joaquin_ramirez_keiko_fujimori-Noticia-768334

Joaquín Ramírez y Keiko Fujimori

Durante el intenso debate presidencial del pasado domingo, entre Pedro Pablo Kuczynski y Keiko Fujimori, el candidato de “Peruanos Por el Kambio” acusó a la candidata Fujimori de ser cómplice en delitos de lavado de activos cometidos por el ex secretario general de Fuerza Popular, Joaquín Ramírez. Más allá de quién fue el ganador del debate presidencial o la historia de la polémica frase de “Tú no has cambiado pelona” proveniente de la décima de Nicomedes Santa Cruz, el candidato Kuczynski se refiere a la gravísima acusación iniciada por la DEA (Administración para el Control de Drogas) donde se involucra a la señora Fujimori como cómplice de ese grave delito.

La investigación sale a la vista del público cuando el domingo 15 de Mayo, el noticiero semanal, Cuarto Poder, con la colaboración de Univisión, la cadena española más importante de los Estados Unidos, difunden una entrevista hecha a Jesús Vásquez, piloto y colaborador de la DEA, donde señala la existencia de una grabación a una conversación entre él y el parlamentario y secretario general en aquel momento de Fuerza Popular, Joaquín Ramírez.

Cuenta haber lavado 15 millones de dólares, brindados por la lideresa de su partido, Keiko Fujimori, a través de una cadena de grifos para la campaña presidencial del 2011. Esta investigación iniciada por la DEA no es poca cosa o algo que se puede dejar pasar por alto; la DEA es la agencia del departamento de justicia estadounidense dedicado al contrabando y consumo de drogas en el país y a nivel internacional.

Esta agencia ha investigado al “Chapo” Guzmán y otros capos de la droga en el continente, pasando por el ex asesor presidencial de Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos. Por eso mismo, esta investigación debe ser tomada con la máxima seriedad e importancia que se merece, mucho más si es que el tal Ramírez resulta ser uno de los financistas más importantes del partido político que lucha por la presidencia de la República.

La primera en responder a esta controversial noticia fue la candidata a la presidencia Keiko Fujimori, en una entrevista con “Cuarto Poder”, en la cual rechaza tajantemente todo lo dicho acerca de su persona y que jamás permitiría que se lave dinero en su partido y mucho menos ha entregado dinero a Ramírez… Por otro lado por cambiar el enfoque del diálogo, señala que todo esto ha sido origen de una guerra sucia por parte del señor Kuczynski, “¡solo quedan 3 semanas para las elecciones y la campaña electoral está yendo a los niveles más bajos!” “Han afectado hasta a mis hijas y porque creen que soy mujer me van dañar también!”, pronunció la candidata al noticiero Cuarto Poder.
Principalmente, el candidato de Peruanos Por el Kambio no tiene nada que hacer ahí, él no realizó ni la entrevista a Vásquez ni difundió la nota especial de investigación de la DEA. Aparte, de manera innecesaria hace mención del tema de la falta de igualdad de género en el país, lo cual no es nada determinante para este tipo de investigaciones relacionadas a la corrupción.  Y para mejorar todo lo sucedido,  al terminar la entrevista en el programa del canal 4, decide de forma imprudente cortarles el teléfono a los entrevistadores; si bien no es contado como un delito pero ¿así se comportará nuestra supuesta electa presidenta, la que representaría a toda la población peruana?

a-142287mp4_142288

Jesús Vásquez, ayudante de la DEA

¡¡El domingo siguiente, ahora con una entrevista al principal investigado Joaquín Ramírez, declaró que todo era un reportaje falso!! Admitió que conoció al ex piloto Jesús Vásquez porque buscaba el asesoramiento de un experto para la compra de aviones, cuando vivía en Estados Unidos. Pero señaló que Vásquez le quiso cobrar 200 mil dólares por no haberle pagado la asesoría y que por eso mismo está contra él. Además declaró que al día siguiente tomaría sanciones penales contra el ayudante de la DEA.                                                                                                                   Lo más curioso con Ramírez fue que vivía en Estados Unidos en un edifico del centro de Miami, donde el departamento tiene una valorización de 2 millones de dólares, con asesor, mozos privados y toda la vista al mar. Sonará grandioso, pero eso no puede cubrir el sueldo de ningún parlamentario peruano, y siendo un congresista es asombroso que tenga esa propiedad; y justo de pura casualidad, se supo  el edificio no estaba ni declarado en la hoja de vida del Congreso.

Ramírez señaló que no pudo declararlo porque el formato que el Congreso le daba no se lo permitía, “no había un lugar donde ponerlo”. Además dijo haber hecho su fortuna desde abajo, siendo microbusero y estudiando luego en La Cantuta. “Para algunos, los cholos con plata solo pueden ser narcotraficantes o corruptos. ¡No permitiré que se manche mi honor!” Él asegura que todo es un movimiento social contra Fujimori porque hay gente que quiere impedir que sea la primera Presidenta del Perú.

