Una guerra comercial entre el Estados Unidos y el gigante asiático, China, se ha iniciado y sus efectos podrían ser considerables para las demás economías del mundo.

Hace aproximadamente un mes, Estados Unidos decidió imponer aranceles de 25% a más de 800% (818% para ser exactos) a los productos chinos, lo cual equivale a más de 34.000 millones de dólares. Entre los productos que destacan son los tecnológicos y ya se aplicaron al aluminio y al acero. China, a su vez, respondió de la misma manera implicando aranceles en 500% a los productos de procedencia estadounidense.

Antes de saber cómo podría afectar al Perú necesitamos saber algunos conceptos y como la historia económica no lo respalda.

Para empezar, ¿Qué es un arancel?

Los aranceles son el impuesto a las importaciones que se realizan de  un país a otro. Las finalidades pueden ser distintas, entre las más importantes, además de recaudar dinero, está la protección de los productos nacionales frente a la competencia extranjera.

Al volver un producto (ya sea un bien o servicio) más caro al entrar al país, se desincentiva su consumo dentro del mercado nacional, por lo que los productos nacionales, específicamente, aquellos que otorgan una misma satisfacción o utilidad, y a un menor precio, serían la opción más idónea.

Ejemplo: Supongamos que comprar un mango chileno a precio internacional nos costaría 1 sol mientras que el mango peruano 2 soles. Si partimos del supuesto de que ambos poseen la misma calidad, un consumidor racional compraría el mango chileno ya que le resulta más barato. En consecuencia, el negocio de mangos peruanos no sería rentable pues nadie lo compraría. Para evitar esto, el gobierno peruano decide imponer un impuesto de 2 soles al mango importado (arancel) encima del precio internacional inicial. Es decir, el mango chileno ahora costaría 3 soles (mayormente el que termina asumiendo el costo del arancel es el que compra). Entonces, los consumidores ahora preferirían los mangos peruanos y ya no los chilenos.  Obviamente, en la vida real es más complicado, pero esa es la idea en sí.

Luego, ¿Qué es una guerra comercial? ¿La historia está a favor de esta?

Una guerra comercial es cuando un país empieza colocar barreras comerciales ya sea de impuestos o tarifas a otro país y este otro país toma represalias también imponiendo barreras y así sucesivamente. Tal como refiere Bill Reinsich, ex presidente del Consejo Nacional de Comercio Exterior de Estados Unidos: Es una especie de ojo por ojo y diente por diente: yo te voy a hacer lo equivalente a lo que tú me hiciste a mí y si tú me haces más, yo haré lo posible por hacerte miserable y hacerte más de lo que tú me hiciste a mí”. Este es el modo en como China reaccionó al enterarse que Estados unidos impondría los impuestos ya referidos a sus productos.

Sin embargo, la historia no favorece  mucho a las guerras comerciales. En 1930 (Gran Depresión), en Estados Unidos se aprobó una ley de aumento de aranceles aduaneros. Esta fue elaborada por los senadores W.Hawley y R.Smoot y si bien esta no derivó en  la crisis misma, si contribuyó a esta al generar represalias por parte de Alemania, Canadá, Francia e Inglaterra quienes abandonaron el patrón oro (la moneda está respaldada por la cantidad de oro que se posee) en 1931.

La existencia de estas consecuencias negativas también fue respaldada por una carta firmada por más de 1100 economistas, entre ellos varios premios Nobel como Gregory Mankiw En esta se indicaba que esta medida arancelaria solo perjudicaría a Estados Unidos. En uno de los fragmentos de la carta se indica: “El Congreso no tomó el consejo de los economistas en 1930, y los estadounidenses en todo el país pagaron el precio” ello en alusión a que en esta crisis de los 30 también fue enviada una carta, pero el presidente de aquella época, Herbert Hoover, hizo caso omiso.

Si deseas ver esta carta completa te dejo el link:

https://www.ntu.org/publications/page/economists-join-ntu-to-voice-opposition-to-tariffs-protectionism

A pesar de ello, en la actualidad, este pensamiento no es compartido por Donald Trump ya que en uno de sus tuits afirmó: “Cuando un país está perdiendo muchos miles de millones de dólares comercialmente con prácticamente todos los países con los que hace negocios, las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar”.

¿Por qué afecta a otros países?

Para empezar, los principales afectados obviamente serían Estados Unidos y China. Ambos decidieron trazar impuestos en sus importaciones del otro país como una medida de represalia. Los sectores más afectados de ambos son agricultura, productos industriales, energía y transporte. A continuación, se presenta un gráfico hecho por el Peterson Institute for International Economics.

 

Este gráfico nos indica la cantidad de productos afectados de ambas economías. Por otra parte, se puede observar que los productos industriales estadounidenses son las más afectados seguidos de los bienes de agricultura china.

Sin embargo, no solo ambas economías se ven perjudicadas, sino toda la economía global ya que 90% de los productos perjudicados por los aranceles de Estados Unidos serían hechos por bienes de capital, es decir, son usados en el proceso de producción de otro bien. Entonces, este arancel afectaría también a productos tanto comercializados exclusivamente en Estados Unidos como en otros países. Entre estos países sería Corea del Sur, Singapur o Taiwán ya que están dentro de esta cadena de suministro. Por otro lado, en Europa, Alemania, el quinto socio comercial de EEUU, con más del 4% de sus exportaciones, sería también afectada ya que estos exportan aluminio y acero a Estados Unidos.

Estos efectos ya se estarían viendo en la bolsa; algunas industrias automovilistas, están cayendo en acciones; por ejemplo, Daimler, compañía propietaria de Mercedes Benz, indica que sus acciones cayeron 4%.

¿Afectaría al Perú?

Si, a mediano y a largo plazo. Tenemos que esperar cómo será el efecto en la economía China y estadounidense para saber su alcance exacto. Sin embargo, la ventaja que tiene el Perú sobre el resto de otros países es que su sector comercial es diversificado ya que todas sus exportaciones no van sólo al país norteamericano o al gigante asiático. Como evidencia de esto es que solo poseemos un tratado de libre comercio con cada uno (tenemos 19 TLC).

Finalmente, para el economista Mathews, director de Postgrado de Usil y vicepresidente del WTC Perú, el impacto no sería tan significativo, pero para el jefe de Estudios Económicos de ComexPerú, este dependerá de cómo afecte a las economías china y estadounidense.