Mis crónicas suelen tratar de eventos desafortunados. Sin embargo, esta vez les contaré de una gran noche.
Gracias a mi querida compañera Chela recibí una invitación para la Noche Inagural de la 25ava edición del Festival de Cine Europeo.
La cita fue el martes en la Biblioteca Nacional. Definitivamente, esta era una oportunidad que no podía dejar pasar, y mucho menos podía dejar de compartir con ustedes.
Llegué con un poco de retraso, lo admito. Pero apenas entré al anfiteatro me sentí sumergida en la magia y la ilusión del arte.  En el escenario nos esperaba un gracioso arlequín que con sus bromas y acrobacias nos anticipó la comedia que más adelante disfrutaríamos.
Sin embargo, dado que este festival cumple un cuarto de siglo de deleitarnos con el mejor arte del viejo continente, antes de disfrutar de la proyección estelar de la noche, algunos de los responsables detrás de la organización de este evento tenían algunas palabras para nosotros.
Con la conducción de la actriz Marisol Aguirre, escuchamos las palabras de bienvenida de agradecimento de Roxana Tealdo, directora de imágen de la Biblioteca Naciona; Norma Rivera, coordinadora general de la filmoteca PUCP; Irene Horejs, embajadora de la Unión Europea y Johann van der Woff, embajador de los Países Bajos. Así mismo, se otorgaron reconocimientos a los fundadores de este festival: Isaac León, Ricardo Bedoya, Ernesto Salazar y Mariza Marques.
Destaco las palabras de Norma Rivera, quien a pesar de su aparente timidez y su voz bajita demostró su gran amor al cine y el compromiso que sostiene con el proyecto, del cual es parte hace 24 años. Sus compañeros también tuvieron cariñosas palabras para ella y su incansable gestión. Definitivamente, Norma fue el gran nombre de la noche.

image

También se mostraron algunos cortos mostrando la evolución en el tiempo del festival a través de las distintas gráficas, y luego un corto homenaje al protagonista de la noche: el cineasta francés George Méliès.
En este pequeño video, realizado en colaboración con el instituto Toulousse Lautrec, se resaltaron las grandes virtudes de este precursor del séptimo arte. Tanto su narrativa de ciencia ficcìón, la innovación de efectos especiales, la minuciosidad en su trabajo de edición y colorización e incluso la maravillosa musicalización de sus obras.
Es por todo ello, que el plato fuerte de la noche fue una doble proyección de las obras más conocidas de Méliès, “Le voyage dans la lune” y “Voyage à travers de l’impossible”. Como estudiante de comunicaciones, fue un gran placer poder disfrutar de ambas, las cuales había analizado innumerables veces en clase en pequeños clips pero que nunca había tenido la oportunidad de ver en toda su longitud. Así mismo, estas versiones incluían una muy fiel narración en el original francés lo cual sumó a mi deleite. (Algunos de uds. Saben que soy una entusiasta estudiante de este idioma).
Luego de ambas proyecciones, pudimos disfrutar de una amena recepción con auspicio de Braedt y Estella Artois. En resúmen, pasé una noche inesperadamente divertida y llena de la magia característica de Méliès y del cine.

Aprovecho este espacio para invitarlos a las proyecciones que ya iniciaron esta semana. Pueden acercarse a la Filmoteca PUCP, a varias sedes de la Alianza Francesa, la Biblioteca Nacional, el Mali, entre otros. Todas las salas son de entrada libre. Pueden encontrar la programación aquí: https://m.facebook.com/pages/Festival-de-Cine-Europeo-Per%C3%BA/199889300079481?id=199889300079481&_rdr

Cuéntenme qué película del festival no se van a perder y a qué sede irán. Yo definitivamente veré The Hunt, Blancanieves, Les mains en l’air, y la muestra de los cuentos de los hermanos Grimm.

¡Espero verlos allí!