Desde sus obras de teatro “In the Heights” y “Hamilton” hasta su colaboración musical en “Moana” y “Mary Poppins Returns”, el compositor, músico, dramaturgo y actor estadounidense, Lin Manuel Miranda, ha logrado hacerse un lugar dentro del mundo del cine a sus 41 años. Su éxito radica tanto en su versatilidad musical como en sus personajes tridimensionales. Sin embargo, pretendo resaltar el rol que él está ocupando en las producciones en las que participa, cómo está haciendo eco en el cine y cómo se integra a esta nueva etapa de conciencia social, utilizando al séptimo arte como herramienta para expandir un mensaje importante.

Lin Manuel Miranda-Hunter College-Broadway-In The Heights-Hamilton-Musical

Lin Manuel Miranda en Hunter College

Todo empieza desde sus propias vivencias con su familia en Nueva York. Miranda, de ascendencia puertorriqueña, estuvo rodeado de la cultura latina y conoce la situación de los “dreamers” en Estados Unidos. Desde muy joven, se cuestionó la razón por la cual no se podía ver como latino en ninguna producción en el cine o en la televisión. Así, empieza una de sus más importantes motivaciones: la representación. Siendo un estudiante de Hunter College, Miranda ya desarrollaba los borradores de “In the Heights”, su primer musical, en la que el protagonista, Usnavi (nombre que proviene de US Navy), es un joven dominicano que radica en la Gran Manzana y sueña con volver a su tierra. A él, se suman sus amigos y vecinos provenientes de diferentes partes de Latinoamérica. La película se enfoca en las comunidades enclaves de dominicanos, puertorriqueños, mexicanos y cubanos en el barrio de Washington Heights. Todos comparten las mismas peripecias como inmigrantes o hijos de inmigrantes, así como el amor y la nostalgia a sus naciones. Más cercano a la realidad, imposible. Inicialmente, la obra de teatro se presentó por primera vez en el 2008 en Broadway, pero su vigencia permitió que fuera adaptada como película y estrenada en el mes de junio de este año. Se convirtió en tendencia en redes sociales como Tik-Tok y obtuvo críticas mayormente positivas tanto del público como de los especialistas.

La música es el elemento principal de la película pues guían las escenas a momentos llenos de dinamismo, emoción y diversión, en los que desearás ser parte mientras más avancen los minutos. Se pueden escuchar canciones de diversos ritmos latinos y caribeños como la salsa, el merengue y las baladas. Sus letras muestran la lucha de la diáspora latina junto a sus sueños, creencias y frustraciones. Resalto una de las escenas que se volvió viral: Carla, una de los personajes, resalta que ella es “chile-domini-curican” por sus padres pero que nació en Queens. Una frase que resume el orgullo hacia sus raíces. La dirección de arte tuvo un rol fundamental a través de pequeños detalles que enfatizan aún más las líricas y el espacio en el que se desarrollan los eventos. Los actores son todos latinos, en su mayoría, o de ascendencia latina poco conocidos en el medio. Una decisión que considero fue clave para sentir una mayor empatía con ellos. Miranda aclaró que, además, fue necesario realizar pequeñas modificaciones para que se pudiera adaptar aún mejor a la actualidad como el cambio de ciertas líneas en las canciones, un mayor desarrollo de los personajes, inclusión de una pareja de la comunidad LGTBIQ y la manifestación del racismo como uno de los temas centrales. Logrando, de esta manera, reproducir de forma acaramelada pero efectiva el espíritu de la cultura latina sin caer en estereotipos.

En el año 2020, fue incluida en la plataforma de streaming de Disney, la película más notoria de Lin-Manuel: “Hamilton”. La obra con la que muchos, incluyéndome, conocimos al compositor. Consiste en la filmación de la presentación en vivo de la pieza teatral con el elenco original. Su debut en Broadway, seis años atrás, fue un fenómeno socio-cultural debido a su importancia histórica y su carácter revolucionario. El musical se encarga de relatar la vida de uno de los padres de la independencia de Estados Unidos, Alexander Hamilton. Él, al igual que muchos inmigrantes, tiene un origen humilde en una isla del Caribe y llegó a Nueva York con la intención de dejar su legado en la historia. Por esta razón, Miranda eligió contar su historia en lo que él definió como “una unión entre el pasado y el presente del país”. Concepto base que determina toda la obra. El hip-hop, rap y jazz musicalizan cada momento triste, alegre y tenso con maestría. Además, es un recurso que nos da pistas sobre cómo los personajes observan el mundo. Hamilton rapea en casi la totalidad de sus intervenciones, demostrando que no piensa detenerse hasta estar satisfied sobre su vida personal y política. Estilo que comparte con sus compañeros de guerra y con Angelica, pero que contrasta con su esposa, Eliza, quien canta con dulzura.

Hamilton-pelicula-disney-Schuyler sisters-Broadway-Lin Manuel Miranda-EEUU-Nueva York

Las Hermanas Schuyler

En lo que respecta a aspectos técnicos, me encontraba un poco escéptica sobre qué tan efectiva podría ser la película; sin embargo, logra su cometido pues la dirección de cámara está planteada para llevarla a la pantalla grande y no exclusivamente como una obra teatral. Los movimientos de cámara agregan intensidad a los momentos significativos y resaltan la importancia de la puesta en escena como otro recurso dramático. Al igual que con su primer musical, Miranda mantiene su compromiso con la presencia de una gran variedad de etnias representando roles tan importantes como George Washington, el Marqués de La Fayette o Aaron Burr. Esta decisión podría ser interpretada como una licencia creativa o falta de exactitud en la historia, pero reconocer la intencionalidad detrás de esta elección eleva su obra aún más.

La Sirenita-The Little Mermaid-Halle Bailey-Lin Manuel Miranda-Disney-Ariel-Eric-Disney-Animación-Musical

Arte por Nilah Magruder

El éxito que ha acumulado, especialmente desde “Hamiton”, le permite seguir creciendo e involucrarse en otros proyectos como el próximo live-action de Disney, “La sirenita”. Uno de los más esperados y discutidos por los fans de la versión animada del año 1989. La elección de la cantante Halle Bailey, miembro del dúo Chloe X Halle, muestra la intención de lograr que las mujeres afro-americanas puedan verse a sí mismas en roles protagónicos de estas historias fantásticas, de las cuales han sido excluidas a lo largo del tiempo. Cabe aclarar que no es la primera vez que un personaje blanco canónicamente es representado por un actor afro-americano (Nick Fury, interpretado por Samuel L. Jackson, del Universo Cinematográfico de Marvel, por ejemplo). Pero, la influencia de Miranda está determinando la forma en la que los productores deben involucrarse con las historias que traen a las pantallas. El compositor se considera a sí mismo como alguien que sigue aprendiendo en medio de sus errores, específicamente luego de las severas críticas que recibió debido a la ausencia de actores afro-latinos como personajes principales en “In The Heights” y por el color-blind casting realizado en “Hamilton”.

El arte, ya sea en la forma en la que se presente, responde a los eventos que ocurren en una sociedad o a las tendencias mundiales. La inclusión es uno de los temas más controversiales dentro de la industria cinematográfica después de que una serie de películas fallaran en el intento de mostrar la diversidad cultural o de abordar ciertas problemáticas que nos afectan. Lin-Manuel Miranda tomó la responsabilidad de representar no solo historias sino ser un espejo de un mundo diverso que necesita desarrollar empatía. Un mensaje que se adapta a cada rincón del mundo.