En el mundo de los negocios, todos tienen claro que lo primordial es incrementar el valor de la empresa. No obstante, muchas veces el camino para lograrlo no siempre es muy claro. Para esto es muy útil conocer los principios de las finanzas corporativas, pues estos se encargan de analizar y estudiar las diversas variables empresariales con el fin de tomar decisiones que permitan crear mayor capital para la empresa e incluso adquirir nuevos negocios.

En síntesis, es necesario tomar en cuenta el rubro de la gestión empresarial para cualquier decisión corporativa estratégica, pues busca el uso eficiente y sostenible de los recursos financieros de la empresa.

La toma de decisiones es la base de las finanzas corporativas para buscar el mejor rendimiento de una empresa. A partir de esto, existen diversos tipos decisiones que uno se plantea en base al conocimiento en finanzas corporativas para potenciar nuestras empresas:

Decisiones de inversión

Deben partir de un estudio detallado de las necesidades de la Empresa para determinar los activos reales en los que se debe invertir para lograr un aumento en las ganancias. La inversión puede darse, por ejemplo, en stock, maquinaria o equipo.

Decisiones de financiamiento

Se trata de estudiar de dónde saldrán los fondos para las inversiones que se quiere hacer. Con estas decisiones se determina si es conveniente utilizar recursos propios o conviene solicitar créditos o préstamos.

Decisiones sobre dividendos

En las finanzas corporativas también recae decidir cómo se hará la retribución a los accionistas, siempre buscando que se mantenga el equilibrio financiero de la Empresa.

Decisiones directivas

El análisis del estado financiero de la Empresa ayuda a tomar decisiones estratégicas y de operación, como el aumento de sueldos, la apertura de nuevas líneas de producción, contratos de distribución. etc.

Todos este conjunto de actividades son muy importantes para la gestión de una empresa. Su éxito se basa en la toma de decisiones correctas alrededor de estas variables y otras igual de importantes. Por ejemplo, el desarrollo de carreras profesionales para los empleados y la política de incentivos o motivación para que el trabajo se desarrolle con actitud y eficiencia, que son los elementos más importantes para que la empresa pueda crecer de forma sostenida en el tiempo.