Javiera Arnillas Cartagena tiene 22 años y es una mujer trans. Empezó en el mundo de la actuación desde los 9 años y desde ese momento supo que ese era su camino, a pesar de que al inicio no tuvo el total apoyo de su familia para que estudiase dicha carrera. Hoy, con la alegría que la distingue, cuenta que espera con ansias que sea octubre para el estreno de la película “Sin vagina, me marginan”. Junto a la actriz trans Marina Kapoor, interpretan a la “Barbie” y la “Microbio”, respectivamente, dos trabajadoras sexuales que deben luchar frente a una sociedad que las rechaza.

Javiera se asoma por la puerta y, luego de una sonrisa y un movimiento de su mano que indica un “hola”, me invita a pasar a su departamento ubicado en el décimo piso de un edificio en Jesús María. La chalina blanca que lleva puesta y su voz afónica remite inmediatamente a su estado de salud: “He estado enferma esta semana. Mírame cómo estoy, no estoy arreglada”, afirma la actriz entre risas y una voz ronca. Nos dirigimos al segundo piso -mientras subimos las escaleras se puede apreciar su esbelta figura, piernas largas, su frondoso cabello afro y su estatura alta de 1.78 m.-, y entramos en una habitación donde hay espejos y accesorios que le pertenecen.

“Es como un sueño para mí”, comenta la actriz con una sonrisa -que no borra fácilmente- al recordar sus grabaciones como protagonista en “Sin Vagina, me marginan”. Es la primera película peruana grabada con un teléfono celular, apenas un presupuesto de 5000 dólares y que apuesta por la participación de actrices trans. Una producción audiovisual que fomenta una mayor visibilidad de la comunidad LGBT+.

“Necesito conseguir esos 30 mil dólares como sea”, afirma decididamente Barbie en el trailer de la película que va circulando desde hace semanas; mientras que su mejor amiga, la Microbio, la mira, le da la mano y le pregunta la razón de su angustia: cambiar de sexo, sí o sí. Es un tema que aqueja a todas las chicas trans, ya que al comienzo no solo son rechazadas por sus familias, sino que la sociedad entera las discrimina y no las acepta como son.

¿Actualmente con quiénes vives?

Vivo con mi hermano, mi tío, mi abuelita que tiene 90 años y dos señoras que nos ayudan con el cuidado de ella.

¿Tu abuelita ha vivido mucho tiempo a tu lado?

Ha sido la persona con la que he vivido todo el tiempo desde que estoy aquí en Perú. No soy de Lima, ya que nací en Chincha. También tuve que viajar a España para acompañar a mi papá, quien se mudaba por cuestiones de trabajo.

¿Desde hace cuánto tiempo te encuentras en Lima?

Desde el 2005. Estuve solo un año en España y estudié por allá cuando tenía entre 8 y 9 años.

¿Desde cuándo empezaste a identificarte femeninamente?

Siempre. El paso de poder expresarme libremente y sobre todo de poder usar ropa femenina todo el tiempo fue a partir del 2016. Antes de esa fecha, exploraba usando accesorios femeninos. Siempre había sido muy afeminado, a pesar que era identificado socialmente como chico, prefería usar ropa ceñida como los leggins. En la calle me gritaban más cuando me veían como un chico afeminado que como ahora que soy una chica.

¿Cómo recibió la noticia tu abuela?

(Risas) Con mi abuela es complicado porque nunca le dije nada. Ella no ha sido como otras personas mayores que rechaza. Para ella soy su nieto Javier que está actuando como Javiera y que ahora está cumpliendo una demanda laboral. Ella no asume mi identidad como Javiera porque no entiende mi identidad trans. Es la única de mi familia a quien le permito eso porque me ha aceptado y no me ha rechazado en ningún momento.

¿Cómo fue cuando se lo contaste a tu mamá?

No tengo una relación cercana con mi mamá porque ella vive en España y nunca le dije nada. Ella se enteró por Facebook porque cambié mi nombre allí. Cuando se enteró por Facebook me dijo que ella sabía sobre eso porque era muy evidente (risas).

¿Qué experiencias gratas te ha dado la actuación?

