Esta es una sección de opinión, el contenido de los artículos es propiedad de los autores individuales. Letras al Mango no se responsabiliza por las opiniones o comentarios expresados aquí.

La Mesa Directiva del Centro Federado de Letras (MD del CF), en el año 2012, estuvo liderado por una alianza entre la agrupación Izquierda Universitaria (IU) y algunos independientes que deseaban realizar cambios en Letras, desde el gremio, con la lista “Todas las Letras” (TL). Fue una campaña agitada y la victoria de TL, encabezada por Sayuri Andrade, a la MD del CF de Letras fue parecida a la victoria de Fuerza Social (FS), encabezada por Susana Villarán, para la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML). Es decir, estrecho margen en el porcentaje con el segundo lugar, dependiente de los errores de los adversarios y con la virtud de tener una cabeza capaz en los debates y en la comunicación con la gente de a pie.

No solo la victoria fue parecida entre TL y FS, la gestión tuvo similitudes: 1. Hubo, desde antes de la asunción al cargo, una crítica anticipada que intentó ser una predicción negativa; 2. Se buscó, desde el cargo obtenido, un consenso con el resto de fuerzas políticas; 3. Ante una situación adversa (la obligatoriedad de asistencias a la Prácticas Dirigidas en el caso de la MD) se logró la unión de dichas fuerzas políticas desde la derecha hasta la izquierda; 4. Hubo un intento de vacancia o revocatoria. En ambas se logró de manera incompleta: en una se logró decapitar y en la otra se logró mutilar la mitad del cuerpo.

En el caso de FS, con la revocatoria, debido a engaños de un sector poblacional en defensa de sus intereses privados, se logró sacar a la mitad de regidores de la MML, pero la alcaldesa Villarán continuó en su cargo de burgomaestre. En el caso de la MD del CF, debido a un acto llamado por parte de la oposición como “anti-estatutario” se logró la vacancia de la presidenta Andrade de la MD, pero se logró no vacar al total de la MD. En esta coyuntura existieron guiones: Unión Estudiantil (UNES) jugó el papel de Marco Tulio Gutiérrez, Coherencia Universitaria (CU) jugó el papel del PPC (defensor de las instituciones) e IU jugó el papel de FS.

Dentro de este contexto ocurrieron dos consecuencias: 1) las elecciones para el CF 2013 fueron ganadas por CU y 2) se cuajó un golpe poderoso para IU, puesto que el nuevo rostro central de la agrupación había sido despojado de su puesto.

Estos dos puntos son centrales para el presente artículo, puesto que se aproximan las elecciones para el CF 2014. Se conoce que tanto CU como UNES lanzarán una lista de candidatos. Por otro lado, se comenta que existe una intención de IU de postular. Además, el rumor de una lista independiente parece tomar forma.

El actual CF de Coherencia Universitaria 2013 ha sido un CF que ha logrado tener un contacto con el alumno-ciudadano. Este contacto, hasta la fecha, no es, en opinión de esta sección, el tipo de contacto que marca un hito ni ha sido un contacto democratizador. Por el contrario, se ha continuado con una cuasi política de Estado (entiéndase, por encima de agrupaciones y proyectos) que se basa en la diversión de los cachimbos. Se aclara que este no es un problema de este CF 2013, es un problema de la política universitaria en nuestra comunidad, puesto que la mayoría de nuestras agrupaciones son deficientes en épocas no electorales. Esto exceptuando coyunturas difíciles (como los juicios con el Vaticano, la Ley Universitaria en el Congreso, entre otras) que obligan a los grupos políticos a actuar por encima de su promedio de rendimiento. No obstante, no existe una profundización política que piense a largo plazo o, en su defecto, lo existe en mínimos.

Pese a esta cuasi política de Estado, el CF de Coherencia Universitaria ha logrado mostrarse como un buen organizador de eventos que generan diversión. Lo cual, en nuestra política universitaria, se traduce en tierra fértil para votaciones. Obviamente, Coherencia Universitaria posee otras virtudes electorales, que son innegables, pero criticables o debatibles desde diversos puntos de vista; sin embargo, en este artículo no se tomará esto como centro. Por otra parte, Unión Estudiantil, si bien no posee un buen asidero político en el gremio (CF, FEPUC) como sí lo tiene en el cogobierno (Consejos de Facultad, REA), este año se perfila amenazantes para los intereses del resto de listas, puesto que ha logrado desarrollar una lista que tiene posibilidades de calar en el interés de votación estudiantil.

