Parece que la locura, por lo general, está asociada a individuos que rompen el esquema sobre lo que se debe o no hacer. También a trastornos psicológicos que devienen en conductas extrañas para el común denominador. La parasomnia se trata de un trastorno de la conducta durante el sueño, pero para los integrantes del grupo “Parasomnia” sucede algo muy parecido con la poesía. Cuando el poeta escribe, altera el mundo y le da sus matices, entra en un estado de desorden, alternativo a la realidad. En este sentido, se podría decir que actúa como un loco. Solo cabe recalcar que no todos los trastornos son negativos para la sociedad y, en especial, la poesía tiene, o debería tener, más importancia en nuestra cotidianidad. Parasomnia sabe por qué esto es así porque saben que la poesía es el trastorno perfecto. En este artículo contaremos labor poética que viene realizando Parasomnia en el Perú.

 

¿Quiénes son?

El grupo Parasomnia se formó el 15 de Enero del 2011, por lo que llevan juntos trabajando por la poesía casi tres años. Desde ese día, el colectivo se ha preocupado por cumplir su misión: crear puentes entre la poesía y la ciudadanía. Para lograr esto han desarrollado una serie de plataformas, en las que todos los creadores de poesía encuentren un punto donde pueden recitar sus poemas. Algunas de estas son eventos en locales, homenajes, ferias en centros educativos, trabajos con municipalidades y viajes al interior del país donde también se realizan exitosos festivales de poesía, como Arequipa, Sullana y Chiclayo. Muchas de estas actividades son integrales, pues se juntan teatro, pintura, música, poesía y otras artes en una sola presentación.

Los miembros del grupo son los poetas Luis Alberto Medina, Blanca Segura, Alfredo Coello y Efraín Altamirano. Cada uno se dedica a diferentes labores, pero se toman una parte de su tiempo para organizar los eventos de Parasomnia. Lamentablemente, esta labor vocacional que realizan viene siendo sin remuneración, a pesar de ser un trabajo digno y profesional. Con dicho motivo, el grupo está atravesando una etapa de reestructuración, en la que se han convocado nuevos miembros que manejen los formatos audiovisuales, de redes sociales y aplicaciones tecnológicas. Las nuevas propuestas de miembros son Karla Romero, Richard Alejos y Cesar San Miguel. Tras esta renovación, Parasomnia viene con todo, en búsqueda de apoyo de ONGs, empresas interesadas y municipalidades. La labor cultural, como nos cuentan, sí es remunerada en otros lugares del mundo, como en Colombia, en donde los festivales de poesía llenan estadios. Es importante tener esto en cuenta, porque así como el cine, el teatro, la televisión y otras formas de cultura son pagadas, la poesía merece el mismo trato.

Para sus actividades cuentan con el apoyo de varios locales, sobretodo de La Posada del Ángel, donde ya se han institucionalizado los poemas de los jueves y a los que todos están invitados.

La página de Facebook se encuentra en el siguiente link: https://www.facebook.com/GrupoParasomniaPage?fref=ts, también pueden buscar el blog del colectivo y la página de Twitter.

 

El vínculo débil

Los miembros del grupo nos cuentan que existen varios factores por los cuales la poesía está alejada de la mayoría de los ciudadanos, limeños sobretodo, y concentrada en pocos espacios mal difundidos.

Parasomnia surgió por la necesidad de crear espacios para recitales en el Perú, pues estos no existían. Asimismo, los nóveles tenían donde figurar. Esto quiere decir que, si alguien tenía algún poema o poemario guardado, las posibilidades de poder hacerlo público eran casi nulas, pues era necesario que primero se publique un libro para ser reconocido. Esto dificultaba mucho el surgimiento de nuevos poetas.

Otra ausencia en el Perú es la de los homenajes, tanto de poetas vivos como de los que ya fallecieron. En estas fechas, por ejemplo, se está llevando a cabo un homenaje a Oswaldo Reynoso. Este tipo de eventos eran casi inexistentes anteriormente.

Otro problema es que, actualmente, la gente lee muy poco debido a la existencia de muchas distracciones, sobretodo del contenido en internet. Los más afectados vendrían a ser los jóvenes, ya que se añade el hecho de que la lectura es tratada como otro mundo y no se toca, en los colegios, como un tema de relevancia, a la crítica literaria en general. En consecuencia, es necesario crear espacios, como las ferias escolares, para que los jóvenes se acerquen a los libros y puedan conversar sobre ellos con soltura e ilusión.

Asimismo, el ciudadano común y corriente puede leer un poema y entenderlo, identificarse, emocionarse.  La poesía no tiene que ser una corriente elitista, que solo unos pocos pueden comprender y dominar.

Por último, es necesario humanizar al escritor y dejar de verlo como un personaje ficticio y romántico, pues son personas normales que tienen un trabajo profesional al que, el que quiera, puede apuntar. Es posible ser un escritor hoy en día, con esfuerzo pero lo es. No todos los escritores están muertos, como se cree generalmente, más bien, es necesario dar a conocer las nuevas figuras de la literatura contemporánea para que el escritor se vuelva un personaje real, con el que se puede interactuar en el presente.

 

Proyectos y Actividades

Un sueño de jovencitos veinteañeros con ánimos de cambiar al mundo, como diría Luis Medina, se ha vuelto prácticamente una realidad con la formación de Parasomnia. Los proyectos del colectivo apuntan a crear nuevos formatos para revitalizar la poesía y cambiar la imagen que la gente tiene de ella, que es antigua. La importancia de innovar la poesía tiene tanto una relevancia cultural como en el aspecto del desarrollo del ser humano. Alfredo Coello nos cuenta que la universidad de Harvard, el año pasado, sacó un estudio en el que se demuestra que la poesía ayuda al desarrollo del hemisferio derecho en un 85%. Por esto, consideran que la poesía es relevante para desarrollar los cerebros de los niños y hacerlos más críticos.

Actualmente, los “Poemas de los jueves” es una actividad institucionalizada, en la que dos jueves al mes se lleva a cabo un recital en “La Posada del Ángel”, como ya mencionamos anteriormente, donde se pueden llevar a cabo todo tipo de intervenciones literarias contactando al grupo Parasomnia. Los recitales también se combinan con música y pintura. También se están gestionando nuevos proyectos que aquí adelantaremos. El primero, es la posibilidad de tener un espacio en la radio de Villa el Salvador donde se haga crítica literaria y los poetas reciten algunas obras en vivo. También, una plataforma para trabajar con niños y adolescentes donde se lleven a cabo talleres de poesía creativa o poesía ilustrada. Por otro lado, rendir culto a la poesía en algunas fechas especiales, bajo la luna llena, donde cualquier persona podría leer poesía de forma creativa y libre. Luego, nuevos formatos audiovisuales, donde se den a conocer a los poetas por videos, Skype y otras nuevas tecnologías. Además, quieren innovar con formatos revolucionarios e inclusivos como los siguientes: poesía ecológica, donde se buscaría crear una conciencia con el medio ambiente; poesía flashmob, para crear un vínculo más dinámico con los lectores; y poesía inclusiva, para ciegos, sordos y personas con trastornos mentales, este último proyecto busca que la poesía sea accesible para todos.