(ADVERTENCIA: El siguiente artículo contiene spoilers de Attack on Titan, Doctor Who, Game of Thrones y Tokyo Ghoul. Sí, es irónico el tener que usar spoilers para hablar de spoilers. La mayoría son relativamente ligeros o vagos, pero igual).

No voy a quejarme de los spoilers. Sé que hay personas a las que les da igual o que simplemente no entienden el concepto y te dicen prácticamente todo mientras te recomiendan el producto en cuestión, pero muchos podemos estar de acuerdo en que (casi) nadie los disfruta cuando existe un interés por sentir la experiencia total de ver la serie o película, o leer el libro. Claro, también existe el deseo de, una vez que se vivió la experiencia, comentarla y desahogarse, y como no todos conocen ciertas cosas, se recurre a la familia artificial de Internet para ello: desde las etiquetas de Tumblr y subreddits hasta (ya borderline maleado) Twitter o Facebook, donde la costumbre de etiquetar no está tan engranada y es más fácil que se cuelen los spoilers. El problema es que, ya sea por trabajo o por entradas agotadas, no todos pueden disfrutar del producto apenas se lanza. Lo graban o lo leen de a pocos, o simplemente van al cine más tarde. Debido a esto, los fandoms se guían usualmente de esta regla: durante dos días (u otro periodo de tiempo dependiendo del medio), cada dato del nuevo lanzamiento o es etiquetado correctamente para poderlo bloquear (viene con el ya famoso “spoiler alert”) o simplemente no se publican ni memes ni discusiones (este suele ser el caso de las páginas de Facebook). Posteriormente, se asume que ya se tuvo tiempo de ponerse al día (y el torrent evita la excusa de “aún no lo estrenan acá”) y simplemente corre la información. Se aplica también a libros clásicos: como le decía a un amigo: Un libro de colegio puede spoilearte Anna Karenina y una profesora puede spoilearte Madame Bovary. Les interesa analizar la estructura o temas, no seguir los giros narrativos.

Mi opinión sobre los spoilers es la siguiente: es preferible evitarlos, pero un pequeño dato no puede arruinar toda la historia. Por ejemplo, Anna Karenina: aunque llegué al libro sabiendo que Anna se iba a arrojar a las vías del tren, pude disfrutar el desarrollo de los personajes hasta ese punto, así como la otra historia que cuenta la novela y que casi nadie spoilea. Otro ejemplo: en medio de una maratón hace ya dos años, mientras me ponía al día en la tercera temporada, habiendo seguido las reglas y no dado Like a ninguna página de Facebook relacionada (porque la información ya es de “dominio público” y no queda más que evitarla), el mismo HBO me spoilea en un comercial, cuya primera oración fue:

Robb Stark is dead”.

Spoilers

Pese a saber lo que pasaría, la Boda Roja me impactó como si nunca hubiera visto el comercial. El otro ejemplo que daría en este momento es Tokyo Ghoul, pero se enlaza con el tema de este texto.

En ocasiones, uno encuentra los spoilers a propósito.

Debido a una conversación con un amigo, tenía ciertas ganas de ver Tokyo Ghoul. Como no podía ver ni leer nada debido a los seis cursos que llevaba, me dediqué a leer la página de TV Tropes mientras procrastinaba. Sin embargo, no presté atención a todo (TV Tropes no narra la historia, solo detalles relacionados a los tropos) y me quedé con algo sobre Kaneki que difería entre el anime y el manga. También descubrí algo más, pero…

Hace poco no solo empecé con el manga, sino que ya llegué a la segunda temporada del anime. La historia es cautivante y demás, y debo admitir que no me hieren los spoilers que ya sé. Por un lado, el anime y el manga ya llegaron al punto divergente. Por otro lado, como mis primos y yo nos dimos cuenta, el intro de la primera temporada del anime spoilea un punto clave de Kaneki. Parece que los japoneses tienen otra opinión (de hecho, muchos títulos de anime spoilean -o eso dice TV Tropes).

ProcrastinationEn resumen: busqué los spoilers para satisfacer mis ganas de ver algo que en ese momento no podía hacer. Luego vi el producto, y normal. Tampoco podía quejarme, dado que, bueno, yo misma los busqué.

Otra razón para buscar spoilers es justamente la distracción. En TV Tropes, leo sobre ciertos tropos por puro entretenimiento, y a veces, para entender bien, paso el mouse por las zonas bloqueadas. Entonces leo giros narrativos, arrepentimientos y muertes de productos a los cuales no voy a acercarme en el futuro próximo y por lo tanto no me afectan. En ocasiones, también leeré sobre una serie que no sigo por pura curiosidad, solo para analizar ciertas cosas.

Finalmente, otra razón por la cual busco spoilers (y que espero no volver a repetir) es para resolver de una vez un cliffhanger terrible. Me acaba de pasar con el manga de Attack on Titan, cuyo primer volumen había empezado a leer. Estaba viendo un combate. Después de haber odiado a Mado en Tokyo Ghoul un libro atrás, pasé a apoyar a este tipito, y tengo que mencionar un detalle para esclarecer mi punto. Al final del primer volumen, un titán cierra la boca con Eren dentro y hace *glup*.

¿Recuerdan cómo antes se creía que al protagonista no le puede pasar nada? Bueno, Game of Thrones destruyó eso. Me desesperé ante la posibilidad de que estuviera pasando todo de nuevo, que me hayan hecho preocuparme por un personaje para lanzarme un “Eren Yeager is dead”. Así que hice algo estúpido: encendí los datos del celular, entré a Wikipedia y busqué Attack on Titan. Solo quería saber si Eren vivía o moría, pero me enteré de mucho más. Me encontré con un spoiler gigante, más grande que la muerte de Ned Stark. Uno de esos spoilers que cambian el juego y posiblemente el sentido de la trama. Apagué los datos y me fui a dormir pensando “idiota”.

No he vuelto a leer más cosas de Attack on Titan. Tampoco de Tokyo Ghoul. De Game of Thrones ya aprendí a desconectarme. Tampoco pienso hacerlo con cosas que planee ver o leer. Sin embargo, quedan las interrogantes, y pondré de ejemplo a Doctor Who. Desde septiembre del año pasado se sabía que Jenna Coleman dejaría la serie, por lo cual ya todos sabían que la novena temporada terminaría con el adiós de su personaje, Clara Oswald. La pregunta era cómo, y por eso su partida tuvo de todas formas un efecto emocional. Digamos que fue un buen aprovechamiento de un spoiler ligero. ¿Hubiera sido mejor si Coleman anunciaba su salida después de la novena temporada? También de esta serie: el especial de Navidad anunciaba el retorno de River Song, y el tráiler explotaba esto. ¿Debió guardarse en secreto? ¿Cuál es el límite? ¿El spoiler es el hecho en sí o la forma en que sucede?

A este punto, todo cae en la subjetividad.