En esta oportunidad, pudimos conversar con Construyamos PUCP, quienes se presentan como una herramienta para elevar la voz de los estudiantes de la universidad. Entrevistamos a Jonathan Lymalla (Periodismo, 25), Lucía Fujita (Sociología, 19), Alvaro Giles (Sociología, 20), Tania Gomez (Sociología), José Carlos Narvaez (Ing. Mecánica, 22) y Renato López (Lingüística, 20) para que den a conocer un poco más sobre qué es y qué busca este movimiento estudiantil en la PUCP.

¿Cómo definirían a Construyamos PUCP?

TG: Sentimos que Construyamos, más que un partido político, es una herramienta, es un espacio para los estudiantes. Nos gusta definirnos así porque sentimos que, si queremos hacer una nueva forma de hacer política, tenemos que tener una nueva forma de entender qué estamos haciendo nosotros como políticos.

JL: Construyamos PUCP, de alguna manera es el espacio que nosotros y nosotras, quienes hemos venido trabajando en otros espacios no tan políticos, como yo que, desde el 2010, milito en GPUC, el grupo universitario que trabaja la diversidad sexual. He estado ahí hasta el 2014, y me di cuenta que las agrupaciones políticas de la universidad nos buscaban solamente en etapa de elecciones. Nos decían: “¿qué es lo que quieren ustedes que incluyamos en nuestro plan de trabajo para que se sientan representados?”. Eso está bien, hasta que llega un momento en el que piensas “¿realmente puedo ser representado y no representar yo a mi gente, a las personas con las que yo trabajo?”, “¿cuál es la diferencia entre el trabajo que ellos hacen y el trabajo que GPUC, Afropucp, Semana Feminista vienen haciendo?”. Entonces Construyamos viene a ser una confluencia de personas que buscan un espacio y que necesitan proponer más cosas aparte de la mirada o el perfil que tiene el candidato o personaje político aquí en la universidad. No somos mister cachimbos, miss cachimbas, no tenemos esa mirada. Más que caras o imagen, queremos transformar y que puedas conversar con una persona que tenga una mirada distinta a ti, que puedas dialogar y encontrar diferencias, pero sin embargo seguir creciendo y construyendo transformación.

Tengo entendido que el movimiento surgió primero como Acoso Electoral PUCP. ¿Cómo llegaron a ese punto? ¿Cómo se formó Acoso Electoral?

TG: Un grupo de Libertad Crítica decidimos hacer una campaña porque nos indignaba el acoso electoral en las elecciones, usualmente del CF y de la FEPUC, en especial en la recolección de firmas. Muchos estudiantes compartíamos ese punto de vista, de hecho hay varias historia de cómo los han acosado, como les han pedido firmas, algo muy molesto. Partimos de ese punto e iniciamos la campaña, para que el tema sea más cotidiano y las personas se indignen. Esta iniciativa daba para más y decidimos hacerlo, como un movimiento que recoja esta indignación.

JL: Para complementar un poco, Acoso Electoral si fue una campaña. Como parte de Libertad Crítica no queríamos participar de unas elecciones que no contaba con los elementos democráticos necesarios, no había una participación de los estudiantes, sino un acoso hacia las personas, “yo quiero participar, por favor respáldame, no te digo que quiero hacer pero por favor respáldame” y nosotros no creemos que esa es la manera. Acoso Electoral era la herramienta para empoderar a las personas y decir “esto está pasando, y muchos y muchas somos conscientes de esto, tiene que cambiar”. La primera etapa fue esa, a través de memes y utilizando el mismo lenguaje que venimos utilizando en el cotidiano, para pasar a una siguiente fase de empoderamiento, “esto te ha pasado a ti también, algo tenemos que hacer”. Llegó un momento en el que pedimos historias y nos sentíamos responsables de una indignación común, y debíamos pasar a un segundo momento, o sea, no era suficiente recordarles el problema, sino llegar a un momento propositivo, y Construyamos nació como parte de ese proceso, de la transición de criticar a construir, y por eso de alguna manera se fue forjando el nombre “Construyamos PUCP”, una manera distinta de ver la política en la universidad.