Si bien es cierto aún persisten las estigmatizaciones por los diferentes sectores sociales, es completamente imposible que te olvides de declarar tu propia casa en Miami de un costo de 2 millones de dólares y otros departamentos valorizados en un aproximado de medio millón de dólares. No basta con decir que fue por la gracia de tu propio esfuerzo y negocios, ya que es un derecho pleno de la sociedad conocer de forma transparente a nuestros “ilustres” representantes políticos.

Todo empeora el domingo 22 de Mayo en el programa “Las Cosas como son” transmitido por el Canal 5 – Panamericana Televisión, cuando los productores deciden difundir un nuevo audio en el que Jesús Vásquez, el mismo colaborador con la DEA, desmiente su denuncia iniciada con Cuarto Poder y Univisión que involucraban a Ramírez en el lavado de activos con la complicidad de Keiko. ¿Pero, esto será posible? ¿Hacer semejante declaración que puede cambiar el voto de las elecciones presidenciales  con el destino del Perú y de repente cambiar de opinión en menos de una semana?

Este audio hizo estallar los comentarios sobre la misma transparencia de América Televisión creando la imagen de que Jesús Vásquez era un completo farsante. Cuarto Poder y América TV sometieron a un análisis el audio escuchado en el programa “Las cosas como son” con el experto en criminalística y música forense, Pedro Infante. Este último afirma que el audio estaba totalmente editado, lo cual genera una incógnita mucho más importante ¿Quién editó el audio? ¿Acaso el fujimorismo compra medios de comunicación de nuevo? Y es a los pocos días que apareció la persona indicada para estas respuestas, Mayra Albán, integrante del programa del Canal 5. Ella misma declara que se le entregaron dos USB para ponerlos en la programación y si bien se los entrego Pedro Arbulú, productor de Panamericana Televisión, ella pudo identificar en uno de los USB algunos correos de José Chlimper. ¿Quién es? El candidato a la vicepresidencia y actual secretario general de Fuerza Popular. Albán afirma que había un vídeo original, con 30 segundos de más donde Jesús Vásquez confirmaba que sí era verdad lo grabado a Ramírez, pero fue el otro audio manipulado en información elegido para el programa.

147150

José Chlimper , candidato a la vicepresidencia por Fuerza Popular

Cuando le preguntaron al candidato a la vicepresidencia de Keiko Fujimori si había entregado el audio manipulado, él responde admitiendo que entregó un solo USB a los directivos de Panamericana Televisión, pero que no necesariamente tenía que ver con los audios involucrados a Ramírez y que desconoce todo tipo de edición presentada en el Canal 5. “Nunca he tenido contacto con periodistas del programa “Las Cosa como son” “, señalo Chlimper a El Comercio.

¿Pero sinceramente, esto es realmente posible?, a una semana de las elecciones presidenciales, donde el mínimo error puede ocasionar tu propia derrota, el secretario general del partido no le presta importancia al momento más crítico de su partido y mucho menos se interesa por una investigación de la DEA sobre un caso de corrupción de uno de los miembros donde es posible demostrarse la complicidad de su candidata presidencial. ¿Fuerza Popular cree que a todos nos engaña o las elecciones ya están aseguradas?  Porque si esto sucediera con un individuo de los partidos de Frente Amplio, Acción Popular o Todos por el Perú, se armaría la catástrofe nacional y sería imperdonable que alguien así se encuentre como representante político.

Gran parte de la sociedad intuía que era la oportunidad de PPK para acortar su distancia electoral con Keiko, pero de forma sorprendente, en la peor semana de noticias para el partido fujimorista, no tuvo ninguna consecuencia grave, y al contrario Fujimori alargó hasta un 52%  su intención de voto, contra el 47.2%  de Kuczynski. En la semana en que Joaquín Ramírez, miembro y financiador de Fuerza Popular, recibe una denuncia de uno de los organismos anticorrupción más importantes de todo el mundo, Fujimori pasa hasta el margen de error de las encuestas.

Como una bola de nieve, el caso sigue en curso y viene arrastrando todo lo sucedido en estos meses. La primera “victima “de la investigación es Pedro Arbulú, directo de Panamericana Televisión que renunció este sábado, además de la suspensión del programa “Las cosas como son”, tras el sacándolo que desencadenaron los audio editados que entregó José Chlimper por desmentir acusaciones de Jesús Vásquez y cuestionar una investigación de la mismísima DEA.

Que un parlamentario esté investigado por la máxima autoridad antinarcóticos de Estados Unidos y adicionalmente por el propio Ministerio Público del Perú es un hecho tremendamente grave para la nación en su conjunto, ya que aparte de darnos una imagen más desastrosa por los inmensos casos de corrupción que se han vivido en el país, el sujeto acusado financia al partido que obtiene más intención de votos en esta segunda vuelta, generando un ambiente en que hasta la misma democracia y transparencia estatal se pone en riesgo completo.

Si alguna lección podemos sacar de este delicado asunto es que algo muy grave está ocurriendo con el sistema político peruano, que lo está colocando como un espacio en el que el crimen organizado y diversos poderes fácticos han decidido utilizar la política como lugar de desarrollo y lamentablemente, las organizaciones políticas no están haciendo nada para frenar ese avance. Muy por el contrario incluso podríamos decir que actúan con complicidad. Algo tenemos que hacer.