Siguiendo con el especial #2019 el artículo de hoy, y aunque se lea común, consiste en consejos para empezar un año totalmente organizado y libre de desorden. Si aún no tienes idea sobre cómo llevar un plan ideal para tus necesidades este año, sigue leyendo estos tips.

1) Una agenda.

Lo hemos oído miles de veces: tener una agenda puede cambiarte la vida. No importa que seas desordenado, olvidadizo o demás. Apuntar tus pendientes siempre te saca de apuros. 
Tanto quienes ya llevan años haciéndolo o quienes recién han adoptado dicho hábito sabrán lo esencial que se vuelve en nuestras vidas. 
En el 2018, me aventuré a usar una por primera vez, y aunque los primeros meses sentí que fue una pérdida de dinero porque nunca tenía ningún recordatorio que apuntar, con el paso del tiempo sentía que cada vez necesitaba más espacio. Me organicé como más me convenía y disfruté cada día con mi agenda. 
Lo bueno de las agendas es que se pueden encontrar en una gran variedad de modelos y precios.

Sin embargo, sé que no todas las personas mantienen el hábito de escribir en una agenda y es por eso que existen diversos métodos de organización apropiados para todas las preferencias. Estos varían desde las ya mencionadas agendas hasta los planners, tanto semanales como mensuales.

Muchas veces nos cuestionamos el hecho de comprarnos una agenda al inicio de un año, porque nos damos cuenta de que hay días o semanas, usualmente durante las vacaciones, en las que simplemente no apuntamos nada y esas hojas se terminan perdiendo. Entonces, y para solucionar ese problema, puedes conseguir ahora los famosos planners. Como ya lo mencioné, pueden ser semanales, mensuales y hasta diarios. Las hojas no se pierden si no las usas, ya que eres tú quien coloca las fechas. 
Este método puede ser muy útil para quienes solo necesiten organizarse en determinados momentos del año. 
Tal y como las agendas, las hay de diferentes modelos y precios.

Los ya famosos Bullet Journal fueron una gran tendencia del 2018 y seguirán así este año. 
La idea de crear tu propio organizador de acuerdo con tus ganas y creatividad es una excelente manera de practicar lettering y de registrar más momentos en tu vida como hábitos, comida, horarios de sueño y de trabajo con los famosos “trackers”. En YouTube pueden encontrar una gran variedad de vídeos que te inspirarán a crear tu propia agenda.

Vayan a visitar la página en Facebook de Made to Succed y encuentren su agenda o planner ideal.

2) Dale un uso a cada color.

Los resaltadores, lapiceros punta gel, plumones y demás se han vuelto los favoritos de muchos. En lo personal, no pueden faltar en mi cartuchera para la universidad los resaltadores.

Estos resultan muy útiles al realizar diversas tareas y, como ya deben saber, la memoria visual es muy importante a la hora de estudiar.

Este año decidí darle a cada curso un color. Debo admitir que me ayudó muchísimo para tener mis apuntes y lecturas organizadas.

¡No piensen que fue aburrido! 
Cada curso tenía un color y sus derivados.

¿Cómo? 
Imagínense que el curso de Historia era de color verde; entonces, mis apuntes eran, claro está, con lapicero negro y los títulos, los subtítulos y todo lo que debía resaltar o anotar a un lado eran de color verde. Con derivados me refiero a que tenía distintos tonos de verde: claro, oscuro, militar, pastel, entre otros.

No saben lo lindo que se ve el resultado final y lo mucho que te ayuda a la hora de estudiar.

Darle un uso a cada color ayuda a recordar de manera más veloz, pues sabes que aquel color se relaciona con algún concepto importante que recordar. 
Así como yo decidí asignarle a cada color un curso, tú puedes hacer lo mismo y relacionarlo con un tema, fechas, nombres, vocabularios, etc. 
Lo importante es que siempre recuerdes su función. 
Inténtalo y cuéntame qué tal te fue. ¡Éxitos!

3) Anota tus gastos y ahorros.

El dinero suele esfumarse constantemente y no entendemos por qué. 
Con este tip, siempre tendrás tus cuentas al día.

Utiliza una agenda o libreta para anotar tu presupuesto del mes.

Primero, apunta tus ingresos: la fecha, la descripción (si es del trabajo, una propina, etc) y la cantidad.

Segundo, divide dos cuadros en gastos fijos y gastos variables. Sé consciente y anota en cada uno lo que creas conveniente, de igual manera con fecha y descripción.

Finalmente, anota el total de ingresos, el total de gastos y la diferencia. Con esto, podrás saber cuánto ahorras por mes y cuáles son los gastos que quizá podrías omitir ese mes para ganar dinero extra. Este es un método sencillo y rápido que te sacará de apuros a la hora de realizar cuentas.