¿Por quienes está conformado Construyamos? ¿De qué forma están organizados?

AG: Construyamos crítica el sistema político de la universidad por su forma de verla de forma jerárquica, los especializados, que son los “políticos”,  tienen más conocimientos de esas cosas que los estudiantes comunes. Y nosotros, si queremos ser consecuentes, debemos respetar esa crítica de forma interna.

AG: En Construyamos participan personas de diferentes facultades, de hasta 7 u 8 facultades, de distintos ciclos, tanto en 9vo como en 2do ciclo, que han ingresado en marzo de este año. También hay gente que viene de historias distintas, gente que viene de militancia activa en otras organizaciones como GPUC, que ya lleva 16 años en la universidad, uno de los colectivos con más historias dentro de la PUCP. También hay gente de Semana Feminista y de otro movimiento feminista en formación, del que ya se enterarán cuando sea necesario presentarse. Además, hay gente de Afropucp y de Aquéchuate, así como Libertad Crítica, Sembrar y otros movimientos de izquierda. Incluso hay alumnos de Maestría y del colectivo que se llama “Base de Letras”, que se formaron para criticar la forma de hacer política. Asimismo, contamos con gente en las asambleas de estudiantes de Humanidades y de Sociales.

AG: La única forma en la que podemos convivir siendo tan diversos es en un espacio horizontal, donde se intenta llegar siempre al consenso. Sin estos principios, no podríamos llegar a puntos claros, somos gente tan diversa y necesitamos tratarnos de igual a igual siempre, con mucho respeto. Tenemos equipos, de formación, autogestión, comunicaciones, organización y uno que se encargará de lanzar en estos días una campaña sobre la elección de delegados. Cada equipo tiene diversas funciones, y así vamos avanzando. Esto es más o menos quienes somos y hacia dónde vamos. También hay varias personas que participaron en Acoso Electoral y no habían participado antes ni en GPUC ni en alguna parte de la izquierda, simplemente siguieron con nosotros y ahora son parte de Construyamos.

TG: Dentro de Construyamos no hay líderes o gente que nos organice, esto es trabajo en equipo.

LF: Trabajamos bastante en base a un planeamiento sobre qué haremos en un determinado período de tiempo, cuales son las tareas especificas y que debemos hacer para que todo funcione. Trabajamos mucho con la proactividad de cada uno, no es que haya una cabeza, sino que vemos qué se tiene que hacer, somos un grupo de personas que está bastante comprometido, nunca faltan manos. En los equipos siempre hay un coordinador que rota y que se conecta con el coordinador de otros equipos, no existe una jerarquía, no creemos mucho en eso.

TG: Hay algo con lo que contrastamos mucho en la política de la Católica. Cuando alguien nuevo viene, no consideramos que es un contenedor vacío y tienes que darle información o solo va a recibir ordenes, sino que todos los estudiantes ya tienen información sobre como funciona la universidad, tienen habilidades aunque pueden querer aprender otras cosas, de hecho tenemos un espacio de formación que hemos abierto hace poco para informar sobre actividades institucionales, la asamblea de delegados, la función de la REA, del CF, entre muchas otras cosas. El punto de partida es que todas las personas que estamos en Católica y todas las personas en general, tenemos cosas que aportar, cosas que ya sabemos. Eso me parece algo muy genial que tiene Construyamos, de hecho tenemos siempre gente nueva y lo reconocemos bastante. De hecho la política universitaria, y en general en el país, se compone de una mesa directiva que plantean las cosas y las demás personas son las que apoyan. En Construyamos, siempre hay dinámicas representativas en las reuniones, algo que permite que todos puedan opinar y decir lo que piensan, de tal forma que podemos sistematizar todo y tomar decisiones colectivas. Es difícil, es un reto, pero lo estamos asumiendo bien y hemos aprendido un montón de cosas. Decidir algo entre pocas personas, según algunos, puede ser eficiente pero en realidad no construye nada. Cuando un montón de personas se empoderan juntas, ahí cambian las cosas. Nosotros creemos en el camino de las dinámicas representativas, creemos que todos tienen que aportar y es el camino por el que apostamos y que está funcionando bien.

