Cuando me senté a escribir la crónica de hoy, no tenía ni idea de qué hacerla. Es muy temprano en el ciclo y aún no he tenido ninguna de esas anécdotas divertidas que les suelo relatar. Así que estaba sentada, contemplando la pantalla de mi laptop, y me animé a escribir exactamente de eso: la falta de inspiración.

Ya casi termina la segunda semana de clases, y supongo que ya les habrán informado de los trabajos que tendrán que hacer en el ciclo. Por lo pronto, me han informado que tengo que hacer una monografía, dos investigaciones de campo, un proyecto en medios digitales… y sigo contando. Más allá del obvio inconveniente de tener miles de trabajos que hacer en un solo ciclo, aún antes de empezar a imaginar cómo terminarás todo a tiempo y qué nota te pondrán, primero debes responder una gran interrogante: ¿Cuál es mi tema?

Aquellos que están llevando o han llevado Investiga me darán la razón. La peor parte es elegir el tema de la monografía. No solo incluye incontables horas pensando en miles de ideas posibles, sino también la investigación bibliográfica previa para poder enterarte qué se ha escrito y qué no se ha escrito aún del tema que te interesa. Ello significa entonces que tendrás que leer muchos libros, algunos de los cuales ni siquiera usarás pero que aún así debes revisar para poder orientar tu ensayo.

Luego está por supuesto el famoso “delimita tu tema”. A veces pecamos de ambiciosos, nos alucinamos Hobsbawm y queremos abarcar todo un siglo de investigación, entonces vendrá el profesor o JP y te dirá: “Delimita el marco espacio-temporal”. Otras veces querrás hacer un tema súper original pero del cual no encontrarás nada de información, y nuevamente vendrá el JP y el profesor y te dirán “no es viable”. Tragedia.

Me alegra decir que mis días de Investiga ya quedaron atrás, pero aún así el trabajo académico continúa. Esta vez tengo que elegir nuevos temas para los proyectos de este ciclo y no tengo la menor idea de qué hacer. Así que aquí estoy, revisando el catálogo de la biblioteca y esperando que las musas vuelvan a mi lado. Estoy con la mente en blanco y estoy empezando a preocuparme. Espero que a ustedes no les suceda lo mismo y puedan encontrar su tema de interés fácilmente.

Compartan conmigo algún tip para elegir un tema para una monografía o inspirarte para algún proyecto. ¡Les agradeceré mucho! Hasta la próxima crónica.

 

  • Enrique

    Yo tengo que hacer tres trabajos de investigación, y como no es suficiente dilema elegir el tema, ahora tenemos que también pensar en un nombre para el grupo. .-.