Temeroso,

orbita un poco de alimento

dentro las fauces;

teme que hay tanta gente

y mucha hambre, hermano;

nunca el conocimiento

estremeció tanto,

pues se avanzó mucho

y se caminó poco, muy poco.

                                                         Pasados tiempos volverán,

                                                                nos veremos desnudos,

                                                                             como en el Edén,

                                                                después de la Manzana,

                                                        cuando la boca pida comer.

Entonces, cuando naden furibundos peces dentro la entraña,

no habrá más que un semejante

y, al apremio de la naturaleza,

penderá del cogote el pañuelo blanco,

volveremos hacia el prójimo, habremos de devorarlo,

la civilización hará que cojamos la mejor parte.

                                                                Así es el hambre, señor.

                                                                 Y, al acabarse la merienda de esta carne,

                                                                 nuestro cuerpo se encargará

                                                                de alimentarse de sí,

                                                                la boca reparará sobre uno,

                                                               irá hacia la quietud de los pies…

                                                               ¡voraz!

                                                               Pues así es el hambre, así.

Pero, ahora que estoy bien,

me llevo el último bocado

mientras tanto,

mientras pueda…

porque así es el hambre, así.