Escrito por Vanessa Del Río – Área de Diseño de Letras al Mango

Eran las 10 am, tenía mis entradas listas. Me faltaba cambiar euros pero no había problema. Desde finales de febrero, hasta antes de comenzar clases, estuve viviendo por 20 días en la casa de los padres de mi pareja, en la frontera entre Schlewig-Holstein y Hamburgo, Alemania. Sin embargo, desde antes de llegar ya habíamos planeado nuestra excursión principal: Köln -también conocido como Colonia- sería nuestro destino. ¿Por qué? Resulta que la primera gira europea, después de la gira de reencuentro, de Fall Out Boy incluía una tocada en un pequeño local de Colonia, el Palladium Köln, donde nuestro objetivo desde el primer momento estuvo claro: teníamos que entrevistar a Patrick Stump, Pete Wentz, Joe Trohman y Andy Hurley.

Primero debíamos llegar al lugar del concierto. Hamburgo se encuentra a 427 kilómetros por carretera de Colonia, por lo que tuvimos que  tomar el tren para llegar. Salimos de Hamburgo a la 1:45 y durante 4 horas observé mientras pasábamos por Bremen, Münster, Dortmund y Düsseldorf, hasta que por fin llegamos a Colonia.

fob4

Palladium es un local que se encuentra en un área rodeada de bares pero tranquila. La gente estaba ya adentro para cuando llegamos, a las 9 de la noche, pues demoramos porque cenando algo ligero antes de el gran concierto. Cuando entramos, el lugar tenía un cierto parecido al Centro de Convenciones Scencia de la Molina. El área del concierto estaba a la derecha de la entrada, mientras que al otro lado se vendía merchandising, tragos y piqueos. El local no estaba reventando, un cuarto de los asistentes estaban tomando tragos, comprando, en el baño, o simplemente no en el área del concierto. Claro que Fall Out Boy aún no llegaba, aunque sí sus teloneros, The Pretty Reckless, con su líder y vocalista Taylor Momsen.

Buscar un espacio libre donde poder ver a las bandas en todo su esplendor fue un problema, considerando mi talla promedio -y la talla alta de los alemanes-, por lo que tuvimos que subir a los balcones del segundo piso para poder ver a la banda. ¡Cómo valió la pena! La vista era increíble, apreciaba mejor los efectos de luces, incluso vivía los pogos sin tener que estar entre ellos. Entonces entraron, encapuchados como ladrones, cantando “Phoenix”, canción de uno de sus últimos álbumes titulado “Save Rock & Roll”. Durante todo momento, Patrick Stump fue el que se dirigió a la audiencia, hablando en inglés acerca de lo feliz que estaba, la emoción de tocar ante personas de todo el mundo y ver banderas de tantos países y en qué canciones quería que lo siguiéramos. Sin embargo, el resto de la banda hablaba también con todo el espectáculo que hacían; cada salto, cada grito, cada solo era una forma de dirigirse a la audiencia y decir “seguimos teniendo energía para más”.

El setlist fue el siguiente:fob2

  1. The Phoenix
  2. I Slept with Someone in Fall Out Boy and All I Got Was This Stupid Song Written About Me
  3. A Little Less Sixteen Candles, a Little More “Touch Me”
  4. This Ain’t a Scene, It’s an Arms Race
  5. Alone Together
  6. Solo de guitarra de Joe
  7. Thriller
  8. Where Did the Party Go
  9. Sugar, We’re Goin Down
  10. Beat It (cover de Michael Jackson)
  11. Young Volcanoes
  12. I’m Like a Lawyer with the Way I’m Always Trying to Get You Off (Me & You)
  13. Grand Theft Autumn/Where Is Your Boy
  14. Solo de batería de Andy
  15. Dance, Dance
  16. Just One Yesterday
  17. I Don’t Care
  18. My Songs Know What You Did in the Dark (Light ‘Em Up)
  19. Save Rock and Roll
  20. Thnks fr th Mmrs
  21. Saturday

Y después de “Saturday”, la audiencia estaba como loca, ya habíamos prendido todos nuestros celulares, cámaras y encendedores durante” Light’Em up” -y no los apagábamos desde entonces-. Cuando el escenario oscureció, llamamos a la banda para que vuelva, parecía muy seguro que volverían.

Sin embargo, no volvieron. Estábamos decepcionados, parecía que vendrían en cualquier momento a cantar y a reírse porque creímos que ya se habían ido, pero no pasó. Aún así, la decepción era poca en comparación al gran concierto que fue.

fob3Después de recuperarnos del shock ante su salida, en general toda la audiencia -como una estampida- salimos corriendo al baño, al guardarropa y a la tienda de artículos oficiales. Yo salí a buscarlos, pero ya no estaban. Algo me decía que aún seguían adentro tomando un respiro, pero la cantidad de personas en el local no me dejó seguir mi búsqueda. Así que no logré entrevistarlos, no logré atrapar ninguna de las uñas de guitarra que lanzaron Pete y Joe, tampoco agarré la mano de Pete Wentz cuando se acercó a la primera fila; pero logré captar la mirada de Patrick cuando miró arriba -y probablemente no se haya dado cuenta quién estaba ahí- pero la emoción de encontrarte con la mirada de una de las estrellas que admiras es suficiente para cualquier fanático.  Además que lo pasé con mi enamorado y la cara de felicidad que tuvo durante todo el concierto, siendo Fall Out Boy su banda favorita de la adolescencia, hizo la experiencia incluso más especial.

Y es así, que del día del concierto guardaré siempre el recuerdo, las entradas y mi polo de 30 euros.

fob1

*Fotografías por Concert Freak (@LaMonk90) y Vanessa Del Río