Dentro de menos de un mes, los limeños seremos llamados una vez más a las urnas. Esta vez, el motivo será el proceso de revocatoria contra la alcaldesa de Lima, Susana Villarán. Ella está enfrentándose a un contexto bastante complicado a causa de los revocadores, liderados hasta hace poco por el polémico Marco Tulio Gutiérrez al que posteriormente se sumó el APRA. Se ha discutido mucho sobre el proceso de la revocatoria en sí, pero, en lo personal, me gustaría empezar por enfocar el presente artículo en un punto que es igual o más importante que los logros de la actual gestión. Se trata de la relación entre el actual proceso de revocatoria y la democracia.

La figura de revocatoria fue planteada dentro del marco de la Ley de Control y Participación Ciudadana en 1997. Como todo mecanismo de democracia directa, la revocatoria espera que el ciudadano tenga poder en la toma de decisiones y pueda fiscalizar a sus representantes, con esto se buscaba mejorar la calidad de la democracia. Pero, ¿se ha logrado esto? Hoy en día se cuestiona si es que se ha logrado este objetivo. Como bien señala Fernando Tuesta, “A estas alturas, la pregunta clave es si con las revocatorias ha mejorado la calidad de la democracia y su representación. Una aproximación a la información disponible señala que, en la gran mayoría de los casos, se trata de una iniciativa promovida por los perdedores de las elecciones. Existe una resistencia a aceptar los resultados electorales, en el marco de las reglas del juego. Se utiliza así, la estrategia de todos contra el ganador.”(1) Todo esto nos lleva a preguntarnos si es que no se debería modificar la figura de la revocatoria.

Steven Levitsky afirma que en el Perú no hemos logrado consolidar el régimen democrático y señala que para lograr esto es necesaria la construcción y el respeto a las instituciones democráticas sólidas. Y no solo se trata de respetar las instituciones formales, pues estas existen junto a las instituciones informales que también ayudan a lograr esta consolidación. Precisamente, este proceso de revocatoria atenta contra la institución informal conocida como “la regla del buen perdedor”(2). Todos saben que la candidata de García, Castañeda y compañía para la alcaldía no era Susana Villarán. Las urnas les dieron la espalda y a ellos no se les ocurrió otra cosa más que no dejar gobernar a la alcaldesa y empezaron a poner en agenda una posible revocatoria desde el inicio de la gestión actual.

Ojo, no hay que confundir el dejar gobernar, con el no fiscalizar. Uno puede ser opositor de la gestión, puede ser fiscalizador, pero no necesariamente tiene que obstruir o intentar terminar de golpe con la gestión. Un claro ejemplo de actores que respetan la norma del buen perdedor y cumplen con este rol fiscalizador es el PPC. Es innegable que el PPC haya sido el principal opositor y fiscalizador de la gestión de Susana Villarán en el Consejo Municipal. Regidores como Alberto Valenzuela o Pablo Secada han cumplido con este rol a cabalidad; sin embargo, su partido se ha pronunciado en contra del proceso de revocatoria, pues, como bien señala Levtisky, para consolidar la democracia se espera que quien pierda una elección opte por respetar la gobernabilidad antes que buscar lograr sus intereses propios sin interesarle los costos que genere esto.

Y es que, precisamente, son los promotores de la revocatoria quienes están optando por intereses propios. Marco Tulio Gutiérrez, Luis Castañeda y el APRA, entre otros, son actores que han instrumentalizado el mecanismo para buscar sus propios intereses, ya sean mercantilistas o políticos. Esto ha quedado claro gracias a un número de pruebas como el audio presentado por Rosa María Palacios en el cual se escucha como Marco Tulio afirmaba que, con la revocatoria, él solo buscaba promocionar y posicionar su Instituto Peruano de Administración Municipal. Por otro lado, según una investigación de Marco Sifuentes, la decisión de apoyar a la revocatoria fue tomada de una manera bastante controversial en el APRA (3). Hay militantes disconformes con la forma con la cual se tomó la decisión que termina por generar la duda sobre cuál es el verdadero motivo detrás del apoyo a la revocatoria.

Además de esto, el accionar de otros actores como el JNE, que dejó que los revocadores entreguen un último grupo de planillones fuera del plazo establecido por la ley (4) (5), y el JEE Lima Centro, que señaló que la alcaldesa infringió el Reglamento de Publicidad Estatal, deja mucho que desear (6).

Todo esto termina por hacer que nos preguntemos si es que en verdad el motivo de la revocatoria es buscar un progreso para Lima. La forma como se ha presentado el proceso de revocatoria termina desprestigiando una vez a la política peruana, y a su vez, genera en el pensamiento de la gente la idea de que una autoridad debe ser revocada cuando no estemos de acuerdo con su gestión. Al respecto, Augusto Álvarez Rodrich escribió, en su columna diaria en La República, una frase que a mi parecer resume lo acontecido en los últimos meses: “Lo que García y compañía han conseguido –al margen del resultado de la revocatoria– es emputecer aún más la política peruana, convirtiéndola en un gran prostíbulo en el que todo vale.” (7)

En lo personal, creo que esta ha impulsado reformas importantes que necesita la ciudad, así como ha tenido errores de diversa índole. Sin embargo, mi voto no se definirá por evaluar el desempeño que han tenido la alcaldesa, su equipo y los regidores en este período. Y es que, finalmente, yo creo que uno no tiene que aprobar la gestión o simpatizar con Susana Villarán para optar por el NO. En mi opinión, el votante tiene que pensar en que el principal costo de esta revocatoria será el debilitar aún más un régimen democrático que nos es tan difícil consolidar. Por todo esto, este 17 de marzo, marcaré el NO.

Por Rafael Espinal Meza
Alumno de Estudios Generales Letras
Referencias:

(1) http://blog.pucp.edu.pe/fernandotuesta/revocatoria-y-calidad-de-la-democracia
(2) http://www.larepublica.pe/columnistas/aproximaciones/las-reglas-del-juego-democratico-09-12-2012
(3) http://www.larepublica.pe/20-01-2013/revocatoria-susana-villaran-el-si-de-los-apristas
(4) http://diario16.pe/noticia/19025-se-consuma-vergonzoso-fallo-del-jne-a-favor-de-revocadores
(5) http://noticias.terra.com.pe/nacional/bernales-fallo-de-jne-sobre-revocatoria-es-una-barbaridad,7952773e392ba310VgnVCM3000009acceb0aRCRD.html
(6) http://diariocorreo.pe/ultimas/noticias/3153209/edicion+lima/jee-lc-susana-villaran-incurrio-en-infracci
(7) http://www.larepublica.pe/columnistas/claro-y-directo/un-gran-prostibulo-27-01-2013