Casonas, barriadas, la jarana, Alianza Lima, La Parada… todo eso y mucho más es La Victoria, una ciudad dentro de la ciudad. Fundada en el año 1920, exactamente el 2 de febrero, el distrito se formó en los alrededores de la actual Avenida Manco Capac, su avenida principal.

Con el pasar de los años, La Victoria se ha convertido en un distrito pujante y que poco a poco está dejando atrás la informalidad y la delincuencia. Gamarra, el gran emporio textil y comercial limeño, se ha convertido en un gran centro de ingresos económicos para Lima. Junto a este lugar, La Parada es otro importante foco de movimiento comercial. El cerro San Cosme fue el lugar que acogió a los primeros comerciantes y que a partir de eso se convertiría en un símbolo de las migraciones e invasiones de la capital.

Entre sus barrios más icónicos está “El Porvenir”, que surgió en el año 1941. Este conjunto habitacional fue un emprendimiento privado entre la familia Cánepa, que eran los dueños del terreno, y la familia Prado, dueños del capital. Otro fue el populoso barrio de Matute, en donde se encuentra la sede deportiva del club Alianza Lima: el estadio Alejandro Villanueva. Sería en estas calles, callejones y barrios que las jaranas de “rompe y raja” serían el punto de reunión de los vecinos; y en donde algunos mitos sugerirían que fueron en estas “encerronas de tres días” que el famoso grupo musical “Perú Negro” nacería. Es en algunas de estas calles que el balcón más grande de Lima se ubicaría, y que ocuparía nada menos que tres cuadras seguidas.

Retomando la tradición blanquiazul de la rica Vicky, es aquí donde cerca a la Escuela de medicina San Fernando, en la avenida Grau, se ubicó el legendario stud Alianza donde el presidente Augusto B. Leguía albergaba los más excelentes ejemplares hípicos. Se dice que serían los trabajadores de este lugar fundarían el Club Alianza Lima. Para construir el Estadio Alejandro Villanueva (Matute), sería el presidente Odría quien colocaría la primera piedra en 1951, pero no sería hasta 1966 que se iniciaría la construcción y finalizaría recién en 1974.

Para el aniversario de la independencia del Perú, la colonia japonesa le obsequió al Estado peruano el monumento ubicado en la re-inaugurada plaza Manco Capac, y que en sus alrededores se encuentran su templo principal ‘Nuestra Señora de las Victorias’, y la municipalidad.

La Victoria nos regala pequeñas historias en cada esquina, y su tradición es tan rica como su gente emprendedora. Nunca dudes del encanto de “La rica Vicky”.