Las clases apenas empiezan.  ¿Cómo se sienten en este nuevo ciclo?

Asistir a clases por primera vez puede convertirse en una aventura, y llegar al salón es la primera etapa de la travesía. Si eres cachimbo, no tengas vergüenza de preguntarle al sheriff la ubicación de tu salón. Creéme, es mejor que estar parada/o en la rotonda con la boca abierta. No te aconsejo que preguntes a otros compañeros, podrían trollearte y terminarás caminando por Ingeniería por pasarte de ingenuo.

 alicewonderland4

Una vez en el salón, probablemente escaneaste rápidamente a tus nuevos compañeros. Buscaste entre tantos rostros (con cara de sueño probablemente) y quién sabe, te sorprendiste gratamente de ver a ciertos conocidos. Puedes respirar aliviado, ya que no estarás forever alone en los trabajos grupales. Incluso puede que encuentres a tu nuevo crush sentado a tu lado. ¿Te animarás a hablarle? Tienes cinco meses para averiguarlo.

Minutos después llega el profe. Tal vez pensabas que era hombre y llega una profesora, o a la inversa (me ha pasado). En la primera clase podemos darnos una idea de cómo será el ciclo. El profesor puede ser chévere y relajado, o tal vez anuncie que no dará break jamás. Solo queda suspirar y buscar motivación de donde sea para pasar bien los cursos, sin importar la simpatía (o la falta de ella) del profesor. Recuerda que lo importante es aprender.

Cuando asistí el lunes a mi primera clase del ciclo, debo reconocer que no me sentía muy alentada. En las redes sociales no me recomendaron mucho al profesor con el cual me matrículé. Sin embargo, debo admitir que la clase fue bastante amena y dinámica. Nada que ver con lo que me dijeron, pues así a veces nos podemos sorprender.

Mi primer día de clases acabó a las diez de la noche, pero la pasé bien. Comprar mi cuaderno anillado, reencontrarme con mis compañeros, conocer a mis nuevos profesores, simplemente pasear por el tontódromo y sentirme como en casa.

Por supuesto, ahora que ya han pasado unos cuantos días la lista de lecturas ya empezó a crecer y de golpe debemos regresar a la realidad. Espero que no sufran mucho en las interminables colas de Stansa. Las primeras semanas suelen ser las más congestionadas. Luego de seis ciclos en PUCP he aprendido la elección y ahora solo voy en las noches. Así me ahorro tiempo y stress.

 Les deseo un buen inicio de ciclo y mucha suerte en sus clases. Compartan algún anécdota de primer día de clases en la PUCP en los comentarios, si alguna vez se perdieron en el campus (no mientan, a todos nos ha pasado) o cuando le preguntaron rochosamente a alguien cómo se compraba el básico (me pasó también)

¡Hasta la próxima crónica!