Entonces podríamos definir su tarea como brindar un verdadero espacio para todos los alumnos de la universidad. ¿Cómo planean cumplir esto? ¿Cómo han ido cumpliendo esta tarea?

JL: Desde la fundación de Construyamos en verano de este año, hemos calendarizado nuestras actividades. Ya desde el inicio nos propusimos cambiar la forma de hacer política, rompiendo con un modelo tradicional y presentando a Construyamos como ese movimiento para empoderarnos todos y todas. Tuvimos actividades puntuales, aunque creemos que la primera fue la más importante: el taller de la diversidad. Ahí se presentó una mirada alterna sobre lo que sucede en la universidad desde distintos enfoques y este taller estaba dividido en cuatro ejes: religión; género y sexualidad; interculturalidad; y economía y política. En el eje de género estaba GPUC, Semana Feminista y otro colectivo más, en religión invitamos a la UNEC (Unión de Estudiantes Católicos) y a CAPU pero esta nos dijo que no quería asistir. En política invitamos a Izquierda Universitaria, a Libertad Crítica, a UNES y a Coherencia, pero estos dos últimos no respondieron. En el caso de interculturalidad invitamos a Afropucp y otros colectivos que nos acompañaron en esta actividad. La idea era presentar la intersección de estos temas en nuestra universidad, pero la gente que apoyó en esa actividad terminó involucrándose más en Construyamos sin que ese sea el objetivo inicial de la dinámica. Luego pasamos a otro momento, otras actividades como la concientización para que las personas vean que tan informadas estaban sobre la REA, y nos dimos cuenta que muchos alumnos y alumnas no definían bien sus funciones y los confundían con el CF, la FEPUC, etc. Fue bacán porque tuvimos la oportunidad de conversar y conocer más sobre los estudiantes. La última actividad fuerte del ciclo pasado y que nos dejó muy agotados fue la campaña “Lo mejor de la PUCP”. Nos atrevimos a hacer encuestas que recogiesen la opinión real de los estudiantes sobre lo que consideraban lo mejor de la universidad y las amenazas a la universidad. Ahora podemos conocer que es lo que consideramos lo mejor de la universidad y de qué manera podemos ejercer la representación estudiantil basándonos en eso, ser realmente consecuentes con lo que los estudiantes de esta universidad quieren.

AG: Yo quiero agregar algo. Cuando Tania decía que nos presentamos como una herramienta de los estudiantes para que ellos mismos lleven su voz, que ellos mismos se representen, justo eso es una crítica a como otras organizaciones que se consideran “políticas” hacen sus temas de ingresos o esas cosas, como las convocatorias. Nosotros decimos que eso no es una política abierta a los estudiantes porque ya de plano a cualquier estudiante, al común y corriente, el que estudia y se va a chupar el fin de semana porque está harto de la semana, no se le deja entrar, se le pone impedimentos y se le da la espalda al estudiante. Nosotros en estas campañas, en vez de hacer una convocatoria para nuevas personas o gente que quiera apoyar, les decimos “quién quiere apoyar avísennos”, los agregamos a un grupo y asumen responsabilidades. La gente que nos apoyó en la campaña “Lo mejor de la PUCP” asumía responsabilidades, se llevaban encuestas para hacer votar a sus amigos y eran, obviamente, encargados o encargadas de hacernos llegar las encuestas. De esta y otras maneras, criticamos lo que tú comentabas, no somos solo una herramienta del estudiante en términos de diversidad, sino para apoyar al estudiante que siempre es visto por debajo, y eso sin lugar a dudas es una crítica a las demás organizaciones políticas que le ponen un ingreso dificultoso al estudiante, que hacen convocatorias como si fueran una revista o como si tuvieran que demostrar algo, “después de esta demostración, yo si soy capaz de poder participar en política institucional en esta universidad”. Nosotros decimos que no. Aquí los estudiantes somos los que tenemos, todos y todas, que participar y representarnos a nosotros mismos.