Hola, para comenzar esta introducción, solamente soltaré la siguiente oración: No me gusta el fútbol. Juego mal en las canchas con mis amigos y en los vídeo juegos solo gano porque lo selecciono en modo principiante. Con dos piernas izquierdas con calambre siendo diestro. En resumen, soy malo en el fútbol de todas las maneras posibles. Aparte, otra razón es que el fútbol siento que no me atrae para verlo todos lo días, solo lo hago cuando alguien lo pone en el televisor de su casa, restaurante u otro lugar.

Para este poema, me he adentrado en los confines “futbolísticos” de YouTube y Wikipedia, y todo ello me llevó a la única selección que me atrajo por varias razones: la selección japonesa de fútbol. Estos jóvenes asiáticos y algunas generaciones anteriores son muy buenos en el juego, hasta son considerados los mejores del continente oriental. Mis razones, aparte de la anterior, son sus modos de jugar (el juego aéreo y sus certeros goles, para ejemplificar) y claro, su mascota .

Sin aburrirlos más, he aquí unos haikus unidos para formar un poema más largo.

II

Águilas sabias

entran al área, listas

para golear.

 

Desde lo lejos,

los samuráis azules

vienen a ganar.

 

Una derrota

no va a opacarlos:

Los hará fuertes.

pikachu japon