Editado por Verónica Huamán

Pensar en teatro es, muchas veces, no pensar en la impro. Fuera de los márgenes del teatro convencional nos encontramos con estas nuevas formas de hacer teatro, entre ellas, la impro. Pero, ¿qué es la impro? La improvisación teatral tiene sus orígenes como una técnica en la formación actoral, sin embargo, con el tiempo fue desarrollándose como su propia vertiente, con una serie de reglas y herramientas que ayudan a llevarla a escena. La documentación de la obra mediante el uso del libreto es lo que da la validez de lo que consideramos teatro. Esto no ocurre con la impro, su falta de libreto es lo que la valida en su forma.

En el Perú, uno de los grupos de improvisación más conocidos es La Sociedad de la Impro. Desde su fundación en el 2011, por parte de alumnos de la UPC, este grupo ha logrado consolidarse como uno de los más importantes en lo que artes escénicas respecta. Hay que tener en cuenta que este no es un simple elenco de actores, sino que, a su vez, es una escuela de formación actoral. Es por esto que quiero presentarles a una persona que puede ayudarnos a entender mejor esta movida.

Cuando conocí a Nicolle, ambas nos encontrábamos en el Taller de Entrenamiento para Postulantes del TUC en el verano de 2015. Ambas con las mismas expectativas y sueños respecto de incursionar en el mundo del teatro. Long story short, una de nosotras terminó estudiando Literatura y escribiendo para una revista de estudiantes; mientras que la otra siguió el camino inicial, sólo que con un ligero cambio, en vez de estudiar teatro, se unió a La Sociedad de la Impro.

¿Cómo conociste La Sociedad de la Impro?

Es algo largo porque la primera vez que escuché de ellos fue por Eduardo (un amigo en común de nosotras), y cuando estuve en la UPC pensé en unirme cuando aún eran el elenco de impro de la universidad, pero por cosas de la vida no se concluyó. Hasta hace algo más de un año encontré una foto de una clase abierta, asistí y ahí empezó todo.

¿Qué te llevó a unirte a La Sociedad de la Impro?

Los talleres. Empecé como alumna, terminé los niveles y me enamoré de la Impro así que no quería dejarla, por lo cual hice el casting y me uní al elenco en formación de La Sociedad. Además está el hecho de que siempre te hacen sentir como en una familia y recordarte que estás en un espacio seguro.

¿Cómo crees que la impro te ha ayudado?

La Impro me ha ayudado en mi vida diaria, a cómo desenvolverme con otras personas y a atreverme más a cosas que antes me costaba decidir; en pocas palabras, a vivir en el aquí y el ahora. Cuando recién empecé, era muy tímida y me costaba mucho relacionarme con otras personas (y no digo que ahora sea la persona más extrovertida del mundo o algo por el estilo) es un desarrollo diferente como persona que te brinda. Más confianza, más seguridad, más empatía y humanidad, por decirlo de alguna manera. Siento que es algo que me gusta ver cuando llegan nuevos alumnos: entran al taller con la consigna de ser más desenvueltos y ya, pero no saben en la locura que se están metiendo jaja. Es un proceso que realmente transforma y clase a clase uno puede notar el cambio, lo cual se me hace muy reconfortante porque ya estuve en su lugar.

¿Qué esperas de la impro a largo plazo?

Siento que es eso que quisiera que me acompañe por todo el camino posible, profesional y personalmente. Ya que la impro es jugar y sacamos ese niño que tenemos dentro (y solemos dejar de lado conforme vamos creciendo) y es algo que no quisiera volver a perder.

¿Cuál crees que es el lugar de la impro en la escena peruana?

La Impro, en Perú al menos, sigue en un proceso de desarrollo. No hay mucha consciencia de qué es la impro en nuestras sociedad. Me ha tocado momentos donde cuando decía “Hago Impro” creían que hablaba de rapear jaja. Sigue en un auge interesante y creo que está en cada improvisador brindarle el reconocimiento que se merece para que siga en subida y llegue el día donde no haya que explicar qué es.

¿Te consideras una actriz o una improvisadora? ¿Cuál crees que sea la diferencia, si es que las hay?

Me considero en formación de las dos. Más que buscar diferencias, siento que se complementan el uno al otro. En mi opinión, pienso que un actor que también sabe improvisar, tiene ese plus de jugar, de proponer y de pensar en el otro, cosas que nunca estarán de más. Al igual que el improvisador que tiene ese lado actoral, se verá (y será) más verosímil y estará en consciencia de lo que hace, tratando de darle más profundidad a los personajes que está creando. Al fin y al cabo, la impro es teatro pero sin guión.

¿Cómo te preparas para un show de impro? ¿Qué hay detrás de la puesta en escena? ¿Diferencias con una obra de teatro? ¿Coincidencias?

Solemos hacer juegos, para mantener la energía arriba y calentar mental y físicamente (yahondo, convergencia, entre otros pero estos son mis favoritos). En coincidencias encontraría que siempre hay que calentar la voz y el cuerpo antes de salir a escena, y el locón detrás en producción, ya que cuando haces teatro o impro independiente, sabemos que puede ser complicado así que todos hacemos TODO.

¿Tienes alguna recomendación final?

Yo recomendaría que cualquier persona, sea artista, ingeniero, abogado, etc. debería tomar al menos una vez un taller de impro. Hay un mundo que uno puede crear y no lo sabe, solo es desarrollar esa habilidad de jugar y descubrir, poco a poco.

El martes 12 de noviembre La Sociedad de la Impro presenta Sociedad TV en el Centro Español del Perú a las 7:30 PM. Entradas desde 20 soles en la página de Facebook de La Sociedad de la Impro o con los improvisadores.