A consecuencia de esta grave noticia comentaré brevemente e insto a compartir y reflexionar la siguiente noticia de Exitosa:

“Talentos sin apoyo. Una foto publicada en Twitter viene causando indignación entre los peruanos, en ella se ve al seleccionado nacional de esgrima, Luis Arana Hurtado, vendiendo caramelos de limón en un bus, lo que mostraría el poco apoyo que reciben nuestros deportistas.

El periodista Manuel Igreda publicó la fotografía en la que aparece Luis Arana vendiendo caramelos de limón, aparentemente para reunir fondos para seguir con sus estudios y para costear sus gastos relacionados al desarrollo de su labor deportiva en la esgrima.

Este muchacho ha participado – representando al Perú – en el XI Torneo Sudamericano de Mayores de Rosario, en Argentina. Fue incluido en la categoría Florete Masculino, representando dignamente nuestros colores.

Asimismo, Arana Hurtado estudia su carrera de arquitectura y brinda clases de esgrima en la Escuela Naval del Perú, todo ello le generaría un gasto y sus ingresos no serían suficientes para poder desarrollando su pasión que es la esgrima”. (Exitosa, 2016)

Yo conozco a Luis Arana , quien entrenó conmigo y me enseñó el arte del esgrima años atrás en el majestuoso Club Scherma cuando se ubicaba en el antiguo Estadio Nacional. Toda su vida la ha dedicado al duro entrenamiento de este deporte: puedo afirmar que es uno de los mejores esgrimistas del Perú.

¿Y ahora qué? ¿Los años invertidos de qué sirvieron? No me sorprende que haya tenido que llegar a esto. Más que culpar al Estado, que lo apoya parcialmente, el problema es la falta apuesta de los sponsors por este deporte poco conocido en el Perú. Esta podría ser la explicación más lógica para que mi compañero realice este acto.

Añadiendo pues que este deporte sí implica una gran inversión: adquirir un chaleco, renovar hojas, florete, careta etc. Aún es fresco en mi memoria cuando tuve que importar de otro país los instrumentos de este deporte. En el Perú aún es primitivo.

Llegar a estas alturas de vender caramelos para que pueda seguir con su pasión, lo que le hace feliz, es lamentable. Aunque tampoco tan lamentable porque es lo único que podemos hacer en un país de pocas y desiguales oportunidades.

Espero que se difunda esta noticia a puertas de Río 2016. Un campeón se nos va. ¿Así queremos salir campeones en algo?

LUIS ARANA