El emprendimiento es, probablemente, una de las actividades más satisfactorias que una persona puede hacer en su vida. Te da libertad económica, te permite ser tu propio jefe y, por supuesto, tener un horario flexible.

Sin embargo, si crees que para emprender basta solo con tener el dinero suficiente, déjame decirte que no puedes estar más equivocado.

En el artículo de hoy, quiero compartir 3 consejos que, en base a mi experiencia, me ayudaron a tener un emprendimiento que hoy en día me permite vivir de él.

¿Cómo conseguir capital?

Mi emprendimiento lo comencé exactamente con S/.150, los cuales junté en aproximadamente 4 o 5 meses.

¿Cómo? Vendiendo pan con pollo o crema volteada en la universidad.

Al principio lo junté sin saber precisamente qué iba a hacer. Fui lo más disciplinada que pude. A veces ahorraba en pasajes (prefería caminar) o almorzando algo más barato. Cualquier sol extra contaba.

Entonces terminé juntando S/.150 y comencé sin saber absolutamente nada. Valiente, nombre de mi emprendimiento, nació a partir de mi fanatismo con Friends (la serie de los 90’s) La había visto unas 5 veces y quería poder reflejar cuán fan era.

Entonces fui a Gamarra, sin conocer de estampado ni telas, pero con ganas de por fin empezar algo propio.

Gasté mi dinero no solo en mi primer stock de polos estampados, sino también en aprender. Por que sí, tuve que “perder” dinero para saber cómo hacerlo bien.

No apresurarse

Soñar con que tu negocio sea perfecto es normal. Al principio quería ya tener mis etiquetas, bolsas y cajas personalizadas, tarjetas de agradecimiento, y más. Sin embargo, es mejor pisar tierra.

Lo primero que claramente hice fue crear mi página de Facebook e Instagram. Cree un logo simple (que simplemente fue un fondo amarillo, mi color favorito, y el nombre en una tipografía que me gustó)

Por más que hubiese querido tener desde el inicio un packaging bonito, mi capital no me lo permitía. A pesar de ello, considero que empezar lento tiene muchas ventajas:

-Analizar mejor el mercado en el que te quieres centrar: tienes tiempo de buscar tendencias/estilos que consideres van mejor con tu marca.

-Descubres tu nicho de clientes: ya que sin una identidad clara, podrás llegar a personas de todas las edades, sabrás quiénes prefieren tu producto, cuánto están dispuestos a pagar, cuáles son las zonas donde más consumidores tienes, etc.

Diferenciarte

Esta es una de las tareas más dificiles. Ya que actualmente son más las personas que emprenden, es más probable que hayan más marcas que vendan lo mismo que tú.

Si bien puedes diferenciarte con el precio y la calidad, es necesario también que logres ganarte el cariño de tus clientes.

¿Cómo? Cuando empecé decidí enviar en cada pedido una notita de agradecimiento (hecha a mano) en donde les decía que obtendrían S/.10 de descuento si nos etiquetaban en una foto donde lucieran su producto. Luego decidí dar detalles secretos como dulces/chocolates. Y claro, a medida que fue pasando el tiempo he ido mejorando mi packaging. Pero todo ello lo logré reinvirtiendo mi dinero para hacerlo crecer y así mejorar mi presentación.

Además, siempre debes buscar tener algo que te diferencia dentro de tu catálogo de productos, eso que nadie más tiene, ni siquiera tu competencia directa. En mi caso, el rubro de polos estampados es cada vez más, pero, todos los días llegan personas que me escriben felices de encontrar una marca que los ayude a reflejar su fanatismo de Friends.

Sumado a ello, buscando el crecimiento de mi marca, este invierno me animé a sacar una colección de pullovers con el logo de Friends bordado, lo cual fue todo un éxito ya que no solo iba acorde con la temporada, sino que era algo diferente, ya que normalmente solo es posible encontrar polera y no a todos les gusta el bolsillo cangura ni la capucha.

Ten en cuenta estos tres consejos para empezar, no te desanimes si al principio no es lo que esperas, créeme que de repente tu negocio consumirá casi todo tu tiempo y sentirás una gran satisfacción al ver todo lo que has logrado.