Resultado de imagen para nosferatu GIFEs innegable que el cine de terror es uno de los géneros cinematográficos con mayor cantidad de seguidores a nivel mundial. Incluso, este ha logrado traspasar a la literatura de manera casi exitosa en muchos casos. La exploración del género data de los inicios del cine con “Nosferatu” o “Das Kabinett des Dr. Caligari” (El Gabinete del Dr. Caligari). A través de los años, este género ha ido evolucionando formando subgéneros que califican los filmes a partir de la violencia que presentan, el esqueleto argumentativo o el tipo de villano (monstruo, asesino, etc). De esta manera, han sido producidas grandes obras como “The Exorcist”, “Rosemary’s Baby”, “Psycho”, “The Shining”, entre otras.

Sin embargo, no todo es bueno ya que cada vez se hace más difícil encontrar cintas que impacten de manera memorable. Si bien se han realizado diversas cintas con el afán de alcanzar el tan ansiado reconocimiento, estas no terminan por convencer completamente tanto a la crítica como al público en general. Pero no todo está perdido: de vez en cuando aparecen mentes iluminadas que logran darle un nuevo impulso de creatividad al terror cinematográfico. Estos nuevos aires se caracterizan entre otras cualidades por contrastar en muchos sentidos con el mercado convencional del terror. El público está acostumbrado a la violencia extrema o a los Jump Scares (cuando algo sale de la nada en la pantalla) que si bien, no son malos, su abuso puede llevar a mermar el nivel de la cinta.

He aquí algunas ideas para entender las dinámicas que ciertas cintas tratan de rescatar de los clásicos del cine:

Lo ominoso como base del terror

Para esto es inevitable referirnos a la definición desarrollada por Freud sobre lo ominoso. En pocas palabras, implica que una persona se encuentre con algo peculiar dentro de lo familiar lo que llevará posteriormente a generar un sentimiento de extrañeza e incomodidad, y en consecuencia, de horror. En el cine de terror, esto sirve para ir preparando el ambiente para el clímax final. El uso puede variar según le convenga a la trama; puede ir desde el comportamiento inusual de un personaje, la breve aparición de un espectro o  la incursión en un ambiente hostil. La idea es transmitir la idea de que algo no anda muy bien.

Tomemos de ejemplo dos cintas: Primero, en “The Shining” el ambiente del Overlook se presenta como cualquier otroImagen relacionada hotel que hayamos conocido. Sin embargo, dos factores van alterando la imagen que el espectador ha construido del lugar: la música y las visiones sobrenaturales del lugar que le dan al espectador un desconcierto que va derivando en terror a medida que pasa el tiempo. Este recurso es muy habitual y es uno de los más respetados del medio. Para lograr el mayor impacto su utilización debe ser de forma sutil. En este punto, Kubrick sabe cómo ir desvaneciendo el espejismo hasta el momento en donde todo el caos que el hotel esconde se abre paso para atormentar  a los personajes.

Segundo, tenemos el filme “The Witch”. En este caso, el ambiente agreste del bosque es el principal motivador de lo ominoso. Tenemos una familia que se adentra en un nuevo lugar saliendo de su zona de confort, a un mundo solitario y salvaje. En este caso, la cinta nos va adentrando en lo desconocido de la naturaleza. El uso de animales, que por tradición folclórica han sido asociados a los ritos satánicos, es un recurso que la cinta utiliza para provocar una sensación de incomodidad al espectador. A ello se suma el ambiente para generar una atmósfera de maldad sobrenatural. Así también, el uso de la primera incursión de la bruja sirve para que la idealización natural quede rota, predisponiendo al espectador a sospechar de hasta la sombra de los personajes.