Existen momentos en los que simplemente no nos sentimos inspirados, motivados o con ganas de lograr algo asombroso.

Esta falta de ganas muchas veces es culpa de nosotros mismos al no ponernos objetivos/metas.

¿Qué podemos hacer en estos casos?
Muy simple. En el artículo de hoy les traigo algunos consejos que pueden servirles para comenzar la semana, el mes o, por qué no, el día, muy motivados.

Hábitos que no puedes dejar de practicar.

(Hace unos días subí un artículo buenísimo de hábitos que pueden completar esta falta de inspiración)

Dividiremos estos consejos en dos artículos. De esta manera no sentirán una carga de querer hacer todo y al final no saber por cual empezar.

Recuerda que es importante ser constantes para que así tu cuerpo cree una rutina que te ayudará a sentirte tranquilo, relajado y siempre con una sonrisa.

1) Agua al despertar.

Tomar un gran vaso de agua al despertar es la respuesta a grandes problemas como:

-Cansancio
-Piel seca
-Dolor de cabeza
-Intoxicación
-Antojos innecesarios

Este consejo no solo es el más fácil y simple sino que hará que nuestros días sean maravillosos.
El agua por las mañanas nos ayuda a despertarnos de forma sana, con energía, nos libra de perezas y verán como el resto del día estaremos con un mejor humor.

 

2) Estírate.

Levantarnos de la cama sin estirar nuestros músculos produce que nos sintamos cansados, sin ganas siquiera de movernos.
Por ello, es importante crearnos una pequeña rutina de estiramientos.

¡Tranquilos! Con esto no digo que salgan a correr o vayan al gym; sin embargo, si podemos darnos entre tres y cinco minutos para movernos de un lado a otro, soltar las piernas, los brazos, mover las articulaciones como el cuello, hombros y rodillas.

Luego de esto notarás un gran cambio en tu humor y tus ganas de ser productivo.

3) Buen desayuno.

Muchas veces no le tomamos importancia, pero cometemos un grave error. El desayuno, muy a parte de ser la comida más importante del día, es la que nos define.

Oímos muchas recetas, muchos mitos y consejos de qué es lo ideal en un desayuno. Esto depende de ti y del estilo de vida que quieras llevar.

¿Quisieran un artículo totalmente referido a desayunos fáciles y sanos?

Lo que les puedo recomendar es que nunca se salteen esta comida. No importa que no sea contundente como piensas.

Otro consejo es que intentes en lo posible tomar el desayuno siempre entre cuarenta o máximo una hora después de que te despiertas. Nunca más. Pues nuestro cuerpo ya lo absorberá con las misma energías que cuando recién despierta.

4) No olvides de hacer lo que te apasiona.

Este consejo caerá diferente en cada persona.
Casi siempre queremos saturarnos con deberes que, a la larga, lo único que nos producen es estrés.

¿Cómo lo combatimos?
Dándonos un tiempo para realizar nuestras actividades o hobbies favoritos.
Ya sea escribir, dibujar, pintar o hasta escuchar música. No importa cuál sea tu mejor manera de estar en paz ¡HAZLA!

Es importante darle a eso un tiempo, no importa cuanto, para que no olvides en lo que eres bueno o lo que te trae calma.

Ve este consejo como un momento de relajo en tus días. Recuerda que no es bueno sobre saturarse al punto en que dejes de lado aquellos momentos que nos llevan de vida.

5) Comparte.

No todos somos iguales, y eso es lo que nos hace especiales. Por ello, siempre habrá algo que nosotros sabemos y los demás no. Viceversa también.

Ayuda siempre a quien lo necesita, ya sea un amigo o alguien que no conozcas.

Compartirles a los demás tus conocimientos no solo ayudará a otros sino que te ayudará a ti a saber cuánto sabes y cómo puedes aportar a la sociedad.

Genial ¿no crees?

Expande tu sabiduría. Motiva a los demás a hacer grandes cosas y ayúdales a lograr sus proyectos