El género cinematográfico de los superhéroes se ha convertido hoy en día en uno de los fuertes de Hollywood. Si bien es cierto este género había sido explotado a partir de la década de los 60’, el nivel de producción en masa que actualmente vemos dista mucho de la otrora producción anual del género citado. Antes del Universo Cinematográfico de Marvel eran escasas las producciones referidas a los superhéroes. Hitos como el “Superman” de Richard Donner, “Batman” de Tim Burton o la saga del caballero de la noche de Christopher Nolan, nos muestra el intereses que ha tenido la industria cinematográfica estadounidense por adaptar las historias de estos personajes desde los comic. Muchos se atreven a decir que estamos frente a un fenómeno similar al western en la primera mitad del siglo XX. Quizás es muy temprano para definir que tanto representara este boom en la historia cinematográfica, pero de lo que no hay duda es de los grandes logros comerciales y culturales que han logrado estas cintas.

Unos de los motivos interesantes de este boom es la carencia de nuevas ideas en el cine comercial de estos días. Hemos visto como se han hecho varias adaptaciones de novelas, obras de teatro y hasta de cintas clásicas. Sin embargo, un formato que no había sido muy explotado habían sido los comics. Recordemos que luego de una crisis económica la editorial Marvel Comics tuvo que vender los derechos de algunos de sus personajes para sobrellevar su oscuro momento monetario. Es entonces donde a partir de la exitosa saga de Batman (la cual inicio con la ya citada “Batman” de Burton) cuando en los años 2000 se abren paso franquicias como “Spiderman” de Sam Raimi (Sony) y “X-men” de Bryan Singer (20th Century Fox) dentro del mercado fílmico. La tecnología de esta nueva era permitía la adaptación de estas historias que bordeaban el género fantástico. Las películas empezaron a recaudar millones en el mundo y cada vez más fanáticos pedían secuelas de las mismas.

Sin embargo, una saga vendría a poner en alerta las producciones de personajes Marvel. Estamos hablando de la saga del caballero de la noche, la cual fue dirigida por Christopher Nolan. El mundo estaba presenciando un nuevo tipo película de superhéroe, uno que generaba admiración ante los problemas filosóficos que incluía y la connotación actual que llevaba en sus espaldas. Las cintas derivaron en una de las sagas más exitosas tanto a nivel crítico como comercial, hasta el punto de poder hoy en día afirmar que estamos ya ante un clásico de culto. Esta trilogía daría la pauta en el género y el ejemplo de que la crítica podía llegar a alabar a una cinta de superhéroes. La combinación del cine negro, la épica y la influencia de los comic había conseguido una aceptación en el medio. De manera que los inversores vieron a los comic como la siguiente mina a ser explotada. Es entonces donde Marvel iniciaría un proyecto a largo plazo en el cual se integraría Disney para darle fuerza a quizás uno de los fenómenos cinematográficos más interesantes de la historia.

Si bien es cierto las adaptaciones de superhéroes ya existían, nunca antes se había visto como los distintos personajes podían compartir un mismo mundo e interactuar entre ellos. Marvel y Disney había creado un universo fílmico que crecía cada vez más de forma exponencial tomando personajes que no habían vendido y adaptándolos para las nuevas generaciones. Las producciones iban escalando en grandes niveles y la variedad de personajes ayudó a que una gran cantidad del público siguiera la historia de este universo ficticio. Ahora no solo los fans de los comics iban a ver las películas sino también el consumidor promedio de cine. Las ventas en productos de las películas pasando por ropa, juguetes, videojuegos, libros, útiles escolares, etc. incrementaron las ganancias de forma impresionante y nunca antes visto en la historia. Una nueva era del cine comercial había nacido.

Y es acá donde llegamos al reciente estreno de “Avengers Infinity War”, cinta que no haría más que demostrar vigencia del género en el mundo cinematográfico. Cinta que cerraría una etapa de estas producciones siendo un hito dentro de ellas. Además que como cite anteriormente, la cantidad de personajes unidos en una misma cinta es un logro nunca antes realizado. Ahora, tengamos en cuenta la noción que se maneja hoy en día del arte: entretenimiento. No podemos dejar de lado el fin que estas cintas tienen y es el de llenar los bolsillos de personas que se atrevieron a invertir en estas historias. Sin embargo, es el espectador quien ha elegido seguir estas cintas de una en una. En este caso “Avengers Infinity War” representa el éxito de esta idea, la visión del entretenimiento puro sin contenido ha triunfado ante propuestas contemporáneas que han sido relegadas al mundo independiente. De todas formas este boom representa una nueva corriente en el cine ya sea de forma positiva o negativa. En lo que respecta a los espectadores solo queda decir que disfruten de la función, que nada es eterno y es la etapa que nos ha tocado vivir estemos de acuerdo con ella o no.