En otro episodio sobre la Segunda Guerra Mundial y la historia de la moda, les hablaré sobre Coco Chanel y su papel de espía para el servicio secreto alemán. 

Fuente: Pinterest

¿Cuándo ocurre esto? Durante la ocupación francesa por el ejército alemán, entre el periodo de 1940 a 1944. Gabrielle “Coco” Chanel, la misma que fundó la casa de modas Chanel, que cambió la manera de vestir de las mujeres con el típico sastre de falda y saco monocromático, que creó el perfume más conocido de la historia (Chanel N°5); esa misma mujer sirvió como espía en París. Esta historia estuvo mucho tiempo en tinieblas. Se trataba de especulaciones, teorías, un secreto a voces. Francia no quería revisar esta parte de su historia, pues Coco constituye casi un mito contemporáneo para el país. ¿Cómo explicar que uno de los mitos franceses más influyentes e importantes sirvió al enemigo en uno de los peores momentos para Francia? 

Fuente: https://bit.ly/2qLlV4Z

Coco ya era famosa en 1940, gozaba de gran prestigio internacional, y como muchos otros artistas, al darse la ocupación, huyó al sur del país. Pero luego vuelve a París, vuelve a hospedarse en el Ritz, que casi se había convertido en un cuartel de inteligencia para el servicio secreto alemán, y se enamoró de Hans Günther von Dincklage, diplomático alemán y reclutador nazi de espías. Coco pasó a ser la agente F-7124. Sin embargo, el lado oscuro de Chanel no se queda aquí. No sólo se hizo espía para favorecer al enemigo, también trató de aprovechar las leyes antisemitas para dejar a su socio judío, Pierre Wertheimer fuera del negocio. No consiguió su objetivo porque, al darse estas leyes, Pierre aseguró sus acciones poniéndolas a nombre de alguien más. Después de esto, para “renovar” su empresa, Coco despidió a gran parte de sus empleados; una clara venganza por la huelga que estos habían hecho un tiempo antes. Asimismo, Chanel trató de usar sus enlaces con Churchill, primer ministro británico, para que Londres firme la paz con Berlín. Y, claramente, no lo logró. 

Coco, Churchill y el hijo de él. Fuente: Getty Images

Al final de la ocupación, en 1944, se inicia la persecución de los colaboracionistas. Coco es interrogada una vez, por un par de horas, y nunca más la vuelven a molestar. Mujer que representaba el arte y la cultura de la ciudad y el país, que mantenía excelentes relaciones con la aristocracia: mujer que se libró de ser rapada y humillada en público como a otras mujeres fueron descubiertas con amantes alemanes, pero que eran “menos importantes”. Chanel se exilia en Suiza por diez años, de allí tenemos la foto, en 1949, con su guapo amante alemán. Finalmente, vuelve a morir a París, por supuesto, en el Ritz. 

Chanel en su suite del Ritz. Fuente: Getty Images

Desde que surgen los primeros indicios de la historia de la gran diseñadora como espía colaboracionista, los medios internacionales se interesan por la historia e indagan. Los medios franceses no quieren remover escombros, no quieren descubrir cosas inconvenientes para el relato que quieren (re)presentar de su historia. ¿Cómo explicarle al mundo que Coco, casi heroína francesa, imagen de la alta costura y la cultura, del empoderamiento femenino, se volvió contra los suyos en uno de los capítulos más oscuros de la historia europea? Este es un lado de Chanel que muchos quisieran ignorar. 

Fuente: Diario El País. https://elpais.com/elpais/2014/12/05/estilo/1417797621_395729.html