Hey, hola. Me gustaría saber, en primer lugar, cómo están. Con respecto a mí, esta semana no ha sido agitada a pesar de que he estado contra el reloj por un importante control de lectura, pero estuve leyendo poco a poco. Debido a ello, no he podido ir a mi malecón querido para leer tranquilo; sin embargo, encontré otro lugar bonito (para mí) y pacífico donde puedo hacerlo, y mucho más cerca de mi casa: mi azotea.

Aquel desordenado lugar lleno de basura y con ropa secando en los cordeles siempre está vacío. Es por eso que subo a escuchar música, a leer o simplemente pensar. Pero eso sí, ni aunque me paguen, puedo estar mucho tiempo por las noche a causa de mi nictofobia leve. Bueno, para no aburrirlos más, he aquí mi poema de la semana:

La azotea

El sol deja ciego mis ojos.

El polvo, la tierra, la basura.

Todo este desorden es hermoso.

Mi reino.

Todo este lugar está desordenado pero es mi orden.

Soy el rey de la azotea

Todo esto es mi territorio:

La ropa, el moho,

todo esto es mi hogar,

mi verdadero hogar.

Es donde pertenezco.

Amo este lugar

por estar solo.

Miro otros reino a lo lejos y me percato que no soy el único rey,

pero soy el rey de MI azotea.

Mi reino.

Mi lugar en el mundo.

Mi hogar.