Editado por Fiorella Germán Celi

En nuestro recorrido por las calles de Lima, el equipo de Letras al Mango se encontró a la Economía peruana esperando con disgusto en la cola de ingreso al mercado móvil del parque Huayna Cápac. Hace un año, exactamente, le realizamos algunas preguntas y hoy accedió a participar en una segunda entrevista.

Letras al Mango: El Perú se encuentra en sus peores días a nivel económico y social. El descontento se percibe hace semanas en los ciudadanos y no llegamos a la famosa meseta. ¿En qué hemos fallado?

Economía peruana: Fuimos los primeros en desplegar estrategias de contención contra la pandemia, pero este desastre se veía venir. Creo que podemos empezar por las cuestiones culturales. Algunos peruanos son “palomillas”; evaden las reglas sin razón alguna. A ello sumemos la desigualdad. Hay un numeroso grupo que no tiene un trabajo estable y vive del día a día ¿Qué va a generar eso? Que no resistan a la cuarentena. Tal vez un mes o dos, pero nada más. La gente se ha visto obligada a salir a las calles para sobrevivir.

Luego está el sistema de salud. Lamentablemente, nuestro precario sistema no es consecuencia de circunstancias inmediatas. Este problema es el acumulado de una gestión deficiente. Por ejemplo, no se ha invertido en infraestructura. Entre el 2003 y 2013, la economía creció a niveles inimaginables para los peruanos (aproximadamente 6.4%). Entonces, tuvimos el dinero, pero no lo invertimos en la salud. Solo un presidente —de vez en cuando— se mostraba eufórico por construir un único hospital y lo celebraba como si hubiese ganado un Mundial.  

Pero el Gobierno se percató que era inviable una cuarentena tan larga; por eso, ofreció distintos bonos. ¿Usted recibió su bono?

No, no lo he recibido y ni pienso cobrarlo si lo recibo algún día. Ya es muy tarde para mí. Pero no soy el único. En todo el Perú, son pocos los que realmente necesitaban del bono y lo han recibido. Tal vez el Gobierno no me considera pobre. Además, está la corrupción, hermano. El Ministerio Público ha detectado 76 casos de presunta corrupción en la entrega de bonos de 380 soles y de canastas humanitarias. Ello sin contar la corrupción en distintas municipalidades. Han hecho lo que quieren con los 213 millones de soles. Hubo una sobrevaloración de canastas, por ejemplo, en Huancavelica, Ayacucho, Piura y Madre de Dios. Hay mucho egoísmo en este país, hermano.

El Banco Mundial prevé que el PBI caerá en 12% este año. Sin embargo, el Perú guiará el repunte económico en Latinoamérica con 7% de crecimiento para el 2021. Con esas cifras parece que no debe temerle al futuro ¿Usted qué opina de eso?

No baso mis opiniones en proyecciones. Es muy precipitado. Aunque, por lo general, después de la caída viene un periodo de crecimiento rápido. Los economistas comentan que el Perú posee bases macroeconómicas sólidas para salir de la crisis, pero todo puede pasar.

Entiendo…Tengo una consulta sobre el ahora polémico plan Reactiva Perú. El Ministerio de Economía liberó 24 millones de soles para ayudar a las empresas. Sin embargo, el 70% del dinero fue a los inmensos conglomerados empresariales. ¿Cree que el Gobierno olvidó a las micro y pequeñas empresas?

Al menos las microempresas recibieron 773 millones de soles y 5 mil millones las pequeñas. Cualquiera diría que por fin el Gobierno se preocupa de los pequeños empresarios. Sin embargo, si comparamos las cifras con los 17 mil millones recibidos por los conglomerados, la situación se ve muy injusta.

¿Usted usa su celular muy a menudo? En estos días es casi imposible evitar el uso de los dispositivos móviles.  

En una encuesta sobre tecnología, el INEI comprobó que el 73% de peruanos tiene un celular en sus hogares y que supera con creces a la televisión y la radio. Además, hoy en día, muchos colegios no tienen otra salida más que distribuir las tareas por el celular.  Lo que antes era un dispositivo de distracción, ahora es usado como herramienta pedagógica. Sin embargo, yo no uso celular porque me genera incertidumbre. Ya sabes. Por las redes siempre circula información dudosa y eso me altera. Por ejemplo, una mañana leí que la hidroxicloroquina e ivermectina forman parte de un tratamiento adecuado para combatir el coronavirus y, por la tarde, cuando ya tenía una docena de cajas de hidroxi en mi casa, vi que podían provocar problemas cardíacos. Ese día arrojé mi celular por la ventana. No solo estamos en una crisis económica, sino también en una crisis de información.

Para finalizar, ¿está esperando el reinicio de la Liga 1?

Claro que sí. El fútbol es un excelente remedio para cualquier disgusto.