Editado por: Miguel Prado

Una de las semanas más temidas del ciclo es la que precede a los exámenes parciales; empezamos a leer, repasar apuntes, ver videos, ponernos al día, etc. Todos estos factores pueden resultar en niveles altos de estrés, los cuales hacen que se reduzcan nuestras defensas e incrementen las probabilidades de que nos enfermemos fácilmente. Por otro lado, el estrés no nos permite desarrollar con tranquilidad nuestras actividades diarias, por lo que su presencia afecta directamente nuestro desempeño y estabilidad emocional. Con todo esto, para reducir el estrés, es necesario aprender a desviar la concentración en los estudios de vez en cuando; se necesita también relajarse, y uno de los métodos más efectivos para equilibrar nuestra salud mental es a través del deporte.

Está comprobado científicamente que el deporte ayuda a reducir el estrés y la ansiedad. Esto se debe a que, al hacer ejercicio, se genera una mayor liberación de endorfinas, lo cual nos conduce a un estado de euforia y bienestar. Por otro lado, el deporte también funciona como una actividad de ocio; el entretenimiento nos lleva a concentrarnos en el juego, por lo que nos distraemos de lo externo y dejamos de pensar en la carga académica. Asimismo, en algunos deportes se requiere interacción social al ser pareja con alguien o trabajar en equipo, lo cual a su vez cumple un rol en la reducción de los niveles de estrés.

(Imagen: HSNstore)

Así, el deporte no solo ayuda a mejorar la salud mental, sino que también ayuda a mejorar nuestro rendimiento académico. Cada vez más estudios confirman está premisa. Por ejemplo, el Instituto de Neurociencias y Fisiología de Suecia, a través de una serie de experimentos, lograron demostrar que jóvenes con una mayor actividad física presentan mejores calificaciones en distintos tests de inteligencia. Esto último se debe a que el deporte aumenta la función cardíaca y la capacidad pulmonar, permitiendo el ingreso de mayor cantidad de oxígeno al cerebro, lo cual permite un mejor desempeño de la funciones cognitivas (i.e. memoria, función ejecutiva, entre otros).

Si bien todos los estudiantes estamos preocupados por la semana entrante, es necesario tener en consideración nuestra salud mental. Como se ha expuesto, una buena forma de hacerlo es a través del deporte. Cualquier actividad física no solo nos ayudará a reducir el estrés; también mejorará nuestro rendimiento académico. Desde esta columna, les deseamos muchos éxitos en sus parciales, invitándolos nuevamente a que prioricen su salud… ¡hagan deporte!