Un festival de cine es un concurso especial que celebra en su mayoría a las obras independientes. A diferencia de premiaciones como los Oscar, Globos de Oro o Platino, en estos concursos se exhiben previamente las películas en competición. Este formato ya es internacional: son varios los países que cuentan con un festival organizado por sus academias de cine o por organismos culturales. En el caso de nuestro país, la PUCP organiza desde 1997 el Festival Internacional de Cine de Lima. Este año se realizaría la edición número 22 de forma ininterrumpida.

Los festivales de cine tienen una importancia muchas veces infravalorada por la opinión pública. Y es que estos concursos no suelen llamar la atención de los medios como si lo hacen los grandes premios de Hollywood. El propósito de un festival es difundir la cultura cinematográfica en el lugar donde se realiza. Estas competiciones suelen de ser de índole internacional, teniendo participantes de otras partes del mundo y así dando pie a que el festival se enriquezca con la variedad de cintas a exhibirse. Ahora la importancia para la industria recae en la diversificación de las propuestas cinematográficas, además de incentivar la producción cinematográfica en la población. Sin los festivales, el movimiento del cine se vería dramáticamente reducido a las cadenas hollywoodenses. Y finalmente, gracias a estos, varios realizadores consiguen resaltar en el medio, y así consiguen el apoyo monetario para siguientes producciones.

En ese sentido, el Festival de Lima es un espacio en el cual cintas latinoamericanas tienen una oportunidad para darse a conocer y difundirse regionalmente. Por otra parte, los realizadores peruanos también se ven beneficiados por estos eventos, ya que sus cintas son puestas a exposición en los círculos culturales. El festival sigue el formato tradicional de convocatoria y selección de trabajos fílmicos, entre los cuales se elige a un grupo de cintas que concursan por el premio mayor (Trofeo Spondylus a Mejor Película Ficción), el cual es definido por un jurado escogido por los organizadores. Sin embargo, el atractivo de cada festival está en las nuevas propuestas que se exponen. Estas no son difundidas con gran facilidad, y un festival de cine es la oportunidad para que estos trabajos sean no solo reconocidos sino también apreciados por el público en general. En lo que va de su historia, el premio mayor ha sido recibido por proyectos argentinos mientras que solo uno fue a parar a una cinta nacional (Pantaleón y las visitadoras).  Además, cabe resaltar que varias de las ganadoras son películas que se pueden considerar clásicos modernos como por ejemplo Nueve Reinas, Machuca, El Abrazo de la Serpiente, Pantaleón y Las Visitadoras o Ciudad de Dios. Es por esto que el Festival de Cine de Lima ha conseguido una importancia a nivel regional siendo uno de los más importantes en Latinoamérica.

Este año, el Festival de Lima tiene por frase “Mira con libertad”, ya que esta cita cultural ha abierto el camino para realizadores cuyo trabajo obtuvo frutos al estar seleccionado en la lista oficial. Así mismo, la difusión que otorga el festival es importante, y el hecho de que este tenga cada vez más notoriedad en la región da un buen augurio del camino en que va el cine nacional. El festival arrancará el 3 de Agosto en el CCPUCP, dándonos 10 días de cine internacional de calidad.