Primero, ser la protagonista de una película que se va a estrenar a nivel nacional, es como un sueño para mí porque siempre me ha gustado el cine y siempre estoy pendiente de las películas que se estrenan. Pensarme a mí como mujer trans después de mi transición, hacía que mis expectativas laborales no fueran tan altas. Sinceramente, el porcentaje de mujeres trans que tienen acceso a la educación es muy bajo, entonces pensaba “probablemente yo sea una más del porcentaje”. Quiero cambiar esto, ya que si me estoy formando en una universidad y tengo apoyo familiar, entonces estoy en una situación excepcional de chicas trans. Quiero que valga la pena y deseo marcar un precedente. Si se me han abierto las puertas de la actuación es gracias al compromiso que estoy teniendo con la comunidad LGTB, con el objetivo de sacarla adelante. Por otra parte, en el círculo actoral en donde me desenvuelvo, me siento libre y no siento represión alguna para poder expresar mi feminidad como yo deseo hacerlo. Actuar también me ha dado la oportunidad de conocer a gente muy valiosa, personas sensibles y que comparten muchas de mis aspiraciones de vida y gustos en general.

¿Desde los cuántos años empezaste a actuar?

Empecé a los 10 años en una escuela de teatro musical acá en Lima. Apenas regresé de viaje, pasaron dos meses y mi tía me animó a que estudiase actuación. Yo era esa persona pequeña que le gustaba jugar con muñecas y muñecos, en donde me creaba historias en que habían problemas, los cuales principalmente estaban relacionados a princesas donde un gorila, como King Kong, las raptaban y, un príncipe finalmente las salvaba. Esto era tan constante que mi tía una vez me dijo: “¿No te gustaría estudiar teatro o títeres?”, y yo acepté. Así fue que ella me metió al teatro musical y quedé encantada. Desde ese momento me di cuenta que la actuación era lo mío. Aunque al comienzo tuve varias trabas para estudiar teatro, ahora hago lo que tanto ansiaba.

¿Cuáles eran esas trabas?

Al comienzo mi familia no me dejaba estudiar teatro como carrera y tenía que hacerlo a la par mientras estudiaba derecho o periodismo. Pasé primero por estudiar periodismo, no por convicción, sino porque en mí estaba la idea de que existen varios actores que han estudiado esa carrera. Luego, tuve un curso de Derecho que tenía un enfoque de derechos humanos y, como estoy relacionada al activismo LGBT y temas de racismo, me gustó mucho y me cambié de carrera.

Sin embargo, a partir del fallecimiento de mi padre, accedí al Seguro de Renta Educacional Estudiantil que me cubre la universidad, lo que me permitió poder elegir Teatro.

¿Cómo reaccionaste cuando te propusieron que fueras la protagonista de “Sin vagina, me marginan”?

Esto ocurrió el año pasado y estuve muy contenta. Exactamente fue por estas épocas, en setiembre. Un amigo me comentó que habían puesto en Facebook que se buscaba chicas trans para película peruana. Dije soy de las pocas chicas trans que está estudiando profesionalmente teatro y por qué no ir, así que fui. El anuncio decía que el casting sería en el Centro de Lima y tuve miedo (risas) porque no conocía quiénes estaban detrás de esto y además iba sola. Cuando fui me di cuenta que el casting era en un hotel (risas) y yo dije qué es esto, pues justamente en “eso” es en lo que no quería caer. Cuando ingresé pregunté por Wesley Verástegui y me dijeron que se encontraba en una de las habitaciones esperando. Fui a la habitación, abrí la puerta un poco, me asomé apenas y dije: “¿Hola?” Me invitaron a sentarme y me dieron un libreto donde vi que no era nada sexual, lo cual me tranquilizó. Primero me pidieron que lo leyera y que después lo interpretara. Después de tres semanas me llamó Wesley y me dijo “Javiera, has quedado para el personaje y quisiera que conversáramos este sábado en el Starbucks”. Yo le dije que también deseaba conversar con él porque tenía ciertos comentarios que hacer, ya que me habían pasado anteriormente todo el guión y cuando lo leí me pareció muy bueno. Comenzamos los ensayos en octubre y luego de ese mes, comenzamos a grabar la película.

¿Qué sentido guarda para ti el título “Sin vagina, me marginan”?

