Acabas toda una semana estresante de parciales y quieres hacer algo diferente y relajante, un momento de diversión. Decides no salir a una fiesta sino experimentar algo nuevo. Si eres un amante del teatro y estás pendiente de las novedades que trae la agenda cultural, los alumnos del curso Producción Teatral II de Artes escénicas de la facultad de Ciencias y Artes de la Comunicación, junto a la participación de distinguidos actores y un gran equipo de producción y dirección, traen este 7-8 y 14-15  la obra La ciudad de los reyes. Ocho historias que se unen entre sí bajo un mismo objetivo: mostrar la realidad social en la que vivimos.

Esta vez tuvimos el agrado de ser parte del primer ensayo abierto y, sin lugar a dudas, es ampliamente recomendada. Sin embargo, como sé que solo con esto no logro convencerte, te traigo ocho datos de la obra que lograrán, espero yo, que vayas a comprar tu entrada.

  1. ¿Cómo nace la idea de La ciudad de los reyes?

    “El proceso empezó con Taller de producción 1, donde aprendes a gestionar un proyecto, por qué lo haces en el Perú hoy día, qué objetivo tienes con el público, por qué esta obra. Al estar en una universidad no puedes dejar el lado académico de lado, por lo cual tienes que investigar como podría ser la obra. Ahora, en Taller 2, haces las coordinaciones con director y actores y cada uno viene con sus propuestas, las juntamos y tienes este producto final. Aproximadamente nos ha llevado un año realizar este proyecto” (Alejandra Reyes, equipo de producción, alumna de Producción Teatral II PUCP).

  2.  ¿Por qué La ciudad de los reyes?

    “Hay muchas obras peruanas que han sido de dramaturgos muy importantes pero que se han dejado de lado. Dentro de un curso vimos esta obra y como grupo sentimos que tiene un mensaje muy potente e importante pero que, igual que otras, no ha sido reconocidas. Como se puede ver, las escenas que reflejan lo que pasó en los años 60s son las mismas que están pasando ahora. Resulta muy indignante pero también interesante verlo en escena” (Alejandra Reyes).

  3. Lima de ayer, Lima de hoy

Esta producción teatral está basada en la obra del mismo nombre del autor Hernando Cortez, la cual está ambientada en los años 60. Ante esto, uno puede pensar que las problemáticas de la capital en ese entonces serían totalmente diferentes a las que nuestra ciudad poseen en la actualidad. No obstante, con el desarrollo de la obra uno va entendiendo que los problemas sociales trascienden en la historia y, si bien ya han pasado más de 50 años, los hechos plasmados en el escenario son válidos para nuestros días. La representación del racismo, la corrupción, el machismo, entre otros, puede traer a su mente varías escenas de nuestra vida cotidiana.

“Ahora que deambulo por Lima me doy cuenta de muchas cosas que a veces parecen obvias, que Lima es una ciudad violenta. El texto para mí sigue siendo vigente. Desde mi personaje tienes una referencia clara a que partido político hace referencia, que, si bien uno puede decir que no es un hecho actual, sigue estando vigente en la política hoy en día. Si no hacemos algo como ciudadanos, esta condición no va a cambiar. Desde 1963 hasta el 2017 ves que el diálogo y estos problemas no han cambiado con el tiempo” (Mayra Barraza, actriz).

4. La risa que acompaña la vergüenza

Una de las herramientas usadas en esta obra es la sátira, pero no todo es risa. A lo largo de los distintos actos uno empieza, o por lo menos me pasó a mí, a darse cuenta del verdadero significado que encierra la obra. Nos reímos porque estamos acostumbrados a ver esto en nuestra vida cotidiana, pero, ¿cuán inmunes nos hemos vuelto a la tristeza o el dolor de las personas que lo viven en carne propia todos los días? Es de esta manera como la broma es utilizada para llegar al pensamiento reflexivo del espectador y ayuda a que uno mismo empieza a tener una mirada distinta de la realidad en la que como limeños vivimos. En este sentido, uno se convierte en el juez de la obra.

“Hace más de 70 años que seguimos con el mismo rollo. No aprendemos, no recordamos. La gente va a decir «vamos a ver una obra de los 60s», luego llegan a la sala y ven cosas que le resuenan. Desde las marchas que hubo de los estudiantes de San Marcos este año o los políticos, nos preguntamos «¿Qué estamos haciendo?»” (Rodrigo Chávez, Director de La Ciudad de los Reyes)

5.  Solo es un personaje, no eres tú… ¿o sí?

Podríamos escribir más de una nota para contar la amplia trayectoria de todo el equipo de producción involucrado, pero me gustaría centrarme en los personajes representados. Si bien se cuenta con solo cinco actores en escena, a lo largo de la obra ellos asumen una diversidad de personajes. Nos encontramos con un ministro, pasando por un grupo de sindicalistas, hasta llegar a un cuidador de perros y otro de caballos, solo por mencionar a algunos.

La trama y los diálogos nos acompañan a conocer de manera breve los personajes y la forma en que se ven involucrados en los problemas sociales de la capital. Una de las dudas que puede aparecer al momento de ver la obra es preguntarte a ti mismo si ese eres tú. No te preocupes, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, aunque una de las cosas que más logró llamar mi atención al ver La ciudad de los reyes fue el realismo con el que fue construido cada uno de los personajes. ¿Alguna vez te han discriminado por tu color?  ¿Acaso no conoces a alguien machista? ¿Nuestra sociedad no tiene a personajes políticos que solo tienen entre sus miras su propio beneficio?

6. Una imagen vale más que mil palabras

Una de las particularidades de la obra es la participación en vivo del artista gráfico, David Pimentel. Sus dibujos en vivo sirven como una herramienta útil en la construcción imaginaria de los escenarios donde se realiza la obra y, al mismo tiempo, resalta las palabras importantes del diálogo de los autores, lo cual facilita que estas se impregnen en nuestras mentes y podamos recordar más las historias. Los dibujos presentados demuestran una dedicación en los trazos que otorgan una buena calidad al producto final. Por esto los dibujos se unen para formar un buen complemento de la obra sin opacarla.

7. No solo es Lima

Si bien el título de la obra hace referencia directa a la capital y más aun que los escenarios o lo dialogos hacen referencia directa a Lima, esto no se encierra unicamente en este contexto. La mayoría de los problemas que on citado en la obra abarcan todo nuestro territorio. Queramoslo o no podemo reconocer que el racismo o la corrupcion son males de la sociedad que se extiende en costa, sierra y selva. Por lo tanto, uno puede interpretar y adaptar el menaje de la obra a ditinto contextos en el que se puede vivir, lo cual tranciende fronteras.

8. Y no te invito yo, sino ellos

Si así fue el ensayo, no puedo imaginarme como será la función en vivo. La ciudad de los reyes, una obra teatral que mediante la actuación presenta de manera divertida situaciones que tú y yo vivimos o vemos día a día en nuestra televisión. Situaciones que pueden darse en nuestra casa o en las esferas más altas de la política. La puesta en escena logra generar en el espectador un pensamiento crítico sobre la realidad que vivimos. Uniendo elementos simples con una extraordinaria perfomance y versatilidad de los actores genera una experiencia visual única. Apoyemos las expresiones cultural y, especialmente, apoyemos a la comunidad PUCP.

Dirigida por Rodrigo Chávez y con la participación de los actores Pierr Padilla, Juanjo Espinoza, Stephanie Enríquez, Mayra Barraza y Alonzo Aguilar