista de los misiles en plena Guerra Fría(1). Esta prenda incomodó muchísimo a la política, quien estaba altamente implicada en la decisión del Gobierno de permitir el despliegue de misiles Pershing en las bases británicas, a pesar de la inconformidad del pueblo (1). Lo que hizo Hamnett fue una forma pacífica, pero contundente, de protesta, una manera polémica y firme de dejar su opinión (y la del 58% de los británicos) en claro, sin decir nada.

Margaret Thatcher y Katharine Hamnett, 1984. Getty Images.

Esta prenda ha pasado a ser de tal relevancia histórica, política y cultural que museos tan importantes como el MoMa o el MET están tratando de conseguirla, incrementando el precio del codiciado objeto, ante la sorpresa de Hamnett (2).

Esta creación se da en el marco de la moda de los 80, dentro de una tendencia característica por ser la “liberadora”. En esta surgen muchas prendas concebidas como unisex, las que permiten que la moda se suelte un poco de los roles de género y permite más libertad, culturalmente aceptada, a las personas con identidades de género distintas a la “norma”.

Fuente: Katharine Hamnett a través de bbc.com

Algunas otras frases en las camisetas de Katharine han sido “Choose Life” (camiseta especialmente popular por ser utilizada en el video de “Wake Me Up Before You Go Go” de “Wham!”), “Education Not Missiles”, “Worldwide Nuclear Ban Now”, “Save the World”, “Save The Future”, “Save The Sea”, entre otras (2). Estas son frases que responden al contexto de la Guerra Fría, que hoy podrían estar perfectamente vigentes, especialmente en Estados Unidos, si reemplazamos, por ejemplo, ‘Missiles’ por ‘Guns’.

Hamnett en la Semana de la Moda de Londres 2019. Fuente: revistavanityfair.es

La concepción política va en línea con la postura medioambiental de la diseñadora, que produce sus prendas hoy con algodón orgánico y poliéster reciclado (1), preocupándose por crear moda sostenible y éticamente responsable.

La camiseta de protesta adquirió estatus de objeto de moda de lujo en 2016, con una colección de camisetas de la firma Dior inspirada en la Ted Talk de Chimamanda Ngozi Adiche, “We Should All Be Feminist” (1). 

Fuente: dior.com

Estas prendas son profundamente políticas porque no solo interpela a quienes se oponen al eslogan que muestran, sino a aquellos espectadores pasivos que no toman una posición y permiten que suceda lo que sea. Por ejemplo, una camiseta alusiva al feminismo no es solo un mensaje hacia las personas machistas, sino también hacia aquellas que evitan el debate, evitan tomar una posición y no actúan de ninguna manera, permitiendo que las mujeres sigan sufriendo de discriminación y de más maltratos. Las camisetas de eslogan son una llamada de acción política, una manera de incomodar, de presionar en silencio. Una manera de recordar que sociedad somos todos y todas y que está en todos y todas enfrentar y resolver nuestros problemas.

Fuentes:

Imagen de portada: Katharine Hamnett a través de bbc.com

  1. https://www.revistavanityfair.es/lujo/moda/articulos/katharine-hamnett-disenadora-camiseta-margaret-thatcher/40557
  2. http://www.bbc.com/culture/story/20200113-katharine-hamnett-the-original-fashion-eco-warrior