El cargo de Presidente del Consejo de Ministros debe ser uno de los más inseguros de este país. En los tres años que lleva Humala en el poder -y le faltan dos aún- han pasado seis gabinetes ministeriales con un premier diferente cada uno. Ni Lerner ni Valdez ni Jiménez ni Villanueva ni Cornejo han podido desprenderse del poder cautivo de la primera Dama para interferir en las decisiones presidenciales. Tarea difícil le tocará ahora a Ana Jara, la nueva Presidenta del Consejo de ministros, que debe luchar para devolverle el poder gestor, coordinador y constitucional a los anodinos gabinetes ministeriales del gobierno nacionalista.

A decir verdad, el nuevo gabinete no trae sorpresas que alarmen a la opinión pública: Villanueva, quien renuncio al cargo de premier por ser el presunto autor de la campaña de desprestigio en contra del congresista Víctor Andrés García Belaunde, y Otárola, ex Presidente del Congreso, por Jara, ex Ministra de Trabajo. Evidentemente, hay cuestiones que tienen diferente impacto en quién decide la salida o permanencia de los ministros de este gobierno. Lo confirma la ratificación del Ministro del Interior Daniel Urresti,  acusado de ser el supuesto autor del asesinato al periodista Hugo Bustíos. Asimismo, la ratificación de Miguel Castilla como Ministro de Economía –un cargo que parece ser vitalicio e incluso con mayor poder que todos los que han desfilado en el PCM- y, claro, en su puesto como el lobista principal del ejecutivo.

Podría decirse que únicamente es un cambio de piezas. Algo semejante a definir qué ingrediente le pones a tu comida cuando no se sabe la receta. Pero, tal vez, la receta de los Humala-Heredia se sepa taxativamente; como el paquetazo para impulsar las actividades extractivas y, que por su defecto, irá en contra del cuidado del medio ambiental en las regiones del Perú. Lo preocupante de este “quítate tú para ponerme yo” del partido nacionalista es que al país lo siguen cocinando en Palacio de Gobierno donde cada decisión tiene la sazón de Heredia y de la tecnocracia salvaje.

 

Foto de elcomercio.com.pe