Ante esta realidad, Izquierda Universitaria posee desventajas; sin embargo, consideramos que generar alianzas electorales, podría resultarle positivo para una buena gestión en conjunto con otras agrupaciones. Ensayar una alianza no solo electoral y sí también gubernamental con agrupaciones como Cambio Democrático Estudiantil (CDE) y/o la flamante Libertad Crítica (LC) y/o un número mínimo de independientes crearía un rédito electoral y de gestión interesante para Letras.

¿Qué le puede ofrecer Cambio Democrático Estudiantil a Izquierda Universitaria? Ejecución y organización. IU, tras el incidente de su MD pasada, mal que bien posee una imagen negativa en cuanto a gestión y organización en una sección de los votantes. Por otro lado, si bien es cierto, en la sociedad peruana el olvido es frecuente, es evidente que el resto de agrupaciones postulantes sabrán difundir este hecho histórico por los pasillos de Letras. Una alianza IU-CDE lograría crear una percepción de cambio y de democracia ejecutiva para la lista postulante. CDE logró una buena impresión en su primera postulación a CF el año pasado. Obtuvo un buen resultado en el debate y logró un tercer lugar con más del 20% de los votos, cifra mayor a la obtenida por la lista asociada a IU. Además, en la última elección para el Consejo de Facultad en Letras, CDE logró conseguir el 2do lugar en las votaciones con solo dos candidatos. Una muestra de la buena ejecución de CDE fue el proyecto “Yo aún creo en los superhéroes peruanos”, proyecto que logró realizar con sus propios fondos en San Martín de Porres y con el que, luego, logró el 1er puesto en el concurso de Oprosac para una segunda ejecución esta vez en Independencia. Esto en menos de un año de formación.

¿Qué le puede ofrecer Izquierda Universitaria a Cambio Democrático? La oportunidad del aprendizaje político. CDE es una agrupación con intereses en la actividad política en todas sus plazas; sin embargo, no posee talladores políticos que perfilen a sus nuevos cuadros con una idea de mística común (no hay consolidación interna sin consolidación política, por ejemplo). IU, por el contrario, posee marcada capacidad política. Es, en definitiva, la agrupación más política y más experimentada dentro de nuestra universidad. Es además, una de las más antiguas con más de cinco años en la PUCP. CDE tendría, entonces, la oportunidad de aprender a pensar política e históricamente, se formarían nuevos talladores en la agrupación y podría haber una adaptación de lo aprendido para lograr desarrollar una mística de grupo. De dicha alianza, podría concluirse que, si bien la virtud política es poco valorada en estos tiempos tecnocráticos, esta sería una buena oportunidad para armonizar y equilibrar a la izquierda con la ejecución eficiente.

¿Qué le puede ofrecer Libertad Crítica a la alianza IU-CDE? La fuerza de la primera generación. LC es la agrupación más recientemente fundada de la PUCP y posee una de las características de la juventud: fuerza frente al camino. Esta es una virtud en el inicio de la mayoría de agrupaciones y dependerá de ellos encontrar los elementos para que dicha fuerza persista en el tiempo y no mute a rutina política electoral. La fuerza de una primera generación, es fundamental tanto para lo político como para lo ejecutivo y estos, a su vez, serían muy bien capitalizados por esta nueva agrupación para crecer en el futuro.

Independientes: líneas arriba se señalaba la posibilidad de una lista de independientes. Este tipo de listas postulan debido a una parte o un total de dos posibilidades: 1) la férrea creencia que desean hacer el cambio desde un trabajo autónomo por encima de los cargos y/o 2) el deseo de almacenar esta experiencia en sus vidas. En caso mencionada lista posea la primera posibilidad como razón principal, se sugeriría que se logren entablar vínculos entre las agrupaciones y estos nuevos independientes, puesto que podría también haber un consenso de propuestas que, quizá, generen nuevas alianzas.

En conclusión, al igual que FS es hoy parte de una alianza política, la cual, al parecer, en noviembre, le permitirá mantener poder en la MML, se propone que IU logre un parecido para estas elecciones, también de noviembre, al CF 2014. No se propone que la esta alianza electo-gubernamental se llame “Frente de Izquierda Ejecutiva (FIE)”, puesto que es muy osado para nuestra comunidad, pero sí se propone que tengan como misión y objetivo tanto los valores de una izquierda democrática (entiéndase, sin el dominio de ni de IU ni de CDE ni de LC sino del consenso) como los valores y peso que merece la ejecución gremial.

  • Milo

    es gracioso -por decir lo menos- cuantas mentiras despreocupadas y analogías caprichosas se pueden encausar bajo la fachada de una redacción que intenta ser académica

  • Prócer de investiga.

    Mucho contenido, poca forma. No entiendo a donde quiere llegar el artículo.

  • Emanuel

    Que artículo tan mediocre. Que pena por la revista enserio.

  • Z

    Les faltó poner “publicidad contratada”