¡Y se acabaron los finales, gente! Eso quiere decir que regresaron esos días de darse un tiempo para realizar los pendientes, de reposar esos huesos que no conocieron de cama y ocio, de sentirse satisfecho con el esfuerzo que implicó el trabajo y la lectura, o de recordar la importancia de no procrastinar para el siguiente ciclo. Cada uno tiene su lista: desde terminar aquella serie hasta cumplir con alguna meta personal.

En mi caso, empecé con un par de días caseros. Estar en casa más tiempo que en la universidad significa reconectarse de nuevo con aquellos objetos y sucesos dentro del hogar. Fue así, revisando y medio ordenando el escritorio de mi madre, que encontré un volante. Me dispuse a ojearlo y, pues, me di cuenta que tenía dos líneas en cruz para rasgar y dividir. No soy muy fan del uso de cupones, pero cuando pasas seguido cerca a un centro comercial los recibes casi por inercia. “Green Station” se leía en letras verdes que resaltaban en un luminoso fondo blanco que mostraba imágenes coloridas de ensaladas y un envase de jugo.

Es curioso ver productos como estos en formatos donde acostumbras a ver pizzas, hamburguesas y demás alimentos rápidos en combo. Tenía que investigar al respecto.

Facebook me sirvió de guía, y a partir de una visita a la página del negocio es que les comparto una idea de la propuesta.

Green Station es una estación de comida saludable en formato de fastfood que te permite crear tu propia ensalada tanto de verduras como de frutas. Primero agregas “topping” que vienen a ser diferentes verduras de tu selección (18 opciones para escoger). Luego escoges tus “proteínas” que pueden ser pequeños trocitos de jamón, pollo, entre otros de tu selección. Para finalizar, agregas complementos y salsas como nueces variadas, aliño y aceite de oliva.

La publicidad de Green Station sugiere que cambiemos nuestros clásicos fastfood y nos unamos a una alimentación que también podemos encontrar en espacio públicos y comerciales -que suele ser el hogar de estos restaurantes de comida no saludable-.

Actualmente es un negocio en crecimiento pues sólo cuenta con dos locales. Los puedes encontrar en el Metro de Canadá y en el Wong de Ate.

Cuando me fijé en la fecha de mis cupones lamentablemente estos ya habían expirado, pero eso no me quita las ganas de probar estar propuesta que se presenta bastante atractiva. Así que me dispongo a tomarme un tiempo y descubrir si vale apostar por esta estación verde. Dejo su red social para que puedan darle “MeGusta” y revisar el concepto.

Conmigo es hasta la próxima edición. Sáquenle el jugo a las vacaciones y acompáñelo con uno de naranja. ¡Nos vemos!