10 de la mañana, entro a mi control de lectura, y antes siquiera de llenar mi nombre guardo un minuto de silencio. Al final de la prueba un amigo se me acercó y me preguntó:  ¿que pasó Daniel, por qué te quedaste quieto? Yo simplemente le atiné a decir que me quedé dando mi última plegaria -no había leído mucho-; sin embargo, lo que en realidad pasaba por mi cabeza a esa hora, era que hace 148 años, a esas mismas horas, se defendía el suelo peruano y cientos de nuestros compatriotas ofrendaban su vida por una causa que hasta el día de hoy agradezco: nuestra libertad.

El combate del Callao, o de 2 de Mayo, ha sido una de las grandes controversias en la historia tanto peruana como hispana, debido a que en ambos países se celebra este evento como una victoria. Lo único que no entra en controversia es la flota española que se dispuso frentes a las costas de la capital y del Callao.

El Perú logró consolidar su independencia en 1824 en la Batalla de Ayacucho, pero posterior a este evento, el Perú se veía obligado a pagar una enorme indemnización a la Corona Española, generando así una gran deuda, la deuda de la independencia; es así que España, con el pasar de los años, negó que el Perú era una nación libre, y tras iniciar una “expedición científica en el litoral sudamericano” decidió ocupar las islas de Chincha (islas guaneras) durante el boom del guano en 1866. Tras una convocatoria a nuestros vecinos sudamericanos, se decide que el problema era de carácter continental. Antonio Pezet, presidente del Perú por ese entonces, firma un tratado con una cláusula millonaria con España con el fin de evitar cualquier disputa bélica; en realidad esta era la principal razón del país ibérico, ya que reconquistar las colonias sudamericanas significaba un enorme gasto para este país. Mariano Ignacio Prado, junto a las clases populares, inició un levantamiento con el objetivo de derrocar a Pezet, iniciando así la convocatoria a la defensa del puerto y del país. Todas las casas de la capital tenían la bandera peruana, los presos pidieron permiso para luchar y cumplieron con regresar a prisión luego del combate, los civiles y estudiantes se alistaron, las mujeres (incluidas las monjas) cosieron para el ejército. El 13 de enero de 1866, se declara la guerra a España, y junto a los países aliados de Latinoamérica, el Perú iniciaba la constitución de la defensa.

Las defensas de mar y tierra peruana eran inferiores al ataque de la armada española, la cual superaba en tres veces el número de las fuerzas nacionales. Una vez iniciada las acciones, la lucha fue muy pareja, hasta que en promedio de las 5 de la tarde la nave capitana ordenaba la retirada de la escuadra española, retirándose definitivamente del suelo peruano. Uno de los defensores insignia fue José Gálvez, ideólogo, político y profesor de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y considerado el mayor héroe civil de la historia peruana; el estallido de un cuarto de pólvora cercano a él lo llevó directo al cielo de los héroes, dejándonos un valeroso personaje para las páginas de la historia.

El combate de 2 de Mayo fue conmemorado por la Municipalidad del Callao, demostrando así, que no somos pocos los que valoramos nuestra historia y a nuestros héroes. Somos un país que necesita unirse, y ha quedado demostrado que cuando queremos, podemos contra todo. El Perú cuando quiere y con el trabajo de todos, nadie nos para.

  • Romina

    no sabia la historia completa, una muestra mas que cuando se quiere se puede. Peru a Rusia 2018 wujuuuuu