Estas semanas estamos viviendo la algarabía de  la Copa Mundial de Fútbol y ahora más que nunca ya que nuestra selección clasificó luego de 36 años. Sin embargo, más allá de esto, las cifras de dinero que este mundial ha movido son gigantescas.

La situación aunque parezca obvia, al ser comparada con otros mundiales, resalta considerablemente por el manejo de cantidades mucho mayores, las cuales finalmente se ven reflejadas tanto en el bolsillo de las selecciones clasificadas como en la economía rusa y peruana.

A LAS SELECCIONES CLASIFICADAS

Según la Bussiness Insider, revista de negocios y finanzas americana, la FIFA desembolsó 791 millones de dólares entre las selecciones de fútbol, de los cuales, 400 millones fueron distribuidos en los 32 equipos participantes. Sin embargo, esta última repartición no es equitativa ya que depende del nivel de avance que las selecciones alcanzan dentro del torneo, tal como se señala en el siguiente cuadro:

El monto en dólares es por selección, por ejemplo, del 5º al 8º puesto las 4 selecciones se llevan, cada una, 16 millones de dólares.  Esto sin tener en cuenta que la FIFA otorga 2 millones de dólares a las selecciones sólo por el hecho de clasificar.

De esta manera, la suma de todos los montos es de 400 millones de dólares (mas de 10 veces lo que el Perú gasto en educación el 2016). Los 36 árbitros recibirán en honorarios 50 mil dólares, independientemente de la cantidad de partidos que arbitren.

Efectivamente, este es el mundial más caro que se ha celebrado ya que en los mundiales pasados el desembolso en premios era mucho menor. A continuación, un cuadro donde se observa la evolución de los premios económicos del Mundial.

Fuente: Business Insider – España

Como se puede observar, en España 82 el gasto fue de 20 millones de dólares, en cambio, ahora en Rusia es de 791 millones de dólares, es decir, casi un aumento en 4 mil por ciento (3855% para ser exactos). Por otro lado, la Federación de Fútbol embolsará casi 6400 millones de dólares en este evento, siendo la mayor parte de este dinero los derechos de transmisión y patrocinadores.

También, no sólo la FIFA se vió beneficiado sino también la economía rusa y por supuesto también nuestra economía.

AL PAÍS ANFITRIÓN – RUSIA

En general, el país anfitrión se ha beneficiado ya que el desarrollo del mundial contribuyó al crecimiento del 1% de su PBI. Este crecimiento fue significativo ya que se dió después de dos años de recesión (2016 y 2015).

El impacto en Rusia también se reflejó en el incremento de empleo ya que la demanda de bienes y servicios aumentó en gran parte debido a la llegada de extranjeros . También los micro empresarios y empresarios se vieron beneficiados ya que el precio de los productos subió en grandes porcentajes.

Por ejemplo, en el caso de los hoteles, sus precios aumentaron en casi un 5000% en promedio (Diario Gestión). Sin embargo, a pesar del buen impacto en su PBI, la inflación aún no está por debajo del 4% (meta del país ruso).(Cada país tiene un rango meta de inflación, por ejemplo en Perú este debe estar situado entre 1 y 3 por ciento).

EN PERU

No sólo el país ruso se ha visto beneficiado, también los demás países, especialmente los que clasificaron. Nuestro país en general, por más que no tuvo un impacto macroeconómico grande, obtuvo beneficios en distintos sectores, tales como el turismo y el comercio.

Los microempresarios y empresarios, debido a esta fiebre mundialista, apreciaron un aumento de los precios y la cantidad de los productos y servicios vendidos relacionados al mundial. Por ejemplo, para la compañía LG, sus ventas incrementaron en 289% sólo en Perú (fuente: Diario el Comercio).

El sector turismo percibió beneficios por las personas que visitaron Rusia ya que, según la Cámara Nacional de Turismo y el Ejecutivo, nos indican que el turismo emisor (las actividades que realiza una persona visitante fuera del país que se toma como referencia) creció en un 20%.

“Hay peruanos que, incluidos sus pasajes, han gastado hasta US$3.000, mientras que otros tranquilamente han gastado US$20.000” (Carlos Canales – Presidente de la Cámara Nacional de turismo)

Además, las entidades financieras como el BCP, ofertaron más las tarjetas con el rostro de Guerrero incentivando así a las personas a ser clientes de dicha entidad.

Como extra, la política logró crear una pequeña pausa a las tensiones que ocurría entre el Ejecutivo y el Legislativo. Es decir, el lado político también se benefició gracias al optimismo de los peruanos en este mundial.