Es evidente que durante este año dantesco hemos solidificado e intimado nuestra relación con el arte. Le hemos otorgado funciones que nos permiten mantenernos vitalmente a flote, convirtiéndose así en ablandadora de lo exacerbante de nuestro encierro y válvula de escape de nuestra ansiedad colectiva. Si bien estos tiempos han ido debilitando el espíritu que inicialmente pecheaba a la coyuntura y salía a los balcones a aplaudir el patrullaje de las fuerzas del orden, no lo ha arrasado todo. No ha logrado extinguir la fuerza natural de ciertos placeres de la vida.

En ese paradigma de elementos que aún permiten cierto nivel de goce vital se encuentra el arte. Y es que acaso, ¿no es completamente mágico y rehabilitador caminar por las callessiguiendo la melodía de canciones como “Always look on the bright side of life” de los Monthy Python o “Don’t Stop Me Now” de Queen? Sientes que respiras otro tipo de aire, uno más purificado y menos denso desde el segundo uno que comienza a sonar la canción. El arte es un aliado más que tenemos de nuestro lado para seguir luchando esta batalla diaria que nos ha impuesto el destino.

La música es una de las ramas del arte que más nos ha seguido brindando satisfacción y refugio en estos tiempos de pandemia. Las producciones nuevas no han parado, y este año la industria musical ha estado llena de destacadísimos lanzamientos por parte de mujeres. Ejemplos de placas que alcanzaron tanto el reconocimiento popular como crítico son los discos publicados por Fiona Apple, Charli XCX, Dua Lipa, Taylor Swift, entre otras. A este privilegiado conjunto de lanzamientos se sumó en junio What’s Your Pleasure (2020) de la artista británica de 35 años, Jessie Ware.

La compositora londinense irrumpió en la escena británica a inicios de los 2010´s y desde entonces ha luchado por mantenerse a flote dentro de la colosal industria de pop inglesa. Durante sus primeros años comparaban su pop melódico e introspectivo con la figura de otras estrellas que lograron acaparar más la luz del espectáculo como Florence and The Machine o Adele. Su álbum debut Devotion (2012) alcanzó el puesto número cinco en las listas británicas, aunque pasó desapercibido en otros grandes mercados. Así, con hits discretos y álbumes que no alcanzaban la gran aprobación crítica, la carrera de Jessie Ware parecía destinada al estancamiento perpetuo y la marginalidad popular. Sin embargo, supo revertir su aparente férreo destino con su lanzamiento de este año: What’s Your Pleasure?  

El álbum es una simbiosis entre el pasado y la modernidad, un guiño a la música pop disco de los 80´s que toca tangencialmente la modernidad gracias a elementos de música electrónica que lo constituyen.  El ambiente generado evoca de nuestra mentalidad colectiva occidental fotogramas VHS de coloridas y luminosas pistas de bailes, las cuales son adornadas con figuras humanas que se contornean en ajustados y estrambóticos atuendos que van más hacia lo ochentoso que a lo que lo que el trending moderno impone.

Muchas personas no están acostumbradas a escuchar discos enteros, por lo que mencionaré rápidamente algunas canciones de este álbum que a mi parecer destacan sobre el resto. El disco abre con Spotlight. Un momento de genialidad dramático y sofisticado, el cual gracias a sus arreglos sutiles y sus versos hirientes, amorosos y honestos crean el perfecto opening track para el viaje en el cual acabamos de sumergirnos.

Adore You es un tema que está trazado con sintetizadores y ritmos de un deep house ambientado. Jessie Ware le da un toque especial con su melodiosa voz durante la primera parte de la canción, la cual se combina perfectamente con la esencia electrónica de esta misma. Step Into My Life es una canción bastante funky que recuerda mucho a la transición entre el pop británico de los 90s y los 2000s. Muy nostálgica y moderna al mismo tiempo, con unos lyrics pegajosos que animan al canto y baile en masa. Mención especial aparte para el videoclip en el que el bailarín Eric Schloesser baila destellando garbo y estilo al compás del beat de la canción.

The Kill es uno de mis temas favoritos del álbum. Este se desvía un poco del aspecto “dance” del disco, moviéndose hacia el synthpop moderno con lyrics más oscuras e introspectivas. Una verdadera joyita. Por último, me gustaría mencionar a Remember Where You Are. Una pieza de soul suave, tranquila y armoniosa que se ubica como el cierre perfecto del disco. Es de esos temas que transmiten un mensaje simple, pero que tiene una fuerza apabullante que irradia optimismo y positividad. Una hermosa canción que nos recuerda que no importa dónde estemos, tenemos que ser fuertes a pesar del todo.

What´s your pleassure se ha convertido en el nuevo estándar de calidad supremo en el revival ochentero que abre la década de los 20s. No cabe duda que Jessie Ware está evolucionando como artista: A través de una madurez distinta a lo habitual, salió de su zona de confort, y el resultado terminó siendo uno de los álbumes de pop más originales e íntegros en años.

Este artículo fue escrito en conjunto con Alessandra, quien es fan a morir de este disco. Me obligó a escribir algo en conjunto amenazándome constantemente con un arma virtual en la sien mientras lo redactaba. Gracias por todo