En los últimos años, el término startup ha comenzado a tomar importancia en el mundo empresarial. Y es que no todo el mundo tiene la oportunidad de trabajar en las grandes empresas ni contar con un gran capital para iniciar un negocio, por lo que las startups se perfilan como una buena opción para aquellas personas.

Pero, ¿qué es una startup?

Una startup es un tipo de negocio en fase inicial de formación, que desarrolla productos o servicios ligados a la innovación y a la tecnología, y tiene proyectado un crecimiento escalonado. Es decir, se espera que crezca a un ritmo más acelerado que las empresas convencionales y que obtenga ganancias que aumenten exponencialmente aun cuando opere con costos mínimos y con un capital inicial mucho más bajo que el de otras empresas. Esto se debe a que las startups están relacionadas al mundo tecnológico, por lo que tienen asociados unos costes de desarrollo menores que empresas de otros ámbitos. Por ello, la financiación para poner en marcha estos proyectos es inferior, lo que facilita su crecimiento en el mediano y largo plazo.

Una de las características de las startups —y la razón por la cual son tan importantes hoy en día— es porque facilitan la realización de actividades cotidianas, con el objetivo de que el cliente tenga una experiencia de uso simple y sencilla. Sus productos o servicios buscan innovar y desarrollar nuevas tecnologías que cubran las necesidades insatisfechas de personas dispuestas a pagar por ello. Por otro lado, el diseño y comercialización de estas empresas están completamente orientados al cliente, por lo que mantienen una comunicación continua y abierta con ellos.

La gran mayoría de startups no se sirven de financiamiento tradicional, como el proveniente de créditos bancarios, sino que recurren a los fondos aportados por inversores a cambio de un porcentaje de acciones de la empresa. Importantes plataformas sociales como Facebook y Twitter, por citar algunos ejemplos, empezaron como startups y lograron posicionarse en el mercado a nivel mundial, y hoy en día cuentan con millonarias ganancias y miles de trabajadores en sus oficinas.

En la actualidad, cada vez más personas apuestan por este nuevo tipo de negocio. En nuestro país, Start Up Perú es una de las iniciativas del Estado que tiene por objetivo formentar el surgimiento y consolidación de nuevas startups. Además, en el caso de que tengas una idea de negocio y no cuentes con los fondos suficientes para llevarla a cabo, Start Up Perú presenta un conjunto de concursos y líneas de financiamiento para emprendedores.

A nivel de nuestra universidad, se encuentra el Centro de Innovación y Desarrollo Emprendedor (CIDE), el cual brinda tanto talleres como charlas y asesorías para desarrollar tu idea de proyecto y consolidarla. Como señala Gwendolyn Sánchez, coordinadora del Sistema de Incubación de Empresas (SIE) del CIDE-PUCP, “si tienes una idea dándote vueltas en la cabeza, anótala. Empieza a plasmarla en palabras, escribe qué harías, qué necesitarías y qué esperas de este negocio. Luego te corresponde investigar qué otras experiencias relacionadas se han hecho y si necesitas ayuda, puedes acudir a una incubadora para ordenar tus ideas.” Así, siguiendo todo un proceso y con la asesoría adecuada, podrás consolidar tu pequeña empresa en el mercado.

Aunque suene algo complicado abrir una empresa, lo cierto es que resulta más sencillo de lo que parece. Gracias al apoyo de convocatorias hechas por distintos concursos, o de entidades como la PUCP, alumnos han logrado llevar a la realidad ideas innovadoras. Un ejemplo es Pick app, una startup creada por Marita Ibañez, egresada de la facultad de Arte, y Félix Ipanaqué. Este proyecto consiste en aprovechar el desplazamiento usual de las personas, así como su capacidad de carga, para realizar envíos de carga exprés sin costo extra para ninguna de las partes involucradas en la transacción. Con esta aplicación, ganaron la segunda generación del concurso Start Up Perú 2015,  haciéndose acreedores de 50 mil soles para llevar a cabo dicho proyecto.

Numerosas startups peruanas han logrado desarrollarse con éxito. Cinepapaya, por ejemplo, es una aplicación que permite a sus usuarios conocer la cartelera de los cines de todo el país y comprar entradas sin tener que realizar tediosas colas. TuRuta, por otro lado, te indica qué micros y combis debes tomar para llegar a algún lugar y no perderte. Estos son solo algunos ejemplos de empresas que comenzaron como ideas y terminaron consolidándose y percibiendo cuantiosas ganancias.

Lo cierto es que no importa qué carrera estudies o cuánto dinero tengas para invertir, sólo se necesita una buena idea para iniciar. Asimismo, cada vez es más fácil hacer negocios con las nuevas tecnologías que tenemos a nuestra disposición, por lo que crear una startup y tener éxito está al alcance de todos. Tal vez esta es la razón por la cual el mundo de las startups sigue creciendo de manera imparable, así que seguramente veremos más de ellas en los próximos años.