Es demasiado fuerte (sorpresa). Mi personaje es muy diferente a quien soy yo, pero al ser trans compartimos muchas cosas. El 80% de lo que ha vivido Barbie, también lo he vivido. No soy una trabajadora sexual, ni mi familia me botó de la casa, y tampoco estoy en una situación de marginalidad extrema, pero he sentido las miradas extrañas de la gente en la calle, los insultos, en general el rechazo social y que, además, te pregunten siempre si te has operado o qué es lo que tienes entre las piernas. No me parece correcto puesto que son personas que recién conozco y no se atreven primero a conocerme más. Soy una persona antes de ser un genital. (Es evidente la molestia que ha sentido aquellas veces en que ha sido cuestionada) En un momento de mi vida, por no tener vagina me han marginado y esto le sucede a toda chica trans. Es una problemática que nos toca a todas nosotras, desde aquellas que pasan desapercibidas y aquellas que no.

No se ve usualmente a chicas trans actuando en el cine peruano…

Exacto. En otros países hay chicas trans que trabajan en series televisivas o en películas, pero acá, en Perú, no ha existe eso. En obras teatrales cuando se trata de un personaje trans siempre lo interpreta un hombre. No quiero desprestigiar el trabajo de estos actores porque muchos lo hacen bien, sin embargo, creo que ya es hora de que los personajes de mujeres trans se los den a las mujeres trans. Tal vez es difícil conseguir en un casting una actriz trans, pero vale la pena tenerlas para que estén en los medios de comunicación, obras de teatro o películas.

¿Tus seguidores se han comunicado contigo por redes sociales, a partir del trailer de la película?

Por Facebook tengo todo tipo de mensajes. Hay una señora que es de Puerto Rico y que me escribe siempre. Me ha dicho que se la va a mostrar a su hija que es trans porque desea que vea que hay chicas trans que pueden ser profesionales, guapas (risas) y que salen adelante. También tengo mensajes de otras chicas trans que son peruanas, pero que viven en España, Francia y Argentina y me han dicho desde allá que se mueren por ver la película. Sin embargo, también acosadores sexuales me envían mensajes de forma muy directa que me sorprenden, pero que definitivamente no respondo.

¿Cuáles son tus sueños?

Primero, me encantaría internacionalizarme. Esto se va a dar de a pocos y mientras se vaya difundiendo más la película. Mi sueño es ser la primera actriz trans del Perú que trabaje en otros países. Además, ahora me estoy preparando para postular al LIF Week y, como soy modelo, mi objetivo es ser también la primera modelo trans del Perú de alta costura.

¿De qué manera deseas marcar un precedente con tu participación en la película?

Principalmente, quisiera que la gente pudiera identificarse con Barbie. Vean la humanidad que hay detrás de un estereotipo, es decir, que el espectador no vea a las chicas trans como un estereotipo o como un ser que no es humano. Luego, me gustaría que las chicas trans puedan darse cuenta, gracias a mi personaje y a mí, que hay la posibilidad de estudiar, desarrollarse y que puedan tener aspiraciones de vida que apunten a eso. Es un hecho la situación de marginalidad que viven muchas, de hecho, ello muchas veces las empuja a realizar trabajo sexual forzadamente. Esta es una problemática consecuencia de la discriminación que todas viven en su día a día. Me gustaría que ellas piensen que pueden salir de ese hoyo y desarrollarse de la manera en que ellas desean.

¿Cuáles son tus futuros proyectos?

Me estoy enfocando en el modelaje para poder postular a diferentes pasarelas. El próximo año vamos a grabar otra película con el mismo director. No te puedo decir aún el nombre (risas), pero es completamente diferente porque tiene otra temática. Y mi expectativa es esperar al estreno porque sé que si le va bien y se expande en más salas, van a empezar a haber llamadas de otros lados.

 

¡Atentos al estreno de la película!

  • Marina Kapoor M

    Si lindas palabras , pero recordemos q nosotras como transexuales no solo meresemos personajes de mujeres trans , como actrices merecemos personajes de acuerdo a nuestro talento ,poder interpretativo y poder de creación del personaje , por lo demás si tratamos de visibilizar a la comunidad , tanto en la actuación , canto que es mi rubro , y otros .