¿Qué tan difícil puede ser estudiar y trabajar a la vez? Es un reto que hemos tenido que asumir todos, al menos, una vez en nuestra vida universitaria. Y, seré lo más sincera posible, no es nada fácil. Sin embargo, tampoco es imposible. El éxito está en saber organizarse de la mejor manera.

Es 19 de marzo y las clases en nuestra universidad ya comenzaron ayer. Hace unos días, conversaba con una compañera de trabajo y me preguntó qué tips le podía dar para trabajar y estudiar a la vez. Se había acostumbrado a trabajar solo por temporada de verano porque, según sus padres, “era imposible realizar dos cosas a la vez”. Es por ello que le resultaba totalmente complicado el hecho de tener un trabajo de medio tiempo con horarios rotativos y estudiar dos o tres cursos en un mismo día.

Desde que cumplí los 18 años, decidí conseguirme un trabajo part time para, según yo, convertirme en una persona independiente. Esto no no ha sido fácil porque, en algunas ocasiones, no podía reunirme para realizar un trabajo grupal que surgía de improviso ya que los horarios me los entregaban con una semana de anticipación. No podía cambiar mis planes de un día a otro. Además, el estar casi todo el día fuera de mi casa y la rutina de salir de la universidad e ir al trabajo y luego a casa era, realmente, agotador. Sin embargo, no voy a negar que me ayudó muchísimo a madurar y crecer de manera personal y laboral. Aprendí a tomar la mejor decisión que no me favorezca solo a mí, sino al grupo con el que trabajaba. Me ayudó a ser más tolerante con las personas que me rodeaban y a ser más segura de mí misma… aunque no lo crean.

Creo que todos, en algún momento, hemos tenido un trabajo y, en paralelo, también estudiábamos. Es por ello que me gustaría plasmar algunos tips básicos que podrían servir para las personas que trabajan y estudian a la vez:

1.- Sé organizado: Maneja un horario a la semana (o, al menos, los días que tienes clases en la universidad) en donde especifiques de qué hora a qué hora realizarás cada actividad. Por ejemplo, la entrega de trabajos de la universidad, reuniones con tus compañeros de clase, exámenes parciales o finales, reuniones con tu jefe y/o coordinador o alguna capacitación extra. No está de más contar con una agenda.

2.- Sé eficiente: Es muy importante ser eficiente en el trabajo y la universidad para poder empezar a sobresalir y, así, conseguir nuevas oportunidades. Además de ello, con respecto al tiempo, te ayudará a minimizar algunos minutos que podrían ser de gran ayuda en días muy atareados.

3.- Comunicación directa: Cuando se trabaja y estudia a la vez, se requiere mantener en equilibrio dos puntos: el apoyo y la exigencia. Es bueno comunicarte de manera directa con tu jefe o profesores por si surgiese un imprevisto. No obstante, es necesario demostrar compromiso total en ambas responsabilidades para que se perciba el esfuerzo y se tome en consideración la petición.

4.- Relájate: No todo será trabajar y estudiar en tu vida. Puedes practicar actividades de ocio como ir al teatro o ver una película en el cine. Además, es importante que te ejercites, mínimo, un día a la semana. Podrías manejar bicicleta o correr por el malecón. Pasar tiempo con tu familia y amigos es esencial, ya que te ayudará a despejar tu mente y olvidar por un momento la universidad y el trabajo. La clave está en manejar el estrés.

5.- Sé resiliente: Tener una mente positiva te ayudará a que logres todo lo que te propongas. Siempre aparecerán obstáculos que querrán arruinarte el día; sin embargo, debes tener el mejor ánimo y la suficiente madurez para continuar y alcanzar tus objetivos.