Lima, una ciudad que nos regala sorpresas en cada esquina, nos abre las puertas de su rica historia a través de una apuesta ubicada en el corazón de una imparable metrópolis, se trata del Museo Metropolitano de Lima. Un espacio que nos invita a formar parte del desarrollo, los episodios y las ricas tradiciones de la capital.

Hoy, este espacio que contaba con salas 3D y 4D, simuladores y proyecciones en reemplazo de aquellas vitrinas y maquetas; ha perdido mucho de lo que ofrecía algún tiempo atrás. Desde los primeros pobladores del valle del Rímac, pasando por la conquista, la emancipación, la era republicana y finalizar con una Lima actual, llena de personajes y anécdotas que aún sigue escribiendo historia era lo que narraba a lo largo del recorrido,  pero en la actualidad este funciona solo en su 20 por ciento.

La prodigiosa voz de nuestro tenor Juan Diego Flores nos recibe acompañada de una marinera limeña solo con el objetivo de atraparnos en la magia de lo que alguna vez fue tecnología audiovisual de primera. Finalmente, esta visión nos permitía vivir la historia como un cazador, un criollo, un soldado o un político más en carne propia, sentir los terremotos como en aquel entonces o simplemente ser parte de la vida cotidiana de un limeño más de paseo en el Jirón de la Unión o en el Parque de la Exposición disfrutando de lo que nos regala la Ciudad de los Reyes.

El Museo ha perdido mucho, por solo decir que dos de las 31 salas funcionan al 100%, a más de un año y medio de su inauguración el recorrido pasó de ser de 2 horas y media a 1 hora. La gestión explica la falta de recursos o algunas otras cuestiones. Se ruega a las autoridades municipales que no abandonen este gran proyecto que es muy necesario para la formación cultural e histórica de Lima y sus habitantes.

1c

 

2c