Este domingo 2 de marzo, se llevará a cabo, si no la más importante, una de las más importantes ceremonias de premiaciones del séptimo arte: Los Premios de la Academia. De entre todas las categorías, debo resaltar la de “Mejor Película”, pues en ella desfilan y compiten lo mejorcito de todo el año 2013. Entre las nominadas se encuentran las siguientes películas: “Lobo de Wall Street”, “American Hustle”, “Dallas Buyers Club”, “Her”, “Gravedad”, “Philomena”, “Capitán Phillips”, “Nebraska” y “12 años de esclavitud”.

No se me ocurren nada más que elogios cuando hablo de “12 años de esclavitud”. Debo decir que la película que me conmueva hasta las lágrimas es merecedora de todos mis halagos y esta, sin duda, se los lleva. Con 9 nominaciones a los premios Óscar, nos podemos dar una idea bastante clara de su calidad.

LA HISTORIA

Solomon Northup- un hombre libre, culto y músico especializado en el violín- es, un día  cualquiera, secuestrado y vendido como esclavo, condición en la que permanece por 12 años, rotando de amo en amo, uno más diferente, de distinta moral y más sádico que el anterior. De esta manera, y bajo el estilo único de Steve McQueen, acompañaremos a un desconcertado y perdido Platt (Solomon) que  no está al tanto del paso real del tiempo, el cual solo se nota en su aspecto físico y se manifiesta en su rostro, en sus ojos, en su mirada.

Por otro lado, en el film podemos notar el toque de McQueen: su estilo minimalista, sus primeros planos, sus grandiosos encadenados y desenfoques, como también el sufrimiento plasmado secuencialmente. El magnífico grupo actoral encabezado por Chiwetel Ejiofor como un Solomon libre convertido en Platt el esclavo, quien para sobrevivir niega su condición de hombre libre. Un Michael Fassbinder que encarna al amo antagonista lleno de maldad, crueldad y sadismo, y que disfruta del azote de sus negros, a quienes ha deshumanizado, convirtiéndolos y tratándolos como su propiedad, como un objeto de trabajo más. Una debutante, pero no por eso novata, Lupita Nyongo, quien logra conmover con su sufrimiento de ser abusada por su amo tanto sexual como físicamente. Por último, tenemos las puestas de Sarah Paulson, Paul Dano, un intenso y profundo Brad Pitt, y Paul Giamatti.

Finalmente, debo comentar sobre mi propia apreciación que, si bien ya la he ido deslizando en las primeras líneas, la desarrollaré con mayor amplitud ahora. “12 años de esclavitud” nos lleva a los años previos de la Guerra Civil de Estados Unidos, nos centra en  Somolon, “Platt”, quien lucha por sobrevivir y mantener su dignidad frente a la crueldad y abuso de su amo. Una desesperación que conmueve y toca de manera impresionante. Debo darle énfasis al cántico de Solomon, gracias al cual, poco a poco, va abriéndose, soltándose, empezando a cantar y botar toda la rabia contenida por tantos años de abuso y esclavitud. Sin nada más que decir sobre esta espectacular película que recomiendo sin duda alguna, quisiera citar un comentario que leí hace unos días: “…Pienso que McQueen ha hecho lo que Spielberg hizo con La Lista de Schindler o Polanski con El Pianista. La película definitiva sobre esta barbarie, y al tocarle en primera persona, pone toda la carne en el asador”. 

Amigo, amiga, no te la puedes perder. Disfruta de la imagen, del desenfoque, de la música que aporta certeramente a la escena y de unas actuaciones magistrales. De una película trabajada desde la historia de un hombre real que decidió contar su historia y sufrimiento en sus memorias.